NO ALIMENTES A LOS TROLES


 

¿Recuerdas hace algunas semanas cuando nuestras cuentas de redes sociales se vieron inundadas de sentimientos de ira por un gorila? Entonces al gorila lo mató un cocodrilo, y un hombre armado mató al cocodrilo.

No quiero quitarle la importancia a estos tres trágicos eventos. Ese no es el punto de este artículo.

Estamos en el año 2017 y ya sea que nos guste o no, las redes sociales nos han dividido entre nuestros amigos y nuestras comunidades. Solía ser un consejo que nuestra abuela nos daba hace años, “Nunca hables de política y religión en una cena”. Bueno, acércate a la cena de Facebook, porque la política y la religión parecen ser las más pequeñas de nuestras preocupaciones en redes sociales mientras luchamos unos con otros por el derecho a portar armas, la brutalidad de la policía y otras injusticias sociales.

Acabo de leer algo que una mujer escribió sobre la “culpa o vergüenza” de los padres. (Definitivamente conoces a estos padres) Los padres perfectos que dicen, “Si él fuera mi hijo…” Esta mujer dijo que cuando ocurría un accidente, como cuando la bebé Jessica quedó atrapada en un pozo (¿no tenía mi edad? ¡Búscalo en Google!), nadie señaló a los padres. En cambio, formamos un feroz círculo alrededor de los padres, de la comunidad y rezamos (o lo que sea que hagas cuando estás asustado, preocupado y quieres que las cosas cambien). No escuchaste “¿Dónde estaban los padres? ¿Por qué estaba abierto el pozo? ¿Por qué no llegó antes la policía?”

Ahora, hablemos de lo que todos aquí llamamos DOC (Siglas en inglés para Diabetes Online Community) Desde un punto de vista externo, eso sería la “Comunidad en línea de la diabetes”. La DOC tiene muchos rostros. Tenemos organizaciones como Beyond Type 1, con un pequeño ejército de personas creativas que comparten buenas vibras, consejos, y monitorean su sección de noticias. Hay sitios como JDRF, ADA, DRI, los cuales hablan sobre las novedades en la investigación. También hay grupos creados por padres con buenas intenciones que quieren tener una comunidad para que otros discutan cosas como su manejo de la diabetes o los recién diagnosticados, que simplemente están aprendiendo cómo funcionan las cosas y les piden ayuda a los veteranos, mientras buscan actividades locales para personas con diabetes… ya sabes a lo que me refiero.

Sin embargo, algo que todos los sitios de redes sociales tienen en común es el trol de Internet.

“En la jerga del Internet, un trol (/ˈtroʊl/, /ˈtrɒl/) es una persona que muestra desacuerdo en Internet al iniciar discusiones o inquietar a las personas, mediante la publicación de mensajes incendiarios, superfluos o fuera de lugar en una comunidad en línea (como un grupo de noticias, foro, salón de chat o blog) con la intención deliberada de provocar a los lectores”.

Todos los hemos visto, cómo merodean, arrojan odio y encuentran formas de estorbar hilos bien intencionados, iniciados por personas buenas. Su pasatiempo número uno es molestarte y lograr que les respondas con enojo. Eso los motiva. Y por supuesto, ¿cuál es el mejor consejo que nos dan? No los alimentes.

Hola. Mi nombre es Michelle Alswager y a veces no puedo evitar darle unos cuantos pedazos de pan de enojo a un trol. Bueno, quizá incluso sea culpable de darle rodajas enteras de un furioso pan marca Sara Lee a un trol que culpa a un padre por no hacerle una prueba de cetonas a un niño. O a un trol que dice que un niño murió de diabetes Tipo 1 por culpa del padre. ¿Qué tal el trol que dice “El nivel de azúcar en sangre de mi hijo NUNCA ha estado por encima de 200”? Yo he participado en hilos donde amonestamos a esos troles y les decimos que se vayan a casa, pero en su lugar ellos sencillamente se establecen y sonríen porque les hayamos aceptado la carnada.

