Así es Como Las personas con Diabetes Tipo 1 Acatan el Ramadán


 

 

Del 12 de abril al 12 de mayo de 2021, los musulmanes de todo el mundo acatan el Ramadán, el noveno mes del calendario islámico. Durante este mes, los musulmanes acatan el Ramadán de diversas formas, incluyendo la oración comunitaria, la donación de dinero y el ayuno. Sin embargo, para las personas con diabetes, especialmente la diabetes Tipo 1, los niveles fluctuantes de glucosa (azúcar) en sangre pueden hacer que acatar el elemento de ayuno del Ramadán sea un reto.

“Tendrías que monitorearte con mucha atención durante ese período de ayuno para asegurarte de que los niveles de glucosa en sangre no caigan por debajo de 70 porque eso puede volverse muy peligroso en una persona con diabetes Tipo 1”, Shadi Vahdat, doctora en medicina, directora médica de la Fundación Create Cures le dijo a Beyond Type 1. Debido a que las personas con diabetes Tipo 1 no pueden regular sus propios niveles de azúcar en sangre, el ayuno podría hacer que los niveles de glucosa disminuyan, lo que dificulta el manejo de la glucosa en sangre.

Mohammed Seyam, un estudiante de medicina que vive en Gaza le dice a Beyond Type 1 que a pesar de vivir con diabetes Tipo 1, ayuna completamente durante el Ramadán. “Duermo durante la mañana, de 5 am a mediodía, por lo que solo tengo seis horas para ayunar. No me he perdido ningún día”, explica Mohammed.

Aunque Mohammed no ha dejado de cumplir con su ayuno, comparte que el ayuno como persona con diabetes conlleva una gran cantidad de retos. “No hay bombas de insulina en la Franja de Gaza. No hay sensores”, explica Mohammed, hablando de las bombas de insulina y los sistemas de monitoreo continuo de glucosa (MCG), que puedan ayudar a que el cuidado de la diabetes sea menos pesado. “Si quieres un sensor, tendrás que pedir que te lo envíen desde otros países”. Mohammed recuerda una conversación que tuvo con un amigo que esperó más de seis meses por un monitor continuo de glucosa. “No conozco a muchos habitantes de Gaza que tengan bombas de insulina”. No tener acceso a la tecnología MCG, en Gaza y en todo el mundo, ya que la cobertura de la tecnología para la diabetes varía de inexistente a costosa, hace que el Ramadán sea un reto porque las personas tienen que monitorear sus niveles de azúcar en sangre con mucha atención, utilizando un kit de prueba de azúcar en sangre normal y pinchazos en los dedos.

Desafortunadamente, al igual que muchos otros países, incluyendo los EE. UU., Mohammed dice que el acceso económico de la insulina también es un gran problema, lo que afecta no solo la seguridad durante el ayuno, sino también la seguridad en la vida de las personas con diabetes Tipo 1 en general. “Si tienes seguro, pagas menos de un dólar para recibir el vial”. Sin seguro, Mohammed explica que los habitantes de Gaza tendrían que pagar 20 dólares estadounidenses. “Es difícil para la gente comprar estas cosas debido a las tasas de desempleo. No hay trabajos”. En el tercer trimestre de 2020, la tasa de desempleo de Gaza se situó en el 48.6 por ciento, según los datos publicados por la Oficina Central de Estadísticas de Palestina (OCEP).

Mohammed dice que, aunque los habitantes de Gaza con problemas de salud como la diabetes tienen permiso de Dios para romper su ayuno, el estigma está entretejido en el tejido social de Gaza. “La gente quiere ayunar durante el Ramadán, aunque saben que hacerlo es peligroso para ellos. Pero lo hacemos simplemente porque no queremos que nadie hable de nosotros si no ayunamos. No queremos que nadie hable mal de nosotros”, comparte Mohammed.

A pesar de la presión para no interrumpir el ayuno, Mohammed les recuerda a los demás que las personas que luchan contra problemas de salud no deben sentirse presionadas a participar de esta manera. “Podemos interrumpir un ayuno porque afecta nuestra salud y tu salud es una prioridad”.

Navegando el Ramadán con Diabetes

La Dra. Vahdat dice que el ayuno afecta a cada persona de manera diferente, dependiendo del tipo de diabetes que tenga. Sin importar el tipo de diabetes que pueda tener un paciente, Shadi recomienda consultar sobre el Ramadán con un endocrinólogo. “Lo más probable es que debas modificar el medicamento, ya sea oral, con receta o insulina”, afirma Shadi.

La compleja interacción del conocimiento y el monitoreo de la diabetes hace que el manejo sea más difícil. “Entonces, definitivamente debes hablar con tu endocrinólogo, sin importar el tipo de diabetes que tengas”.

Vahdat también explica que acatar el Ramadán difiere según la ubicación geográfica. “Si el Ramadán cae durante el verano, los días serán más largos y el período de ayuno será más largo. Si es durante el invierno, ese período de ayuno es más corto”, explica.

Si bien se observan algunos beneficios del ayuno para la salud, este “tiene que ser personalizado e individualizado especialmente para cualquier persona con medicamentos y problemas médicos graves”, dice Vahdat.

 Formas Alternativas para Acatar el Ramadán sin Ayunar

 

En lugar de ayunar, Seyam dice que las personas pueden donar dinero a las personas que viven en la pobreza. “Para cada día, hay una cantidad específica de dinero que es determinada por el Mufti”, explica Mohammed. El precio fijo de la donación varía cada año.

Para Eritrea Mussa Khan, creadora de contenido y copresentadora de Diabetics Doing Things con sede en Texas, acatar el Ramadán se extiende más allá del ayuno. Eritrea dice que, si las personas con diabetes no pueden participar en el ayuno, leer el Corán es otra excelente manera de participar. “Por lo general, durante el Ramadán, nos reunimos en la mezquita o en las mezquitas de Dallas e Irving, donde vivo. Mis familias realmente son una gran parte de la comunidad y por eso vamos a la mezquita por la noche”, comparte.

“Hay otras formas en las que trato de practicar el Ramadán siendo lo más amable posible”, dice Eritrea. Eritrea recuerda cuando alguien le dijo algo malo en línea. Ella respondió en línea y luego eliminó el comentario después de reflexionar sobre el simbolismo detrás del Ramadán. “El propósito del Ramadán es sentir la humildad de las personas que no tienen los medios para comer ni tomar agua”, explica Eritrea.

ESCRITO POR Kayla Hui , PUBLICADO 04/30/21, UPDATED 04/30/21

Kayla Hui es la reportera de salud de Beyond Type 1 que cubre la diabetes, las enfermedades crónicas y las inequidades en la salud. Recibió su maestría en Salud Pública en la facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston. Kayla ganó una beca de Pulitzer Center y un premio de la Fundación Slants en 2020 por su proyecto sobre la salud mental de los conductores de camiones inmigrantes chinos. Su trabajo publicado se puede encontrar en Healthline, Verywell Health, Pulitzer Center y más. Fuera del trabajo, a Kayla le gusta escalar, hornear y comprar plantas que no necesita. Puedes seguir a Kayla en Twitter en @kaylanhui.