Una Vida de Consumo de Carbohidratos: La Historia del Diagnóstico de Diabetes Tipo 1 de Nate

7/29/19
ESCRITO POR: Nate Checketts

 

 

 

Nate es el cofundador y Director Ejecutivo de Rhone, y un cocapitán del equipo de Beyond Type Run del 2019 que correrá el maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York. Beyond Type Run está patrocinado por Rhone, así como los patrocinadores principales Dexcom y Tandem Diabetes Care.

Esta publicación también aparece en el blog de Rhone, The Pursuit.


Los carbohidratos y yo: los primeros años

Como la mayoría de los adultos diagnosticados con diabetes Tipo 1, casi siempre me siento afortunado de seguir vivo. Siempre fui un niño que se convirtió en un adolescente muy activo, en su mayoría saludable, con cierto nivel de atletismo y la capacidad de comerme una pizza completa yo solo. Mi enfoque en el bachillerato fue en el fútbol, por lo que mi entrenador me dijo que necesitaba 15 libras adicionales para alcanzar mi peso objetivo de 185. Cumplí tratando de seguir todas las reglas de aumento de peso, que incluían casi medio galón de helado al día y sándwiches de mantequilla de maní en la noche antes de ir a dormir. (NOTA: no soy un médico, pero en retrospectiva, probablemente esas no sean las reglas reales del aumento de peso y también fueron una muy mala idea. Pero me “funcionó” para aumentar las 15 libras. Después de el bachillerato, tuve la suerte de pasar dos años en Italia como representante de mi iglesia, donde consumía más pasta que lo que consumía con el helado o la mantequilla de maní. A mi regreso, fui a la universidad, me casé y terminé acumulando toda una vida de consumo de carbohidratos en los primeros 25 años de mi vida.

Las mejores vacaciones que he tenido

Después de graduarnos de la universidad, mi esposa y yo tomamos nuestras vacaciones de ensueño: un viaje de mochileros por Europa. Once países en 30 días. Debo agregar que yo era un empresario novato dejando pasar un salario en la ciudad de Nueva York en una importante empresa de consultoría para comenzar una compañía de software móvil. Puede sonar glamoroso, pero lo que realmente significa es que había renunciado a un salario y un seguro médico mientras intentaba que la compañía despegara. Dos meses después de renunciar al seguro médico mencionado anteriormente, cuando nos estábamos preparando para las vacaciones de ensueño, me rompí el tobillo jugando baloncesto y descubrimos inesperadamente que mi esposa, Dayna, estaba embarazada. Nuestro plan de “nosotros nunca vamos al médico. ¿Para qué necesitamos seguro médico? Somos tan brillantes.” había resultado ser totalmente contraproducente. Sin embargo, ¡seguimos adelante! Habíamos reservado la tarifa aérea con meses de anticipación y habíamos ahorrado para este viaje, así que íbamos a hacerlo, sin seguro médico, yo con una bota para caminar y Dayna con ocho semanas de embarazo.

Las vacaciones comenzaron con un crucero. Como empresario, estaba decidido a hacer que el crucero que tenía “todo lo que puedas consumir” perdiera dinero conmigo como cliente. Aunque nunca había sido un gran bebedor de gaseosas, me inscribí en el paquete de gaseosas y comencé a tomar tres o cuatro gaseosas de cereza al día. En excursiones a través de Florencia, Roma, Estambul, Mykonos y otros, pasé mis días saliendo de las atracciones corriendo para encontrar los baños más cercanos. No podía entenderlo, ¿qué estaba pasando? Creía que tal vez era solo la hidratación y la caminata que uno hace durante las vacaciones. Pero era muy emergente, muy repentino, y absolutamente ineludible. Dayna, quien estaba manejando sus propios retos de las náuseas matutinas, pensó que era muy gracioso. Recuerdo que me preguntó: “¡¿Nunca has tenido que aguantar las ganas antes?!”. Mi remedio para la necesidad de usar el baño constantemente fue, por supuesto, consumir más jugos y gaseosas locales. (NOTA: yo era un especialista en negocios, no un nutricionista, por lo que parecía una opción lógica en ese momento. Es decir, el jugo era 100 % peras, ¿de acuerdo? Intenta rechazar eso mientras miras el Partenón.).

¿Qué diablos está pasando?

A nuestro regreso a los Estados Unidos, nos detuvimos en Nueva York para ver a mis padres. Crecimos siendo (aguanta la respiración y pellizca tu nariz) fanáticos de los Yankees. Así que, naturalmente, nos encontramos con ellos en el Estadio de los Yankees. Mientras esperábamos nuestras entradas, el baile empezó a hacerse intenso. ¿Ya sabes cuál es el baile? El que haces cuando tienes que ir al baño ya mismo y, sin embargo, dicho baño está en el otro lado del torno de seguridad y ya estaba lleno con una fila de hombres adultos vestidos con atuendos a rayas, intoxicados por beber en el parqueo. Sí, ese baile. Mientras intentaba actuar naturalmente (pero que fracasé absolutamente en el proceso), mi padre dijo: “¿Qué rayos está pasando?” Luego expliqué que “algo gracioso” sucedió en el camino al Foro (… ¿entienden?) Y no pude explicarlo. De repente, cuando necesitaba ir al baño, era muy intenso. No recuerdo mucho sobre esa noche, pero mi papá me miraba constantemente, esa mirada paterna de que sabía que algo no estaba bien.

