De Regreso a Clases con Diabetes: Lo que Opinan los Expertos

 

 

 

Nota del editor:  Este contenido fue producido originalmente por la JDRF en inglés y traducido al español como parte de la Alianza JDRF – Beyond Type 1.


Se aproxima el fin de las vacaciones de verano y se acerca la fecha del regreso a clases.

Los padres, educadores y otros cuidadores, incluidos los miembros de la comunidad de diabetes tipo 1 (DT1), se preguntan: “¿Es seguro regresar?”

“Si tuviera la respuesta a eso, podría obtener un Premio Nobel”, bromeó Fran Kaufman, MD, endocrinóloga pediátrica y directora médica de Senseonics.

La Dra. Kaufman fue uno de los cinco panelistas expertos que participaron en un reciente Town Hall Virtual “Regresando a la escuela con diabetes”.

Organizado en conjunto por la Asociación Americana de Diabetes (ADA), JDRF y Sansum Diabetes Research Institute, el evento abordó algunas de las preguntas más apremiantes en las mentes de los padres de niños con DT1 y educadores por igual.

“Al final, esta será una decisión que deberás tomar personalmente junto con tu pareja, hijo, proveedor de atención médica – con suerte un especialista en diabetes – y cualquier otro recurso del que puedas ayudarte para tomar esta decisión” continuó la Dra. Kaufman.

“Creo que, como padres, deberán analizar individualmente lo que la escuela ofrece. ¿Cuáles son las medidas físicas que se están tomando para mantener a nuestros hijos lo más seguros posible? Creo que un aspecto único para los padres de un niño con diabetes Tipo 1 (particularmente aquellos que estudian los grados de primaria baja)  será ¿cuál es la capacidad de ayudar a ese niño con diabetes mientras está en la escuela?

Durante el town hall virtual que duró aproximadamente una hora, el público escuchó a otros expertos:

  • Christa Singleton, MD, MPH (Maestra en Salud Pública) and senior asesor médico de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC)
  • Crystal C. Woodward, MPS (Maestra en Estudios Profesionales) y directora de la Campaña Safe at School (Seguro en la Escuela) de la Asociación Americana de Diabetes
  • Joyce Boudoin, vocero de ADA y mamá de una persona con DT1 
  • Leah Wyckoff, MS (Maestra en Ciencias), BSN (Licenciada en Ciencias de Enfermería), RN (Enfermera Certificada), NCSN (Enfermera Escolar Certificada Nacionalmente) del Centro Barbara Davis para la Diabetes en Niños de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado y miembro del equipo de trabajo de la Campaña Safe at School (Seguro en la Escuela) de ADA 
  • Dra. Kristin Castorino (Moderadora del Panel), Médico Investigador Senior en Sansum Diabetes Research Institute

Distanciamiento social en la escuela

La Dra. Singleton abordó otra preocupación importante sobre el posible regreso a las clases presenciales: el desafío que representará cumplir con las recomendaciones de distanciamiento social de los CDC.

“En un entorno escolar, esperamos que la escuela pueda espaciar a los niños en asientos y movimientos (como moverse por los pasillos, etc.) para que permanezcan a 6 pies de distancia”, dijo la Dra. Singleton antes de mencionar las otras dos recomendaciones de los CDC para prevenir la propagación: la higiene adecuada de las manos y el uso constante de cubrebocas en todos aquellos mayores de 2 años.

“Estoy muy preocupada por que nosotros en la comunidad hagamos todo lo posible para proteger a nuestra comunidad, nuestros hijos y nuestras familias durante este momento tan difícil”, enfatizó la Dra. Singleton.

Los derechos de tu hijo no desaparecen

“Quiero asegurarme de que comprendan que sus hijos tienen protección legal, incluso durante una pandemia mundial”, comentó Woodward, directora de la Campaña Safe at School (Seguro en la Escuela) de la ADA y madre de una hija adulto que fue diagnosticada con DT1 a la edad de 17 meses

“Los derechos de los estudiantes con diabetes no cambian, no desaparecen, durante la pandemia mundial”, enfatizó Woodward.

No importa el modelo de clases que se adopte (remoto a tiempo completo; asistencia en persona o modalidad híbrida), Woodward dijo: “Las adaptaciones deben permanecer en el lugar para el estudiante”.

