Haciendo el Cambio de Plumas de Insulina a Bomba de Insulina: Lo que Debes Saber


 

¡Cambiar de múltiples dosis diarias con una pluma de insulina a una bomba de insulina es una decisión muy emocionante! También puede ser un poco abrumador, porque significa que se debe aprender una forma completamente nueva de manejar la insulina y los niveles de glucosa en sangre.

Con el apoyo de tu equipo de atención médica, cambiar de plumas a una bomba podría cambiar las reglas del juego para tu vida con diabetes.

Los beneficios de usar una bomba de insulina incluyen:

  • Puedes establecer tasas basales muy precisas y específicas personalizadas para las necesidades por hora de tu cuerpo: si tu cuerpo necesita mucha más insulina basal por la mañana, por ejemplo, en comparación con la noche, la bomba de insulina hace que sea más fácil recibir la cantidad de insulina basal que necesitas en el momento en que la necesitas.
  • Cálculos automáticos de la dosis de insulina: cuando programas la bomba con tus necesidades personales de dosificación para corregir los niveles elevados o cubrir los carbohidratos en una comida, la bomba hace todos los cálculos por ti.
  • Más flexibilidad con la dosificación para las comidas: las bombas pueden dosificar bolos “extendidos” o “cuadrados” que te ayudan a cubrir tus necesidades de insulina para alimentos o comidas ricas en grasas o carbohidratos que podrían digerirse más lentamente, lo que facilita mantener tu glucosa dentro de los rangos objetivo.
  • Es probable que necesites menos insulina: dado que una bomba administra dosifica insulina de acción ultrarrápida cada hora, la mayoría de las personas necesitan menos insulina basal cuando usan una bomba en comparación con el manejo con una insulina basal de acción prolongada.
  • Facilidad de manejo en términos generales: muchas personas notan que es mucho más fácil permanecer en su rango objetivo de glucosa en sangre, con menos niveles bajos, durante todo el día con una bomba en comparación con las inyecciones diarias múltiples. Las bombas de insulina también pueden facilitar el manejo de las variables como el ejercicio, los ciclos menstruales y el estrés, debido a la capacidad que tienen para realizar cambios repentinos en tus dosis basales.

El proceso de empezar un tratamiento con bomba de insulina

 

Con el apoyo de tu equipo de atención médica, cambiarás cuidadosamente de las inyecciones de insulina de acción ultrarrápida y de acción prolongada a usar solo insulina de acción rápida en tu bomba de insulina. Estas son algunas ideas sobre el proceso de inicio de la terapia con bomba de insulina de Matt Schoenherr, un Especialista en Educación y Cuidado de la Diabetes Certificado (CDCES, por sus siglas en inglés), fisiólogo del ejercicio e investigador que también ha vivido con diabetes Tipo 1 desde los 4 años.

Primero, habla con tu equipo de profesionales al cuidado de tu salud  la razón por la que quieres usar una bomba de insulina

Antes incluso de comenzar con el trámite y el proceso de seguro, Matt dice que es importante hablar de la razón por la que quieres cambiar a una bomba de insulina con tu equipo de atención médica.

“Quiero asegurarme de que se den cuenta de que usar una bomba de insulina es una gran responsabilidad”, dice.

Si bien una bomba de insulina con frecuencia ofrece una mayor flexibilidad y conveniencia en tu vida diaria en torno al manejo de la diabetes, es importante saber que debes ser diligente cuando cambies los sitios de infusión cada 3 días, y nunca dejar que la bomba se quede sin insulina si no la colocarás de inmediato en un nuevo sitio y abordar cualquier problema rápidamente.

“Cuando algo sale mal en el sitio de la bomba, debes actuar de inmediato”, explica Matt, “porque no tienes insulina de acción prolongada en tu sistema, por lo que solo tendrás unas dos horas después de una falla de la bomba antes de que comiences a producir cetonas y termines con CAD si no te encargas rápidamente de las fallas de la bomba”.

Observa tus hábitos actuales del manejo de la diabetes

Es importante comprender que el uso de una bomba de insulina no significa que puedas olvidarte de tu manejo de la diabetes. Aún deberás medir tu nivel de glucosa en sangre durante el el día, administrar la dosis de insulina para las comidas (a través de los botones de la bomba en lugar de la aguja de un pluma) y estar atento a la actividad, los alimentos y otras variables que tienen efecto en tus niveles de glucosa en sangre.

Ahora presionarás botones de la bomba de insulina cada vez que hubieras necesitado una inyección para las comidas y las correcciones.

Para aquellos que luchan contra el síndrome de burnout por la diabetes, Matt dice que cambiar a una bomba de insulina veces puede motivar nuevamente y dirigir a las personas  el trabajo diario del manejo de la diabetes.

