AMAMANTANDO MELLIZOS SIENDO MAMÁ CON DIABETES TIPO 1

2/24/16
ESCRITO POR: MICHELLE S.

No hay límites para lo que las personas en la comunidad de diabetes tipo 1 pueden lograr, y Beyond Type 1 lo celebra todos los días.

Convertirse en madre ha sido una experiencia humilde y ha venido con algunos logros propios. Estos son los que significan más.  Si tuviera que elegir una vez que realmente estuviera viviendo más allá de los límites de la diabetes tipo 1, sería el período de tiempo, hace más de cuatro años, cuando estaba amamantando a mis bebés mellizos. En ese momento, sus “hermanas mayores” tenían 2 y 4 años.

Me diagnosticaron diabetes tipo 1 a los 24 años, y unos cinco años después, me casé con mi esposo, Ben. Queríamos comenzar una familia e inicialmente consideramos la adopción. Había sobrevivido cinco años de una montaña rusa autoinmune, y no queríamos desencadenar ningún nuevo problema de salud. Pero seguí mi corazón y decidí intentar concebir. Tuve la suerte de quedar embarazada de inmediato. El embarazo con diabetes tipo 1 fue mucho trabajo pero también trajo mucha alegría con la primera hija y luego con otras dos años más tarde. Estaba muy contenta de que todo hubiera salido bien al amamantarlas a ambas también. No estoy en contra de la alimentación con fórmula, pero debido a intolerancias lácteas tanto de mi esposo como mías, así como de mis problemas autoinmunes, la lactancia materna fue importante para mí.

Cuando Ben y yo decidimos tener un tercer hijo, recibimos más de lo que esperábamos. Fuimos a un ultrasonido a las 12 semanas y descubrimos que eran mellizos. ¡La idea de amamantar mellizos era intimidante cuando recordaba cuánto trabajo era alimentar a un bebé a la vez! Yo también soy melliza y mi madre había sido muy abierta acerca de lo agotadores que fueron los primeros años. Sabía que muchas cosas sobre tener mellizos sería difícil, pero tenía un objetivo: quería amamantar exclusivamente durante seis meses. Mis dos primeras bebés tuvieron un complemento de fórmula debido al bajo nivel de azúcar en la sangre cuando nacieron y yo esperaba incluso evitar eso con mis mellizos.

Escuché sobre la posibilidad de expresar el calostro (la primera etapa de la leche materna) antes del parto. Esto solo se puede hacer tarde en el embarazo para no provocar el parto demasiado pronto. Un amigo que es un consultor de lactancia proporcionó información valiosa sobre cómo hacerlo (y si estás interesada, por supuesto, consulta a tu equipo médico). En lo que esperaba que fuera mi última semana de embarazo, comencé a expresarme un poco cada noche y luego usé una jeringa para almacenarlo.  Agregué cada jeringa a una bolsa sellada en el congelador. Antes de ir al hospital en trabajo de parto, agarré la bolsa y dejé que comenzara a descongelarse.

Tuve la suerte de dar a luz a dos bebés sanos. ¡William llegó primero y luego Samantha, en posición de nalgas! Cuando las enfermeras revisaron los niveles de azúcar en la sangre de los bebés, recomendaron que se les diera fórmula. Mi hermana, que estaba allí para el parto, junto con mi esposo y partera, sacó las jeringas de calostro dulce para darles a los bebés un complemento de azúcar natural. Estábamos felices de que mi plan funcionara y sus niveles de azúcar en la sangre se estabilizaran durante la primera noche.

Dar de mamar a mellizos fue fácilmente la tarea más extenuante de mi vida. Al principio, los bebés tenían que alimentarse uno a la vez, y debido a que eran pequeños y frágiles, tuve que sostener al bebé contra el pecho. A medida que se fortalecieron, pudieron mamar al mismo tiempo. Usabamos almohadas y mi esposo los ayudaba a ponerse en posición para que cada uno amamantara. Tuve suerte de tener un buen suministro de leche. Lo alenté bombeando y alimentándome cada vez que fuera necesario, pero también me sentía bendecida de que a pesar de los retos que había enfrentado con la diabetes, mi cuerpo estaba sirviendo para mantener a mis bebés. No podría haberlo hecho sin un esposo solidario y comprometido. Necesitaba ayuda con las comidas nocturnas, y en los primeros meses, solo dormíamos unas cuatro horas fragmentadas de cada noche. Cuando dormíamos más de una hora a la vez, era una señal de “progreso”. Mejoró con el tiempo y con la introducción de alimentos sólidos a los seis meses.

Al final, William se destetó primero, después de unos meses de ataques de alimentación y resistencia. Los mellizos se habían vuelto expertos en aplastarse y pellizcarse mutuamente mientras se alimentaban, por lo que ya no los amamantaba juntos. Poco después de que Will dejara de amamantar, Samantha hizo lo mismo.  Ya tenían casi 18 meses en este punto y, aunque me dolió un poco, sabía que habíamos hecho un buen trabajo. Mis días de amamantar habían terminado.

Quizás mi capa de superhéroe no era visible para mis hijos, pero mi esposo y yo nunca olvidaremos lo que logramos en el transcurso de cada día y en las oscuras horas de la noche, entre las horas de sueño y las mediciones de azúcar en la sangre, a veces con cajas de jugo vacías acumulándose en la cabecera. Espero que otras mamás con diabetes tipo 1 que lean esto se sientan alentadas al saber que, a pesar de los retos del momento, los recuerdos de aquellos días ahora brindan una sensación de orgullo y felicidad.


Recursos adicionales:

 

MICHELLE S.

Michelle ha vivido con diabetes tipo 1 desde los 24 años, cuando estaba en la escuela de posgrado estudiando para convertirse en psicóloga. Está casada y tiene cuatro hijos pequeños y tiene una práctica privada en psicología clínica en Ottawa, Canadá, que se especializa en el apoyo a personas con diabetes. Michelle cree que la psicología generalmente es la pieza que falta en el cuidado de la diabetes y habla sobre los retos psicosociales para audiencias en todo Canadá.