Ahora, la mayor parte de páginas informativas para padres y de páginas no lucrativas monitorean las secciones de noticias para asegurarse de que se mantenga un comportamiento adecuado. Sin embargo, la semana pasada me encontré personalmente con un sitio en el que dijeron no tener tiempo para vigilarlo; vigílense ustedes, dijeron. ¿Vigilarnos nosotros? Somos un sitio de noticias, no un foro, dijeron. Lo siento, ¿qué? Si escriben un artículo editorial en el que expresan sus opiniones sobre lo que ocurrió en algún evento, como decir “solo podemos suponer que la mamá podría ser acusada de descuido” (¿podría?), tienen la responsabilidad social de monitorear a los troles en su página.

Ahora, lo cierto es que este “sitio de noticias” me propuso escribir una columna para refutar los disparates de este trol cuando atacó a la madre de una chica de 15 años que murió de diabetes Tipo 1 porque tenía un acuerdo de no vigilar su medidor. Quiero decir, ella descaradamente dijo que era culpa de la madre Y le dio un calificativo bastante desagradable. El “sitio de noticias” se limitó a decir que aceptaban sus comentarios porque iniciaron una discusión; incluso si a las personas no les gustaba lo que ella decía, tenía el derecho a decirlo.

Me negué a escribir la refutación porque no quería a) darles contenido gratuito sobre el cual los troles pudieran abalanzarse sin moderación y b) alimentar la culpa o vergüenza de los padres. Verás, en el mundo no hay “accidentes”. Alguien tiene que asumir la culpa por todo lo malo que ocurre. Simplemente no hay problema en dejar que este trol viva ahí, culpando a otros.

Por mi parte, elijo dejar de seguir a esta página para que no aparezca en mi sección de noticias de Facebook y elijo escribir este artículo para Beyond Type 1 en su lugar. Esto se debe a que confío en Beyond Type 1 para que le traslade información de manera responsable a nuestra comunidad. Por tu parte, me gustaría que consideraras lo que mi amiga, Laura, dijo esta mañana en su Facebook que apareció en mi sección de noticias y habla de los temas que aparecen en tu sección de noticias y los troles de Internet que se alimentan de ellos:

“Los torbellinos están por todos lados… tú tienes la capacidad de elegir cuáles permites que soplen. El libre albedrío es la energía más fuerte bajo el amor. El amor es la vibra más fuerte”.

Demostremos amor y compasión aquí en el mundo de la diabetes. La comunidad de la diabetes fue creada para apoyar, no desmantelar. Si ves algo desagradable y ves odio en una página, quizás es momento de simplemente dejar de seguirla e irte a otro lado. Porque simplemente no podemos apoyar a los moderadores que alimentan a los troles.


Lee Ironman – Los esfuerzos continuos de defensa de una madre por su hijo,  escrito por Michelle Page-Alswager.

 

ESCRITO POR MICHELLE PAGE-ALSWAGER, PUBLICADO 07/08/16, UPDATED 05/21/18

Michelle ha sido una firme defensora en el mundo de la diabetes desde que su hijo, Jesse, fue diagnosticado con diabetes Tipo 1 en el año 2000 a la edad de 3 años. Después de la repentina pérdida de su hijo a los 13 años de edad, 16 años después sigue defendiendo, educando y sobrepasando los límites en nombre de su hijo. Michelle es la fundadora y productora ejecutiva del documental The Science of Inspiration: Diabetes and Athletes, también conocido como “Triabetes”, acerca de 12 atletas con diabetes que compiten en una triatlón Ironman. Sus créditos sobre la diabetes incluyen trabajar como moderadora en el JDRF Online Diabetes Support Team, como directora ejecutiva para dos organizaciones de la diabetes, como la directora ejecutiva de la organización que creó Riding on Insulin con Sean Busby y también participa todos los años en el JDRF Ride to Cure Diabetes. Actualmente es columnista para dLife, el sitio web número 1 de defensa sobre la diabetes, y también es una nueva colaboradora para A Sweet Life. Además de pasar una buena cantidad de tiempo en su bicicleta, Michelle terminó dos veces una triatlón IRONMAN (de hecho, compitió con el ROI Endurance Team en Ironman Wisconsin 2015). En su tiempo libre, también trabaja con otras familias alrededor del mundo que también han perdido hijos a causa de la diabetes Tipo 1. Michelle vive en Madison, Wisconsin con sus hijos Samantha y Joey.