Combatiendo el Bullying (acoso): La Historia de una Persona con Diabetes que Luchó para Poder Medir su Glucosa en Sangre en el Lugar de Trabajo

 

La realidad a la que se enfrentan algunas personas con diabetes va desde ser llamadas “cyborg” por usar un medidor continuo de glucosa (MCG) hasta hacer frente a críticas por comer azúcar. Si bien el bullying (o acoso) puede parecer un problema que ocurre entre los adolescentes o los niños pequeños, es un evento que puede también presentarse incluso en la edad adulta.

En 2008, Sheri Byrne estaba almorzando en la cocina comunitaria de su lugar de trabajo. Como persona que vive con diabetes Tipo 1, Sheri medía su nivel de glucosa (azúcar) en sangre con regularidad no solo para mantener un manejo estricto de su diabetes, sino también para prevenir complicaciones, que pueden incluir daños en los nervios, los riñones, los ojos, los pies y la piel, que pueden presentarse si no se logra un manejo óptimo de la condición.

Más tarde, Sheri sería informada de que tenía una queja en su contra de un colega en el trabajo por medir su nivel de glucosa en sangre en un espacio común. “Alguien presentó una queja contra mí en el departamento de Recursos Humanos  porque había medido mi nivel de glucosa en sangre frente a él en la cocina comunitaria. Aparentemente, le dio asco”, dice Sheri, arquitecta de accesibilidad en VMare.

Krystle Samiai, vicepresidenta de misión en College Diabetes Network, dice que una forma de acoso es cuando las personas clasifican a los demás como “otros” y los tratan de manera distinta debido a sus diferencias. “La idea de marginarlos cuando son diferentes es un problema social”, dice Krystle. “Y cuando no entienden algo, las personas con frecuencia se acercan a la diferencia desde un punto de vista temeroso”.

A pesar de informarle al departamento de recursos humanos de su diabetes, se le pidió a Sheri que no se midiera en espacios públicos donde su colega estuviera presente. “Pensé que serían más sensibles a ese tipo de casos”.

Impactos del Bullying (acoso) en la Salud

Mark Heyman, PhD, psicólogo especializado en diabetes y director ejecutivo del Centro para la Diabetes y la Salud Mental comentó con Beyond Type 1 que los eventos estresantes como el acoso pueden dificultar el manejo de la glucosa. Las investigaciones muestran que el acoso está relacionado con un peor manejo glucémico en niños con diabetes Tipo 1. “Cuando tu cuerpo responde al estrés, tus niveles de glucosa en sangre suben”, dice Mark.

El acoso también dificulta el manejo de la diabetes en los espacios públicos. “Cuando alguien está sufriendo acoso, quiere evitarlo. Por lo que hace lo que puede para ocultar su bomba de insulina o su MCG o su pluma de insulina”, explica Mark. Si los niveles de azúcar no se corrigen, puede haber consecuencias graves para la salud.

Como Shadi Vahdat, MD, directora médica de la Fundación Create Cures, comentó anteriormente con Beyond Type 1, cuando los niveles de glucosa o azúcar en sangre están por debajo de 70 mg/dl, puede ser peligroso y provocar hipoglucemia y otras complicaciones. Si la hipoglucemia no se trata rápidamente,  puede provocar convulsiones, pérdida del conocimiento y, a veces, la muerte.

Las personas con diabetes también experimentan problemas de salud mental como resultado del estigma, especialmente cuando se trata de la alimentación. Krystle dice que la gente asume falsamente que la diabetes es el resultado de consumir cantidades exorbitantes de azúcar. “Esta percepción e información equivocada de que la diabetes es causada por comer azúcar o comer alimentos ricos en grasas o por no cuidar tu cuerpo, es muchas veces una causa importante de acoso o bullying”, comentó Krystle.

Sheri no era inmune a ser intimidada por sus elecciones de bebidas. Recuerda un evento en 2015 cuando su gerente le gritó por tomar gaseosa. “Una vez tuve un nivel bajo de glucosa en sangre, por lo que me tomé una Coca-Cola. Mi jefe de hecho me regañó por tomar Coca-Cola”, dice Sheri. “Una vez que mi nivel de glucosa en sangre volvió a la normalidad y tuve la oportunidad de pensar en lo que había pasado, me sentí muy molesta. Me hizo preguntarme qué otras suposiciones equivocadas había hecho sobre mis acciones en el pasado”. Sheri dice que terminó dejando su trabajo ese año.

Estableciendo Límites

El Dr. Heyman dice que el acoso es un ejemplo de cuando las personas han cruzado los límites personales. Para combatir el acoso, el Dr. Heyman sugiere utilizar un marco educativo. “Una opción es poder brindar educación diciendo, oye, ya sabes, la razón por la que llevo este dispositivo en el brazo no es porque soy un cyborg, sino porque vivo con diabetes y me ayuda a mí y a mi nivel de glucosa en sangre”, sugiere Heyman.

“Los límites son importantes para las relaciones saludables, sin importar el tipo de relación que se tenga. El propósito de los límites es garantizar que estemos seguros y que tengamos una separación adecuada entre otras personas”, dice Mark.

A pesar de tener que negociar con el departamento de recursos humanos para medir su nivel de glucosa en sangre frente a su colega, Sheri continuó luchando para poder medir sus niveles de glucosa en la cocina comunitaria. “Definitivamente no iba a decir que nunca iba a medirme en la cocina”, comparte Sheri. “Le dije a Recursos Humanos que no iba a hacerlo”.

De acuerdo con la Ley de Estadounidenses con Discapacidades de 1990, los empleadores estadounidenses no pueden discriminar a una persona calificada con una discapacidad (de la cual la diabetes califica) y deben proporcionar adaptaciones razonables. Puedes ver más información sobre tus derechos aquí.

Si tú o un ser querido está sufriendo acoso debido a la diabetes, debes saber que no es correcto. Si te sientes seguro haciéndolo, busca una persona de confianza que pueda ayudarte a defenderte. Si necesitas el apoyo de otras personas que podrían estar experimentando lo mismo, apóyate en nuestras aplicaciones de la comunidad de Beyond Type 1 y Beyond Type 2.