Estas acomodaciones incluyen desde permitir ausencias o retrasos adicionales para los estudiantes con DT1; monitoreo de glucosa en sangre en cualquier momento, en cualquier lugar; o necesita tomar un examen en un momento alternativo si un estudiante está experimentando niveles de glucosa en sangre fuera de rango al momento del examen.

“Estas (las adaptaciones para niños con diabetes) también incluyen permitir al estudiante una participación total en todas las actividades extracurriculares patrocinadas por la escuela”, dijo Woodward, mencionando algunos deportes universitarios, club de teatro y club de ciencias como algunos de los ejemplos.

Pero, de acuerdo con Woodward, no se trata solo de garantizar la participación total del alumno.

“Debería haber un entrenador, maestro, mentor entrenado, alguien más en las instalaciones que esté disponible para ayudar a ese niño en caso necesario”, dijo.

“Pero tenemos que mantener nuestra mente abierta ya que hay demasiadas incógnitas”, concluyó Woodward.

Miedo de perderse en la confusión

Boudoin, cuya hija con DT1 está en secundaria, habló sobre las muchas incógnitas y sus preocupaciones como madre de una hija con DT1.

“Me preocupa que toda la planificación para el manejo de la diabetes y el cuidado de los niños con diabetes se pierdan entre toda esta confusión”, dijo.

Boudoin habló sobre los diferentes protocolos de atención médica en las escuelas que se habían implementado, y señaló que cada escuela puede tener un enfoque diferente: algunas escuelas cuentan con enfermeras escolares, mientras que otras pueden tener asistentes de clínicas de salud u otros profesionales que brindan atención a los estudiantes.

“Algunos de nosotros hemos construido buenas relaciones con esos proveedores o cuidadores a lo largo de los años, por lo que la (muy probable) rotación de personal me preocupa”, dijo.

Boudoin también citó el agotamiento (burnout) del proveedor de atención médica escolar como una preocupación, dado que además de sus responsabilidades habituales, las escuelas los buscarían para ayudar a prevenir la propagación de COVID-19.

¿Cómo Deben Prepararse las Escuelas para Garantizar esta Seguridad?

Wyckoff, quien además de sus muchos títulos en enfermería es enfermera escolar jubilada, abordó el tema de cómo las escuelas deberían prepararse para implementar prácticas de seguridad.

“Esto va a variar, dependiendo de en qué escuela o distrito escolar se encuentre”, dijo. “Voy a dar algunos puntos clave sobre qué preguntar y qué buscar”.

En primer lugar, Wyckoff mencionó que el personal debe ser entrenado con bastante anticipación al comienzo del año escolar.

“Necesitan practicar varias veces estos procesos”, dijo. “Esto debería incluir el cuidado del estudiante con condiciones crónicas de salud como la diabetes”.

“Deben asegurarse de tener el equipo de protección personal (EPP) que vaya a requerirse. Algunos de los componentes de capacitación importantes deberían ser sobre el uso de estos equipos “.

Wyckoff reconoció que el uso de EPP y las medidas de seguridad deben incluir el uso de cubrebocas o mascarillas en diferentes entornos (por ejemplo, aula versus patio de recreo), higiene de manos y etiqueta respiratoria (qué hace cuando tosemos, por ejemplo).

“Estas cosas necesitan ser abordadas con el personal y también con los estudiantes”, enfatizó.

El panel respondió muchas otras preguntas incluyendo algunas al final de la presentación enviadas por miembros de la audiencia.

Mira la transmisión completa del Town Hall en vivo a continuación:

 


Para mayor información sobre la diabetes y la escuela, consulta los recursos de Safe at School de la Asociación Americana de Diabetes, Recursos de Escuela y DT1 de JDRF (posible en parte gracias al apoyo de Lilly Diabetes) y los Recursos Escolares de nuestros aliados en Beyond Type 1.

Para obtener información adicional sobre diabetes y COVID-19, consulta las pautas recopiladas y presentadas por la alianza JDRF-Beyond Type 1 así como los recursos COVID-19 y Diabetes del Instituto de Investigación de Sansum Diabetes.