Leyes que protegen a las personas con diabetes Tipo 1

7/25/17

La legislación federal ha cambiado para siempre la forma en que las personas viven con diabetes Tipo 1 y otras discapacidades. La lucha para involucrar al gobierno en el activismo en todo el mundo ha sido un proceso lento y, a veces frustrante; sin embargo, continúa avanzando.

Estados Unidos: Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades

La legislación de mayor alcance para personas con discapacidades es la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por su siglas en inglés) Aprobada en 1990, la ADA previene la discriminación contra personas calificadas por motivos de discapacidad.

Bajo el Título I de la ADA, los empleadores privados con 15 o más empleados, los estados y los gobiernos locales no pueden requerir un examen médico antes de ofrecer un nuevo trabajo a un empleado. Esto significa que tu futuro empleador no puede preguntarte si tienes diabetes antes de contratarte. Además, una vez contratado, un empleado con diabetes puede solicitar adaptaciones razonables, como descansos adicionales para comer, medir los niveles de azúcar en la sangre o tomar medicamentos. Si tales adaptaciones no son una dificultad excesiva para el empleador, el empleador debe cumplir con las solicitudes.

Bajo el Título II de la ADA, los gobiernos estatales y locales deben proporcionarte los servicios que no sean diferentes de aquellos que les brindan a personas sin discapacidad. No deben hacerte pruebas ni excluirte debido a tu discapacidad y deben modificar sus políticas y proporcionar adaptaciones razonables si es necesario. Por ejemplo, un tribunal debería permitirte llevar tus suministros para la diabetes contigo, incluso si eso significa una modificación de una política general en contra de permitir objetos cortantes y alimentos.

Según el Título III de la ADA, los proveedores de servicios públicos, como las guarderías y los programas recreativos, deben brindarte los servicios que no sean diferentes de aquellos que les brindan a personas sin discapacidad. No deben hacerte pruebas ni excluirte debido a tu discapacidad y también deben modificar sus políticas y proporcionar adaptaciones razonables si es necesario. Por ejemplo, un campamento de verano cubierto por la ADA no puede negarse a admitir a un niño porque tenga diabetes, y puede ser necesario que los consejeros del campamento le ayuden a monitorear el nivel de azúcar en la sangre del niño para permitir que el niño tenga acceso al programa.

La Ley de Rehabilitación de 1973 (Ley de Rehabilitación) prohíbe que los beneficiarios de fondos federales discriminen a personas con discapacidades. Según la Sección 504, las entidades privadas, como los hospitales privados que reciben fondos del Departamento de Salud y Servicios Humanos, y las entidades públicas, como las escuelas públicas que reciben fondos del Departamento de Educación, tienen prohibido discriminar por discapacidad. Esto significa que las escuelas públicas deben garantizar que los miembros del personal estén disponibles para administrar insulina y glucagón y así permitir que los estudiantes con diabetes asistan a la escuela.

En los últimos años, la aprobación de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (PPACA o ACA, por sus siglas en inglés) también tuvo un impacto significativo en la atención médica de las personas que tienen diabetes.

La ACA, conocida por muchos simplemente como ObamaCare, fue aprobada en 2010. Una disposición de la ACA creó un Programa Nacional de Prevención de la Diabetes (NDPP, por sus siglas en inglés), que brinda programas de cambio de estilo de vida basados ​​en evidencias a las comunidades locales. Liderados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), las iniciativas del NDPP están disponibles en todo el país y en línea para ayudar a prevenir o retrasar el desarrollo de la diabetes Tipo 2.

El ACA también tiene beneficios importantes para aquellos que sufren de diabetes Tipo 1. A partir de 2014, la ACA dictamina que las compañías de seguros médicos no pueden negarse a cubrirte o cobrarte más simplemente porque tienes diabetes Tipo 1 o cualquier otra afección preexistente. Además, un plan de salud ya no puede limitar el monto total que se gastará en beneficios para una personas en particular.

Un aspecto poco debatido de la ACA es la incorporación de un proyecto de ley de 2009 al lenguaje de la ley. “La Ley Catalizadora para Mejorar la Atención de la Diabetes” dirige al Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para mejorar la vigilancia de la diabetes y los estándares de calidad en todo el país. Como resultado, los CDC publicaron una Tarjeta de Informe de Diabetes cada dos años para brindar información sobre el estado actual de la diabetes en los Estados Unidos.

Recurso: Discriminación por diabetes por el Consejo de Diabetes.

Australia: Esquema Nacional de Servicios de Diabetes (NDSS, por sus siglas en inglés)

Comenzó como una iniciativa conjunta entre el gobierno australiano y Diabetes Australia en 1987. La inscripción al NDSS es gratuita y está abierta a todos los australianos a los que se les haya diagnosticado diabetes. Una vez registrado, puede recibir asesoramiento gratuito sobre el control de la diabetes y el acceso a los productos de NDSS, como agujas, jeringas y tiras reactivas de glucosa en la sangre, a través de las farmacias locales.  A partir del 1 de abril de 2017, el gobierno australiano proporcionará productos gratuitos de medición continua de glucosa a todas las personas menores de 21 años con diabetes Tipo 1.

Canadá: El acta constitutiva Canadiense de Derechos y Libertades

Enmendada en 1981, la sección 15 no permite la discriminación por discapacidad física por parte de los gobiernos federales, provinciales y territoriales. Si bien esto no se aplica al sector privado, la mayoría de los lugares de trabajo están cubiertos por la legislación provincial de derechos humanos, que también prohíbe la discriminación por discapacidad. Los empleadores deben hacer lo que puedan para permitir que una persona con diabetes realice el trabajo a menos que el empleador sufra “dificultades excesivas” en términos de salud, seguridad o costo.

Reino Unido (Inglaterra, Escocia y Gales): La Ley de Igualdad

Aprobada en 2010, esta ley exige que las escuelas realicen ajustes razonables para los niños con diabetes. Por ejemplo, las escuelas deben tener suficiente personal capacitado para permitir que un niño con diabetes participe en todas las partes de la escuela. En Irlanda del Norte, la Ley de Discriminación por Discapacidad,aprobada en 1995, exige requisitos similares.


¿Conoces alguna ley que no aparezca en este listado o que pertenezca a otros países? Ponte en contacto con mariana@beyondtype1.org