El increíble y valiente René

10/17/17
ESCRITO POR: ELDA RODRÍGUEZ LÓPEZ
Nota Editorial: Esta fue la primera historia de Beyond Type 1 en español e inglés. 

René fue diagnosticado el 23 de marzo de 2015, después de una semana difícil. Empezó con mucha sed, pedía mucho agua y tomaba mucho, mucho. Mi mamá decía que estaba dentro de lo normal. Yo empecé a sentirme nerviosa, ¡algo no estaba bien!. Un día, René se hizo pipi en la cama, nunca lo había hecho antes. Me preocupé más. Él es casi como un hijo para mí; soy su hermana mayor, (tengo 31 años y él solo 7). Pensé que algo le estaba preocupando, tal vez la escuela, tal vez sufría “bullying,” pensé. Le pregunté y todo estaba bien. El siguiente día también se hizo pipi de nuevo. Mi mamá lo llevó al doctor. Le dijeron que podría tener sinusitis, y le dieron medicina. Tristemente, el medicamento no hizo que mejorara por lo que mi mamá volvió a llevarlo con el médico. Entonces, su doctora le mandó a hacer algunas pruebas, (era sábado). Los laboratorios no abrían hasta el lunes. Nuestra familia es de escasos recursos, y eso me preocupó más. Ese sábado René quizo ir a un parque a jugar, mi mamá lo llevó, regresaron y ese día ya no comió casi nada. Yo estaba muy preocupada y en Google escribí los síntomas. Como resultado vi  “Diabetes tipo 1” ????.  Le pregunté a una amiga mía que es enfermera qué opinaba sobre la condición de René.

Me dijo que lo lleváramos a hacer esos tests y que esperáramos el diagnóstico. El domingo, René estaba muy decaído, ya no quería comer nada y se veía deshidratado. Sus ojitos se veían tristes, pero no dejaba de sonreír. Tengo una foto que veo y me da mucha tristeza. Recordar esos momentos me pone muy triste, pero Dios es muy grande. René pudo haber muerto. El lunes lo llevábamos a hacer las pruebas súper temprano, yo me fui al trabajo pidiendo a Dios que todo saliera bien, que nos dijeran qué tenía y que se recuperará pronto.

Mi mamá nos cuenta que después de que le sacaron sangre y la muestra de pipi regresó a la casa y como a las dos horas le llamaron del laboratorio para decirle que era urgente que llevará otra muestra de orina. Pensaron que la primera estaba contaminada y que por eso daba resultados tan altos en glucosa, mayores a 900 mg/dl . Mi mamá la llevó y los resultados fueron los mismos. Le dijeron que era urgente que llevará a René al hospital.

elda-vv-rodriguez-lopez-1En México si quieres vivir te debes mover con tus propios medios. Pero nosotros no tenemos un auto. Mi mamá  llevó a René a la cruz verde como pudo, un puesto de socorro a 20 – 30 minutos de donde viven. Cuando René entró a urgencias, mi mamá dice que casi no quería caminar, que antes de que el Laboratorio le llamara para que fuera por los resultados él estaba muy inquieto, se tiró al suelo porque no se sentía bien. Te vuelvo a decir ¡Dios es grande! Yo desde mi trabajo estaba muy preocupada — le llamé por teléfono muchas veces a mi mamá y no respondía, me asusté más, como a las 2 p.m. me llamó mi papà. “René está en la cruz verde; es grave,” me dijo. Me fui rápido a verlo. Llegué como a las 3 de la tarde, y René tenía un papel pegado en la cabecera de su cama que decía: “diabetes mellitus tipo 1.” Mi mamá solo me señaló con su dedo y yo lo leí. Lloramos. ????  En ese momento empecé a leer sobre diabetes tipo 1 — quería saber todo. ¿Por qué la gente se enferma de esto? ¿Qué medicamentos se necesitan? ¿SE CURA?

Como familia estábamos muy asustados. ¿Qué vamos a hacer? ¿Cómo vamos a pagar el hospital? ¿René entenderá que tiene una enfermedad para toda la vida? ¿Va a sufrir? ¿Se va a poner triste? ¿Qué hicimos mal? René estuvo ocho días en el hospital, con hipoglucemia e hiperglucemia. Era un elevador: 278, 30, 170, 280. En esa semana descubrimos palabras nuevas: insulina, glucómetro, tiras reactivas, lancetas, carbohidratos, glucosa. Fue difícil, René quería comida y no podíamos darle cuando su glucosa era alta. Quería dormir, pero teníamos que subir y bajar 10 pisos para que su glucosa bajara. Había otros niños con otras condiciones en la misma habitación a los que les llevaban galletas y helado y René no podía comer nada de eso. Fue cuando pensé, ¿Cómo vamos a hacer esto?

¿En un país que tiene el primer lugar en obesidad infantil cómo vamos a cuidar a René? Gracias a Dios, René es un niño muy inteligente y entendió muy bien los cuidados que debe seguir, y nos ha ayudado mucho. Es un gran niño. Mi mamá tramitó un seguro que el gobierno da para pagar los gastos; nuestra familia nos ayudó también. Salimos el 30 de marzo del hospital con mucho miedo, con muchas dudas, pero agradecidos con Dios, con nuestra familia, y con los doctores, porque por ellos, René podía tener una vida saludable y feliz.

Todos los días tratamos de que el sea el niño más feliz y seguro, sabe que puede hacer todo los deportes, ir a la escuela, salir con sus amigos, visitarlos en sus casas. Queremos que sea un niño independiente. No es fácil, porque cuesta mucho dejar de sentir miedo. Por eso lo inscribí al club Snail Mail, para que supiera que hay otros niños como él, para que lea sus inquietudes, sus consejos. Cuando recibimos el kit fue muy emocionante, enseguida llenó una postal y pegó su foto, es para su amigo en Italia, y estamos en espera de recibir carta, y mandar la suya. Espero que entre ellos hagan una relación fuerte de apoyo. Y ojalá algún día puedan visitarse, tal vez cuando sean adultos. ???? 

elda-vv-rodriguez-lopez-3

ELDA RODRÍGUEZ LÓPEZ

Elda es la hermana mayor de René y tiene 31 años. Ella y su familia viven en México.