Adolescente con DT1 en Utah Raciona su Insulina para Ayudar a sus Padres

2/7/19
ESCRITO POR: Jordan Dakin

Pagando para sobrevivir

El costo creciente de la insulina les está costando la vida a algunas personas y Dillon Hooley tiene suerte de aún tener la suya. El adolescente de Utah ha tenido diabetes Tipo 1 desde 2015 y, en un esfuerzo por ayudar a sus padres en medio de las dificultades financieras, optó por comenzar a racionar su insulina a principios de 2018.

Dillon tenía cobertura de seguro a través del trabajo de su padre en una fábrica de acero, pero el plan de deducible alto en el que estaba la familia significaba que había que hacer un pago de $5000 de su bolsillo antes de que se iniciara la cobertura. Este nuevo plan también subió el precio de la insulina de Dillon de $60 al mes a $800 para pagar los tres viales que necesitaba. Después de que su padre se lesionó en el trabajo y su salario disminuyó, Dillon quería ayudar desesperadamente a sus padres. Al ver solo una forma de hacerlo, el joven de 18 años comenzó a reducir su insulina a casi un tercio.

“Realmente no sabía que se llamaba racionamiento en ese momento. Solo estaba tratando de prolongar el proceso de compra de insulina una vez que me di cuenta de que se me estaba agotando”, dijo Dillon. “No hubo efectos secundarios en ese momento, pero ahora veo que el racionamiento era algo muy peligroso y que no estar en un rango saludable podría afectarme más adelante en la vida”.

Surgen complicaciones

En lugar de mantener sus niveles de azúcar en la sangre en el rango de 130 a 150 según las indicaciones, Dillon permitió que sus niveles subieran hasta los 300 mientras racionaba. Sus padres descubrieron lo que estaba haciendo durante una cita de rutina con el endocrinólogo de Dillon para probar su A1c, que estaba mucho más alto que en visitas anteriores. Los Hooley estaban tristes pero no conmocionados por las acciones desinteresadas de su hijo.

“Entiendo que él quiere ayudar por medio de reducir el uso y así prolongar la necesidad de comprar insulina nuevamente, pero como mamá, hago todo lo posible para protegerlo”, dijo Mindie Hooley. “Que él quisiera tratar de protegernos financieramente fue duro para mí, solo quiero que tenga una vida saludable”.

Historias como la de los Hooleys comparten hilos comunes con otros estadounidenses que luchan por pagar sus costos de atención médica diaria. Este mes, el Health Care Cost Institute publicó un informe que detalla el sorprendente aumento del costo de la insulina. Según el estudio, los precios de la insulina casi se duplicaron entre 2012 y 2016, inicialmente costándoles a las personas $2,864 por año y hasta costando más de $5,705. Novo Nordisk y Sanofi, dos grandes fabricantes de insulina, aumentaron los precios de los productos de insulina en casi un cinco por ciento en enero, y no ofrecieron razones para explicar por qué.

Un problema a nivel nacional

Este es un problema continuo que se agravó a principios de este año por el cierre del gobierno, que hizo que muchos trabajadores federales no pudieran pagar su insulina y también tuvieran que racionar sus suministros. En 2017, al menos tres personas con diabetes murieron después de no poder pagar su insulina. El padre de Dillon tiene algunos consejos para otras personas que tratan con proveedores de seguros.

“No se conformen con lo que las compañías de seguros les dan. Les darán el mayor costo posible que las compañías farmacéuticas están ofreciendo. Las compañías farmacéuticas no tienen excusas para el costo de la insulina”, dijo Jason Hooley. “No pueden confiar en su seguro médico porque no van a contactarse con ustedes para los programas que son vitales para que ahorren dinero. Ellos quieren que sus dólares se destinen a su asociación con estas compañías farmacéuticas”.

La industria farmacéutica afirma que las personas con seguro no deberían pagar el precio completo de los productos de insulina porque las compañías de insulina supuestamente ofrecen enormes descuentos a las compañías de seguros. Pero parece que estos descuentos no se comparten con los consumidores, que pagan cada año más por los medicamentos que necesitan para sobrevivir.

“A medida que ustedes consiguen la aprobación para los medicamentos que necesitan, no solo tomen el primer consejo que les dan las compañías de seguros”, dijo Jason. “Siempre hay muchos programas de terceros para ayudar, y el médico también puede ayudarlos a encontrar programas asequibles. No tengan miedo de preguntar a la compañía de seguros acerca de otras opciones”.

 

Jordan Dakin

Jordan se graduó recientemente de la Universidad de California en Los Ángeles tras estudiar una licenciatura en Estudios Ingleses y Franceses. A Ella le apasionan las historias, viajar y la gente. Espera utilizar su experiencia en tecnología y como escritora para abogar por la comunidad de diabetes Tipo 1. En su tiempo libre disfruta mucho escalar, cantar karaoke y cocinar para sus amigos.