Minnesota Aprueba la Ley Alec Smith para Acceso a la Insulina


 

 

Nota del editor: Si tú o un ser querido tienen dificultades para pagar la insulina, visita nuestra página de recursos para recibir insulina. Esta publicación tiene validez únicamente en los Estados Unidos. 


 

El 14 de abril de 2020, Minnesota aprobó la Ley Alec Smith de Accesibilidad a la Insulina, llamada así por un hombre de 26 años que falleció en 2017 porque no pudo pagar su insulina después de que expirara el seguro de sus padres. El proyecto de ley es uno de los muchos proyectos de ley de precios de insulina liderados por el estado que se están abriendo paso a través de la legislación estatal en los EE. UU.

La Ley Alec Smith de Accesibilidad a la Insulina fue aprobada después de que versiones anteriores se estancaran por desacuerdos entre la Cámara de Representantes demócrata y el Senado republicano. El proyecto de ley final crea dos vías de cobertura, que comenzarán en julio de 2020. Ambas vías de cobertura solo se aplican a los residentes del estado de Minnesota que no tienen cobertura de MinnesotaCare (Medicaid del estado de Minnesota). 

Vía 1: Suministro de insulina de emergencia

  • Proporciona un suministro de insulina de emergencia, una vez al año, de 30 días para aquellos que tienen menos de 7 días de insulina a mano.
  • Las farmacias pueden cobrar un copago máximo de $35 por un suministro de 30 días.
  • Se requiere una receta válida 
  • No requiere ingresos
  • Disponible para aquellos cuyo estado actual de cobertura de atención médica los obligaría a pagar más de $75 de su bolsillo por insulina al mes. Esto incluye a aquellos sin seguro o con seguro privado, incluso aquellos con planes de salud con deducibles altos.
  • Las personas pueden recibir la cobertura completando un formulario de solicitud que estará disponible en el sitio web estatal de MNsure y en farmacias y clínicas que dispensan insulina. 

Pista 2: Cobertura continua de insulina

  • Proporciona cobertura continua de insulina a aquellos que califican 
  • Las farmacias pueden cobrar un copago máximo de $50 por un suministro de 90 días 
  • Requiere una receta válida 
  • Disponible para aquellos cuyos 
    • ingresos sean inferiores al 400 % del nivel federal de pobreza (en 2020, esto equivale a un ingreso máximo de $104,800 para una familia de cuatro, o un ingreso máximo de $51,040 para una persona)
    • el estado actual de cobertura de atención médica los obligaría a pagar más de $75 de su bolsillo por insulina. Esto incluye a aquellos sin seguro o con seguro privado, incluyendo aquellos con planes de salud con deducibles altos
  • Los que tienen Medicare Parte D podrían calificar si han gastado más de $1000 en el año calendario actual en medicamentos recetados
  • Las personas pueden recibir cobertura solicitándola directa a través de los Programas de Asistencia al Paciente del fabricante

La legislación esencialmente amplía los programas de asistencia al paciente existentes de los fabricantes para los residentes de Minnesota, con la mayor parte del costo de la insulina bajo los programas ampliados cubiertos por los fabricantes. El proyecto de ley va más allá de muchos programas de asistencia al paciente de fabricantes existentes porque da cobertura a algunos de los que tienen seguro médico, siempre que su gasto haya sido más de $75 por un suministro de 30 días (de insulina de emergencia) o un suministro de 90 días (de cobertura continua) de insulina. Esto es especialmente importante para las personas con planes de salud con deducibles altos que podrían enfrentar el precio de lista completo de la insulina, especialmente al comienzo del año calendario. 

Hasta la fecha, otros nueve estados han aprobado la legislación de límite de precios de la insulina, siete de los cuales fueron aprobados desde marzo. Cada uno de los otros nueve solo se aplica a los residentes con seguro médico privado. La legislación de Colorado, Illinois, Nueva York, Washington y Virginia Occidental limita los costos de bolsillo a $100 por mes. Virginia limita los costos de bolsillo a $50 por mes, Maine a $35, Utah a $30 y Nuevo México a $25. 

Nota del editor: Si tienes cobertura de un seguro privado, calificas y puedes encontrar medidas de ahorro de costos adicionales utilizando tarjetas de copago del fabricante, con costos de bolsillo que oscilan entre $0 y $99. Si no tienes seguro, las personas que se administran insulina Lilly son elegibles para una tarjeta de copago de $35, y los que se administran insulina Novo Nordisk o Sanofi son elegibles para programas de gastos de bolsillo de $99. Todo se puede encontrar en nuestra página para recibir insulina.

En los Estados Unidos, los programas de asistencia con insulina siguen siendo un mosaico, sin medios claros y singulares de acceso confiable a la insulina a un bajo costo de bolsillo. La elegibilidad para los programas de cobertura varía dramáticamente según la cobertura de seguro (sin seguro, seguro privado o comercial, o seguro federal como Medicare o Medicaid), el nivel de ingresos (con programas de asistencia al paciente limitados para dar cobertura solo a aquellos que generan menos del 400 % del nivel federal de pobreza) y la marca de insulina administrada. Debido a que los programas de cobertura están basados ​​en el estado o el fabricante, existen barreras para las personas con diabetes insulinodependiente. 

El proyecto de ley de insulina de emergencia de Alec Smith es un paso vital en la dirección correcta y una mejora importante para los habitantes de Minnesota que dependen de la insulina. Este proyecto de ley podría salvar la vida de personas como Alec que, a pesar de tener un trabajo e ingresos constantes, no tenían acceso a una cobertura de seguro médico asequible y consistente ni a la insulina necesaria para vivir.

 

Si tú o un ser querido tienen dificultades para pagar la insulina, visita nuestra página de recursos para recibir insulina

 

 

 

 

ESCRITO POR Lala Jackson, PUBLICADO 04/20/20, UPDATED 09/03/20

Lala es una estratega de comunicaciones que vive con diabetes Tipo 1 desde 1997. Ha trabajado en tecnología médica, incubación de negocios, tecnología de biblioteca y bienestar, antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro de la diabetes Tipo 1 en 2016. Es un poco nómada, creció rebotando principalmente entre Hawái y el estado de Washington, y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, puedes encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa