Cuidando a los cuidadores

8/13/18
ESCRITO POR: Ruby McGill

Nota del editor: Una versión de este artículo apareció primero en la revista Diabetes Wellness, publicada por Diabetes NZ. ¡Beyond Type 1 se está asociando con Diabetes NZ para la semana Kiwi Takeover (el relevo kiwi)!


La medición constante de los niveles de azúcar en la sangre, el cálculo de carbohidratos y las inyecciones de insulina mientras se recorre de manera segura la interminable lista de factores que afectan la glucosa en la sangre, es simplemente parte de la vida con diabetes.

Cada guerrero con diabetes que conozco está haciendo su mejor esfuerzo para hacer malabarismos con las diversas variables de la diabetes para garantizar que puedan vivir vidas largas, plenas y saludables.

Después de 18 años de tratar de mantener mis niveles de azúcar en la sangre dentro de mi rango, a menudo puedo sentir que avanzo dos pasos hacia adelante y luego un paso hacia atrás. Pero con cada obstáculo aprendo más, me ajusto, maduro y continúo.

Sin embargo, debo admitir que definitivamente hay momentos en los que estoy agotada, irritable, emocional y harta de todo.

Son momentos como estos en los que me siento realmente agradecida por mi familia y amigos, que son mi equipo de apoyo para la diabetes. Me recogen cuando me estoy desmoronando, se convierten en mi páncreas cuando ya he tenido suficiente, me alientan a ser fuerte y celebrar cada vez que puedo gritar “aguántate diabetes, yo te gané esta vez”.

Un diagnóstico de diabetes afecta a toda la familia, no solo a la persona que vive con ella. Estamos todos juntos en esto, las 24 horas del día, los siete días de la semana, tratando de imitar un páncreas en pleno funcionamiento.

Recientemente le pregunté a mi esposo Hayden (mi persona de apoyo número 1) cómo se sentía acerca de vivir y cuidar a alguien con diabetes.

“Es lo que es, no podemos cambiarlo, pero a veces es una basura”, me dijo.

“El sueño interrumpido debido a hipoglucemias nocturnas es difícil. Me preocupo por ti cuando tus niveles de azúcar en la sangre están fuera de control y te toma horas prepararte para algo tan simple como una caminata familiar”.

Se ríe mientras recuerda cómo tuvo que aprender la diferencia entre una esposa enojada y una con bajo nivel de azúcar en la sangre, dirigiéndome a la caja de jugos más cercana en lugar de discutir. (Me quedo con él, ¡es Hayden!)

Al negarnos a permitir que la diabetes Tipo 1 defina nuestra vida familiar, elegimos simplemente seguir adelante y trabajar juntos.

Pero, a lo largo de los años, me he dado cuenta de que necesito vigilar de cerca a mi equipo de apoyo para asegurarme de que no se sientan abrumados por las exigencias de cuidar a alguien con diabetes.

Es tan importante que Hayden y yo estemos mental y físicamente en forma, capaces de manejar cualquier cosa que la diabetes nos depare.

“No se puede verter de una taza vacía. Primero cuídate”, como dice el refrán.

Cómo apoyar a los que te apoyan

Estos son los mejores consejos de Ruby para cuidar a la persona que la apoyan con la diabetes en su vida, ya sean sus padres, su pareja, un miembro de la familia, un amigo o un vecino cercano.

  1. Proporciónale descansos: asegúrate de que tu cuidador tenga tiempo para hacer algo que disfrute solo para recargar sus baterías. Hayden desaparece en el garaje y juega con su 4 × 4.
  2. Busca ayuda: pedirle a alguien con el cuidado de los niños, la limpieza o la cocina puede aliviar la presión de tu persona de apoyo, incluso si es solo por un breve respiro de la rutina diaria.
  3. Sigue hablando: un problema compartido es un problema reducido a la mitad. En lugar de embotellarlo compartan frustraciones entre ustedes. Harás que todos se sientan mejor y se siente bien estar en el mismo sentir.
  4. Reconoce los niveles altos y los bajos: los episodios de hipoglucemia e hiperglucemia pueden tener un efecto directo en tus emociones. ¡Ser capaz de reconocer rápidamente los síntomas y saber cómo tratarlos ayudará a que tu estado de ánimo vuelva a la normalidad y a que sea más fácil la vida!
  5. Sé consciente: se ha comprobado que cinco acciones diarias sencillas mejoran el bienestar: conéctate, sé dadivoso, toma nota, sigue aprendiendo y mantente activo.

Lee las Guías para enseñar a otras personas sobre la diabetes Tipo 1 y sobre ser cuidador de una persona con diabetes Tipo 1 aquí. Para informarte más acerca del #KiwiTakeover, haz clic aquí.

 

Ruby McGill

Ruby McGill es la Directora de Juventud de Diabetes NZ. Ella vive con diabetes Tipo 1.