Empieza por utilizar un MCG (medidor continuo de glucosa)

Aunque sin duda no es necesario que utilices una bomba de insulina para usar un MCG, o viceversa, Matt dice que es importante comenzar con el uso de un MCG aproximadamente una semana antes de comenzar a usar una bomba de insulina, si piensas usar ambos.

Comenzar primero con tu MCG es útil porque significa que no estás tratando de aprender dos nuevas tecnologías al mismo tiempo.

En segundo lugar, es genial tener un MCG en su lugar cuando comienzas a usar una bomba de insulina porque esas primeras semanas con una bomba pueden significar que experimentarás algunos niveles altos y bajos inesperados mientras trabajas con tu equipo para ajustar tus dosis de insulina. Las alarmas del MCG simplemente te mantendrán más seguro durante este proceso.

Documenta tus dosis de insulina durante dos semanas antes de usar una bomba

Puede ser muy útil documentar tus hábitos y tu rutina de dosis de insulina durante dos semanas antes de reunirte con tu equipo de atención médica para comenzar a usar una bomba de insulina. Esto le ayudará a tu equipo a identificar claramente cuánta insulina necesitas durante el día cuando traduzcan tus dosis de insulina de las inyecciones diarias múltiples a los ajustes programados en tu bomba de insulina.

Anota cuidadosamente las dosis de insulina, la hora del día, los niveles de glucosa en sangre y lo que comiste durante una o dos semanas antes de comenzar a usar una bomba para ayudar a que la transición sea más fácil.

El día en que comienzas la terapia con una bomba de insulina

Esta cita podría durar entre 1 y 2.5 horas, según la persona. También se recomienda que te acompane un miembro de la familia o un amigo para que tengas apoyo cuando manejes tu bomba de insulina en casa.

“Es importante seguir inyectándote todas tus dosis normales de insulina, incluyendo la insulina de acción prolongada, el día que te reúnas con tu equipo de atención médica para comenzar a usar una bomba”, explica Matt.

(Tu equipo de atención médica te ayudará a programar la bomba para asegurar que no recibas insulina basal además de insulina de acción prolongada durante el primer día de la transición).

Llevarás todos los suministros de la bomba a tu primera cita. Tu CDCES (que también debe ser un capacitador certificado en bombas) te guiará por cada detalle de cómo funciona tu bomba de insulina, cómo ajustar las diferentes configuraciones y cómo configurar un nuevo sitio de infusión.

También te hablará de algunos de los problemas y soluciones más comunes que puedes encontrar con una bomba de insulina en comparación con las inyecciones.

Calculando las dosis de la bomba de insulina

Durante el primer mes de terapia con la bomba de insulina, trabajarás en estrecha colaboración con tu equipo de atención médica para ajustar las dosis basales, la calculadora de bolo de comidas y el factor de corrección para asegurarte de que recibas la cantidad de insulina que tu cuerpo necesita.

Para ayudar a tu equipo de atención médica a crear las dosis iniciales, te pedirán tu “Dosis diaria total”, que significa cuántas unidades de insulina utilizas durante un día completo, incluyendo las dosis de acción prolongada, las comidas y las correcciones para los niveles elevados.

También tomarán tu dosis total de acción prolongada y la dividirán entre 24 horas para estimar tu tasa basal por hora.

“La mayoría de las personas necesitan menos insulina en sus dosis basales de la que necesitan en esa dosis de acción prolongada”, explica Matt. “Y la mayoría de las personas usan en general menos insulina mientras usan una bomba de la que necesitan con las inyecciones”.

¡Las citas de seguimiento son muy importantes!

A medida que avanzas en tu vida durante el primer mes con la bomba de insulina, seguramente encontrarás algunas preguntas y algunas señales de que tus dosis de insulina deben ajustarse.

Es importante programar citas de seguimiento con tu equipo de atención médica. Matt recomienda programar:

  • un seguimiento después de 1 semana
  • un seguimiento después de 2 semanas
  • un seguimiento después de 4 semanas

“Platica con tu educador en diabetes sobre cualquier inconveniente o problema que tengas con cualquier aspecto de la bomba”, dice Matt. “¡Lo más probable es que tengamos soluciones para ti!”

 


Este contenido fue posible con el apoyo de Insulet, un socio fundador de Beyond Type 2.

ESCRITO POR Ginger Vieira , PUBLICADO 04/23/21, UPDATED 04/23/21

Ginger Vieira es una autora y escritora que vive con diabetes Tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluidos "When I Go Low" (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), "Pregnancy with Type 1 Diabetes" (El embarazo con diabetes Tipo 1) y "Dealing with Diabetes Burnout" (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Ginger también ha escrito para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.