Cuando llegamos a casa, le dijo a mi madre: “Algo está mal con Nate. Necesita ir al médico mañana”. Allí estaba yo, un hombre adulto casado que esperaba a mi primer hijo y había comenzado mi propia compañía, y mis padres todavía intentaban decirme cuándo tenía que ir al médico. Me subí a la báscula esa noche por primera vez en al menos un mes. Esas 185 libras que había mantenido un poco desde el bachillerato se habían reducido a 153. No lo podía creer. La balanza no sirve, me dije. Me metí en la cama de mi infancia y me fui a dormir. Pero después de despertarme dos o tres veces esa noche para orinar una vez más, supe que algo estaba mal.

Cuando fui a ver a mi pediatra de la infancia (sí, mi madre hizo la cita en el consultorio del mismo médico que me vio pasar por la pubertad), no podía decidir si me sentaría en la sección de niños o de adultos. Pero la sección de niños todavía tenía las revistas Highlights, así que no había mucho que decidir. Después de explicarle mis síntomas al Dr. Westfal (el padre de mi compañero del bachillerato), él inmediatamente dijo con un ligero acento: “Parece que es diabetes, Nate”. Admito que no sabía qué era realmente la diabetes, recuerden, estudié negocios, pero sabía que no era algo bueno. Le dije que probablemente no era eso. No tengo antecedentes familiares en ningún lado, y tengo más de 60 primos hermanos. No podía ser. Pero por supuesto mi glucosa en la sangre en ayunas estaba por las nubes, a más de 450, y mi A1c estaba literalmente fuera de rango, que solo llegaba a 12. La mía estaba en 14.6. La conclusión es que tenía suerte de estar vivo.

En el transcurso de la próxima semana, comencé a comprender qué significaba “enfermedad crónica” y qué significaría la vida como una persona con diabetes Tipo 1. Asistí a un curso de capacitación, estudié los materiales y tenía los niveles bajos a la medianoche y niveles altos a las 2 a. m. He tenido niveles altos y bajos y, lamentablemente, incluso la situación de miedo de despertarme en el hospital después de un nivel bajo grave sin un MCG funcional.

Encontrando a mi gente

Al principio, realmente sufrí de forma aislada. Sí, tenía un increíble grupo de apoyo de familiares y amigos, pero era el único que conocía con esta loca enfermedad (además de las historias de horror que siempre escuché sobre el tío o la tía de tal y tal persona). Eso fue hasta un día, aproximadamente cinco años después de ser diagnosticado. Estaba de vuelta viviendo en el área de la Ciudad de Nueva York y montando el tren Metro-North hacia el trabajo. Saqué mi glucómetro para medir mis niveles, y el clic de la lanceta se disparó. Cuando lo hizo, un hombre detrás de mí asomó la cabeza por encima de la fila y dijo: “¡Sabía que había reconocido ese ruido!” Se acercó y dijo: “¡Yo también tengo diabetes Tipo 1!”. Cuando me di cuenta estábamos sentados allí, comparando modelos de bomba, contando nuestras historias de diagnóstico y riéndonos de nuestros mayores antojos de niveles bajos. No puedo explicarlo por completo, pero lo más cercano que puedo pensar es en Harry Potter subiendo al Expreso de Hogwarts donde se da cuenta de que había otros niños como él (no me juzgues, la analogía del tren funciona bien).

Desde ese momento, comencé a buscar a mi comunidad de diabetes Tipo 1, y me arrepentí por completo por haber esperado tanto tiempo. Encontré mucho consuelo y educación al hablar con otras personas que habían experimentado los momentos incómodos de inyectarse insulina en el trabajo o los molestos problemas de sincronización de un MCG o las alertas constantes que parecen llegar en momentos muy inoportunos. Es una hermosa comunidad de páncreas que funcionan mal y provienen de todos los ámbitos de la vida.

Por todos nosotros

Más recientemente, encontré a Beyond Type 1, una organización sin fines de lucro que “cambia lo que significa vivir con diabetes”. Fue amor verdadero. Honestamente, estoy muy orgulloso de pertenecer a esta comunidad. Tan orgulloso, de hecho, que cuando me pidieron ser parte de la Junta de Liderazgo de BT1, dije que sí. Este noviembre, correré 26.2 millas y seré cocapitán del equipo de Beyond Type 1 para el maratón del 2019 de TCS en la Ciudad de Nueva York. Tenemos 30 corredores increíbles con los que me siento muy honrado de correr.

Pero al final de cuentas, estamos corriendo por ustedes, nuestra comunidad. Para los niños y adultos recién diagnosticados, para los padres cansados e inquebrantables que se despiertan continuamente revisando los niveles, para los pioneros con diabetes que nos han precedido y asfaltaron el camino para que estemos donde estamos con nuestra atención. Somos increíblemente afortunados. Solo te pido que si estás dispuesto a contribuir y apoyarnos, sepas que lo recibiremos de cualquier que sea la forma en que lo puedas enviar. Saludos, videos, fotos y definitivamente donaciones, tu dinero nos sirve aquí. Comparte nuestra carrera con tus amigos y recuerda que esta enfermedad no tiene por qué limitarte a ti ni a tus seres queridos. Puede desafiarnos y puede probar nuestro temple, pero al final del día, somos más fuertes y capaces de superar este obstáculo.

¡Todos nosotros tenemos grandes momentos por delante!

-Nate


Nate Checketts está recaudando fondos para Beyond Type 1 a través de Beyond Type Run; su recaudación de fondos marcará una verdadera diferencia en las vidas de quienes viven con diabetes Tipo 1.

Nate Checketts

Nate es el cofundador y Director Ejecutivo de Rhone. Nate fue diagnosticado con diabetes Tipo 1 a la edad de 25 años. Él y su esposa Dayna residen en Connecticut con sus hijos Gabriel, William y Cole. Para ver más de Nate, síguelo en Instagram: @natechecketts