¿Todavía estamos hablando de esto?

2/15/17
ESCRITO POR: Brett Ryan Stewart

¿Todavía estamos hablando de esto? Pensé que ya se había decidido que Estados Unidos era una nación de igualdad de oportunidades, una federación unida por el bien común y una república por y para el pueblo. ¿Me he perdido algo?

Como persona con diabetes Tipo 1 durante casi toda mi vida, estoy eternamente agradecido por la ACA (también conocida como Obamacare), en español La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible. Lo digo como alguien que, al igual que ustedes, ha visto el aumento de la prima del seguro considerablemente desde su implementación inicial.
Con cada aumento, al igual que ustedes, me encogía y fruncía el ceño. Luego pensaría y recordaría los muchos, muchos, muchos años y notificaciones que llegaban por correo, alertándome de mis copagos astronómicos, o incluso peor, una carta de “Terminación de cobertura”. Dios no permita un “lapso de cobertura”, ya que eso significaría llevar a las compañías de seguros a los tribunales para defender mi simple derecho a estar asegurado.

Antes de la reforma de la ACA, mi condición preexistente, que mostró su fea cabeza asomándose a los 9 años sin ningún motivo o culpa mía, se consideraba una “responsabilidad”. A mí, o debería decir a mi madre, un importante conglomerado de seguros me dijo que estaban preocupados por perder dinero conmigo, un niño pequeño de 9 años “de alto riesgo”.

La ACA puso toda esta preocupación a descansar. La legislación garantizaba que a alguien como yo ya no se le pudiera negar la cobertura, ni se me podría cobrar de manera exponencial más a causa de mi condición médica. Para colmo, nos protegía de los “pasivos” del miedo a perder la cobertura. [1]

En el tiempo desde que se promulgó Obamacare, he podido cumplir con mi sueño de toda la vida de abrir mi propio negocio de estudio de grabación, uno que anteriormente resultaba imposible debido a que trabajaba a tiempo completo para un gran negocio simplemente para adquirir un seguro. He trabajado continuamente para hacer crecer el negocio. Al igual que la mayoría de los estadounidenses, creo en el sueño que promete este país, y también creo en el arduo trabajo que implica alcanzar ese sueño. No es una cuestión de derecho. Es una cuestión de igualdad de oportunidades, de no discriminación de NINGÚN tipo, para asegurar que todos los ciudadanos puedan invertir en sí mismos y en su comunidad, cosechando así los frutos de su trabajo.

Para cualquiera que haya pasado un día con un persona con diabetes Tipo 1, no hay un momento de alivio; no para esta persona, ni para sus seres queridos cercanos. Como si los pinchazos constantes de dedos, las inyecciones de insulina, los cambios de bomba, los frenéticos niveles bajos de azúcar en la sangre, los niveles altos de azúcar en la sangre, la asistencia las 24 horas, todo lo cual finalmente palidece frente a esta enfermedad impredecible, no fuera suficiente, una vez más se junta con el miedo financiero insuperable de perder la cobertura del seguro. Necesitamos cantidades inmensas de tecnología y medicinas muy caras para existir con una calidad de vida comprometida. Incluso los más ricos entre nosotros se ahogarían en una deuda si se les condenara a una vida de gastos “de desembolso” acumulados por la diabetes Tipo 1.

Cuando apareció la ACA nos hizo promesas. Hizo un buen trabajo en algunas cosas y falló en otras, pero era un primer paso, y demostró ser un movimiento que enriquece la vida en la dirección correcta. Hay más de 1.25 millones de estadounidenses con diabetes Tipo 1.[2] Eso ni siquiera incluye a los otros 29 millones con otras formas de diabetes o ciudadanos que padecen otras afecciones potencialmente mortales que también representan una pesada carga para las familias.

Sabemos que la ACA no es perfecta. Aún no. Es meramente un bebé, pero su promesa me da esperanza. Es una cuestión de vida o muerte tener un acceso asequible a nuestro régimen diario de suministros médicos. Debemos tener la ACA para cuidar a la nación con igualdad.

 


REFERENCIAS:

[1] “LA LEY DE PROTECCIÓN AL PACIENTE Y CUIDADO DE SALUD ASEQUIBLE”. OFICINA DE PUBLICACIONES DEL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS. HTTPS://WWW.GPO.GOV/FDSYS/PKG/BILLS-111HR3590ENR/PDF/BILLS-111HR3590ENR.PDF.

[2] “TYPE 1 DIABETES FACTS” (VERDADES DE LA DIABETES TIPO 1). JDRF (FUNDACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN DE LA DIABETES JUVENIL, POR SUS SIGLAS EN INGLÉS). HTTP://WWW.JDRF.ORG/ABOUT/FACT-SHEETS/TYPE-1-DIABETES-FACTS/.


LEE ASÍ SE VE LA DIABETES TIPO 1 POR BRETT RYAN STEWART.

 

 

 

Brett Ryan Stewart

Brett Ryan Stewart es músico, ingeniero de grabación y productor de su estudio The Sound Shelter, con sede en Nashville. Su trabajo ha sido utilizado por numerosas cadenas de televisión y compañías como OWN, Fox Television, A&E, Heineken y Microsoft. Él vive con su esposa, 2 gatos y una bomba de insulina.