CAMPEONES DE NATACIÓN CON DIABETES TIPO 1

7/14/16

Nadar a lo largo de una piscina puede ser una tarea agotadora para cualquier persona. Imagina que eres un niño de 6 años y tienes que acumular el coraje y la fuerza para nadar hasta 20 vueltas al día. Cualquier nadador sabe que para ser excelente en los deportes se necesita fuerza, resistencia, pero más que nada, disciplina. Cuando lo piensas de esta forma, realmente no debe ser ninguna sorpresa que nuestros dos niños que padecen de diabetes tipo 1, Kendall Layous (6 años de edad) y Chase Paterson (6 años de edad), hayan encontrado éxito en el deporte. Cuando digo “nuestros”, me refiero a nuestra hija y al hijo de nuestro mejor amigo. Nos pusimos en contacto con los padres de Chase inmediatamente con una actitud análoga de positivismo hacia la enfermedad. También hemos encontrado que esto definitivamente no los limita.

Kendall, quien fue diagnosticada a los 2 años de edad, y Chase, quien fue diagnosticado justo antes de cumplir los 6 años, son apoyados por familias de mentalidades similares, quienes han elegido abordar el diagnóstico con positivismo y con la noción general de que no hay nada que una persona con diabetes tipo 1 no pueda hacer. Tanto Kendall como Chase son muy activos: Kendall divide su tiempo entre el béisbol, el básquetbol, el flag football (fútbol bandera) y el fútbol. Sin embargo, si te detienes y les preguntas cuál es su deporte favorito, no dudarían en decirte que lo que más les gusta hacer es nadar.

 

A simple vista, la natación podría parecer como un deporte terrible para una persona que intenta manejar la diabetes. ¿Cómo combinas el agua con Dexcoms, bombas y niveles de azúcar que se vienen abajo? Sorprendentemente para Kendall y Chase, entrenar natación todos los días en realidad ha ayudado a regular sus niveles de azúcar en la sangre. Sin duda hay dificultades, como las competencias, donde los nervios y la adrenalina pueden hacer que los niveles de azúcar suban o bajen, pero en los meses de verano donde es época de nadar, las incidencias de los niveles altos son significativa y notablemente mucho menos frecuentes. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para mantener los niveles de azúcar en sangre bajo control, pero lo cierto es que siempre nadan con todas sus fuerzas independientemente de los números.

 
T1D Swimming Champs_7T1D Swimming Champs_6

Kendall usa una bomba de insulina Animus Ping, la cual desconecta cuando entrena y durante sus competencias. Durante los concursos de natación, se conecta entre una carrera y otra para mantener los niveles de insulina tan estables como sea posible. También utiliza un MCG ((medidor continuo de glucosa) marca Dexcom y debido a que pasa tanto tiempo en el agua, asegura su MCG a su bíceps con cinta deportiva para que permanezca en su lugar. Los padres de Kendall portan un receptor Dexcom alrededor de la piscina durante las competencias, lo cual les da una visibilidad en tiempo real en cuanto a sus números, incluso cuando está con sus amigos jugando en una carpa o en formación detrás de los cubos lista para competir.

Chase usa una bomba de insulina OmniPod, lo cual le da la capacidad de recibir insulina de manera continua, incluso durante sus entrenos y competencias. Con el OmniPod, la funcionalidad sin tubos permite que Chase la lleve puesta en logares óptimos como la parte trasera de su brazo, o debajo de su traje de baño en su espalda baja. Al igual que Kendall, Chase envuelve la bomba con cinta deportiva a prueba de agua para asegurarse de que permanezca en su lugar incluso cuando ha estado nadando durante horas. Chase revisa su nivel de azúcar en sangre entre un evento y otro en los concursos de natación, al igual que antes y después de los entrenos. Ha aprendido a prestarle atención especial a lo que come antes de una competencia para asegurarse de mantener sus cifras tan estables como sea posible.

Chase y Kendall nadan para el equipo de natación de los Sycamore Stingrays en Danville, CA. Este es un equipo de natación de 230 nadadores, conformado por chicos que están comprendidos entre los 4 y los 18 años de edad en el condado de Contra Costa, el cual tiene alrededor de 55 equipos de natación y más de 10,000 nadadores. Uno de los mayores logros que un nadador puede alcanzar en nuestra área es calificar para la Competencia de Natación del Condado de Contra Costa. Para calificar, el nadador debe registrar un tiempo menor que ciertos límites de tiempo a fin de ganar una invitación para participar en esta competencia especial.

La competencia del condado es una de las competencias recreativas de natación más prestigiosas en Estados Unidos y se ha estado llevando a cabo durante 56 años; se ha convertido en una plataforma donde compite lo mejor de lo mejor. Aunque es importante ganar una competencia como equipo, la natación sigue siendo un deporte individual. Para cualquier nadador en nuestra área, calificar para la competencia del condado es el logro máximo y para los niños, la oportunidad de ponerse una gorra dorada (lo que significa que has calificado para la competencia del condado) es más emocionante que un listón azul.

Las similitudes del éxito de Chase y Kendall son sorprendentes. En nuestro equipo de natación, Chase y Kendall son los únicos niños con diabetes tipo 1. Ambos tienen 6 años de edad. Son unos de los pocos en toda la liga que han cumplido con el tiempo del condado para calificar para este concurso especial del condado. ¡Ambos incluso calificaron en brazada de espalda! En una época en la que las personas tienden a abordar la diabetes como una enfermedad sin esperanza, nosotros elegimos celebrar su éxito.

Solo darle una mirada a Chase y Kendall con sus gorras doradas ayuda a romper los estigmas relacionados con la diabetes, y estos pequeñines con sus corazones de 6 años ni siquiera se dan cuenta de que sus acciones les están enseñando a todos los que los rodean que alguien con diabetes tipo 1 es perfectamente capaz de vivir una vida normal, y ¡honestamente pueden tener éxito en ella! Así como lo dice Dory en la película Finding Dory, “¡Solo sigue nadando!”. ¡Nos vemos en la piscina!

 

Dos familias, una perspectiva

T1D Swimming Champs_2T1D Swimming Champs_3

Shonda y Brad Layous viven en Danville, California con sus hijas Addison (8) y Kendall (6). Kendall fue diagnosticada con diabetes tipo 1 sólo dos días después de haber cumplido dos años. La familia Layous es muy activa y ha participado en la Caminata JDRF durante 5 años y tanto Brad como Shonda tienen posiciones en la Junta.

Lindsay y Bryan Peterson también viven en Danville, California, con sus tres hijos: Chase (6 ) McKenna ( 5 ) y Samantha ( 2 ). La familia Paterson se trasladó al Área de la Bahía de San Francisco del Sur de California en agosto del año pasado. A medida que los camiones de la mudanza salían de la entrada de la casa, Chase empezó a mostrar síntomas tan severos que lo llevaron al Children’s Hospital Oakland solo para enterarse de su diagnóstico de diabetes tipo 1.


¿Quieres más información sobre el manejo de la diabetes mientras nadas?

Lee:La natación y la diabetes tipo 1 por Petra Vester.