Mi carrera hasta la línea de meta: soy un Ironman con diabetes Tipo 1

8/3/18
ESCRITO POR: Romain Ballet

Nota del Editor: Romain es parte del equipo Beyond Type Run, patrocinado por Dexcom y el Sistema de Manejo de Insulina Omnipod ®. Él participará en el maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York del 2018.


Mayo siempre ha sido un mes particularmente emocionante para mí. Hace 15 años, el 17 de mayo de 2003, me diagnosticaron diabetes Tipo 1.Tenía 16 años. No es necesario decir que la diabetes Tipo 1 se ha convertido en una parte central de mi identidad, pero de la mejor manera posible, me ha enseñado a disfrutar la vida al máximo. Siempre he sido un soñador, pero la diabetes Tipo 1 me ha motivado a dedicarme a mis sueños una y otra vez.

El primer gran sueño que realicé después de mi diagnóstico fue convertirme en un doctor en inmunología. Quería contribuir al cuerpo de conocimiento y desarrollar medicamentos para enfermedades autoinmunes, incluida la diabetes Tipo 1. Me encantan las diferentes lentes por medio de las que esto me permiten ver la diabetes Tipo 1, siendo un científico que entiende los mecanismos y siendo un paciente que tiene que lidiar con las repercusiones.

El segundo gran sueño que realicé fue un logro físico en vez de uno intelectual. Incluso antes de la diabetes Tipo 1, era una persona muy activa. Jugaba fútbol como parte del equipo nacional de Guadalupe. Pero después de mi diagnóstico, decidí retarme a participar en una gama más amplia de deportes. Durante mi doctorado en Ginebra, me uní a un equipo de relevos de triatlón como corredor. Probar una nueva forma de ejercicio fue una bocanada de aire fresco, y me demostró que permanecer con la mente abierta y curioso era algo increíblemente gratificante.

Pero asumí mi primer reto real en la primavera de 2014. Uno de mis compañeros del laboratorio me contó acerca del reciente medio Ironman en el que participó su esposa, que incluye natación de 1.2 millas (1.9 km), un recorrido en bicicleta de 56 millas (90 km), una carrera de 13.1 millas (21 km). Mi primer pensamiento fue: “Eso sería imposible con diabetes Tipo 1”. Pero no pude evitar preguntarme: ¿Será que puedo hacerlo? Terminé participando en el 70.3 Ironman Pays d’Aix, que fue en mayo de 2015 en el sur de Francia. En ese momento, no tenía mi medidor continuo de glucosa (MCG) y tuve que correr a ciegas. Mi mayor temor era nadar, pero terminé la carrera en 5:42:05 y con orgullo me convertí en un medio Ironman.

Después de ese verano de 2015, me mudé a la Universidad de Stanford para avanzar en mi carrera científica. Me uní al equipo de triatlón de Stanford, dirigido por dos entrenadores en inspiración, Bruce Smith y Gina Kehr, que resulta que eran excampeones de Ironman. En este punto, estaba usando un MCG, que cambió completamente mi manejo de la diabetes. En el equipo de triatlón, estaba rodeado de los mejores atletas y entrenadores que podía haber deseado. ¿Lo siguiente en mi lista de sueños? Un Ironman completo. Si pude correr la mitad, ¿por qué no uno completo? Me llevó casi tres años hacer realidad ese sueño. En octubre pasado, me senté con Gina, y le dije: “Quiero ser un Ironman”. Quiero hacerlo para crear conciencia sobre las personas con diabetes Tipo 1″. Ella me miró y me dijo “¡Genial! Vamos a hacerlo”.

Ese fue solo el comienzo de una aventura épica que comenzó en octubre de 2017 y finalizó en mayo de 2018 en Santa Rosa, California. ¡Ocho largos meses de entrenamiento todos los días, varias veces al día! Para cualquier atleta saludable que se prepare para un Ironman, el plan de entrenamiento consiste en preparar su cuerpo para mantenerse avanzando durante varias horas. Pero para nosotros que tenemos diabetes Tipo 1, también se trata de descubrir cómo las diferentes etapas de la carrera afectarán tus niveles de glucosa en la sangre. Eso significa que hay que simular los eventos en los que vas a participar, realizar un análisis de tus datos e intentar y reproducir muchos protocolos hasta que encuentres un sistema que funcione. Se trata, literalmente, de experimentar con tu propio cuerpo. Al nadar, siempre noté una caída de mi nivel casi en la milla 1.2 (la mitad de la distancia de la carrera), así que mi solución fue tomar una tableta de gel después de 35 a 40 minutos de nadar. Para la bicicleta, descubrí que montar con el 50 % de mi dosis basal era la zona de oro para mantener mi glucosa en la sangre bajo control. Para correr, fue mucho más difícil precisar exactamente lo que iba a funcionar sin practicar toda la carrera. Como regla general, decidí mantener el 50 % de mi dosis basal para la carrera, pensando que podría desconectar mi bomba si alguna vez mi nivel de azúcar en la sangre cayera en picada. También tuve que tomar en cuenta todos las tabletas de gel, las barras, las bananas, las bebidas energéticas que consumía durante mi entrenamiento. Seguí haciendo pruebas hasta la última semana antes del Ironman.

Durante todo mi entrenamiento, me obligué a no pensar demasiado en cómo sería la carrera. Intenté no pensar en mi tiempo objetivo ni imaginarme a mí mismo cruzando la línea de meta. No quería decepcionarme demasiado si algo salía mal durante la carrera. Mi único objetivo era terminar para todas las personas con diabetes Tipo 1. Estaba persiguiendo el mayor sueño atlético de mi vida, y quería que las personas con diabetes Tipo 1 persiguieran los suyos. Empecé a compartir mi formación y mi historia en las redes sociales en @SweetT1dreams. A medida que se acercaba la carrera, mi familia, mis amigos y colegas me hacían la misma pregunta: “¿Te sientes listo?”. Mi respuesta era un sólido “¡Estoy listo!”. Desde el fondo de mi corazón, sabía que era así: había entrenado muy duro y constantemente; me había enfrentado a tantos escenarios con mi glucosa en la sangre que no me podía pasar nada. Sí, ¡estaba listo para luchar!

Finalmente, el sábado 12 de mayo de 2018, hice que mi sueño se hiciera realidad.Después de 10:51:42 de esfuerzos, me convertí en un Ironman. ¡Y controlé mis azúcares en la sangre! Mira este gráfico de mis niveles de glucosa en la sangre, lo que comí y lo que estaba haciendo en ese momento. Pero lo más importante es que abogué por las personas con diabetes tipo 1 con mensajes escritos en vendas durante mi carrera, y que el tipo con el micrófono en la línea de meta dijo mientras cruzaba: “Desde Francia, Romain Ballet. ¡Eres un Ironman! Viviendo con diabetes Tipo 1, ¡le ganaste chico! Sí lo eres, eres un Ironman”.

Ser un Ironman es definitivamente uno de los mayores logros de mi vida. Pero, definitivamente, todos nosotros compartimos un sueño en común: ¡encontrar una cura para la diabetes Tipo 1! Dependemos de las investigaciones para eso, y es por eso que he dedicado mi vida profesional como inmunólogo a continuar esta investigación. ¡Pero las investigaciones dependen de los fondos públicos y, por lo tanto, estas depende de ti! Al comienzo de mi proyecto Ironman, establecí una recaudación de fondos para apoyar a Beyond Type 1. Si quieres ayudarme, aquí está el enlace a mi recaudación en Go Fund Me.

 


Lee más sobre los corredores del maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York.

 

Romain Ballet

Romain fue diagnosticado con diabetes Tipo 1 en 2003 a la edad de 16. Su pasión por enseñar y por la ciencia lo llevaron a convertirse en doctor en inumología con un enfoque en condiciones autoinmunes. Actualmente, es estudiante de post doctorado en la Universidad de Stanford. Además de su contribución a la investigación, Romain colabora abogando pro la diabetes Tipo 1 a través de su participación en maratones y Ironmans.