Compara Menos, Vive Más: Presión Social + DT1

5/24/19
ESCRITO POR: Alexi Melvin

 

Estoy segura de que la mayoría de nosotros ya nos hemos dado cuenta a estas alturas de que las redes sociales no son todo sol y arco iris. Puede tener un gran impacto en nuestros egos, en más de una forma. Facebook, Instagram y Twitter en su conjunto son un lobo furtivo con ropa de oveja. Queremos conectarnos con otros compartiendo las cosas que nos hacen felices, y conectarnos con otros en niveles que no habrían sido alcanzables en ninguna otra década anterior.

La ventaja es que podemos compartir la alegría de nuestros amigos y familiares, así como obtener orientación útil sobre varios temas de aquellos que ahora conocemos como “personas influyentes”. En el ámbito de la DT1, he hecho muchos amigos increíbles que dedican sus vidas a dar consejos sobre nutrición, ejercicio y otras herramientas para el manejo de la diabetes a través de las redes sociales. Aunque todos adquirimos mucho conocimiento e inspiración de las demás personas con DT1 de esta manera, el lado más oscuro de las redes sociales puede aparecer , incluso en una comunidad predominantemente de apoyo como la nuestra.

El objetivo de las personas con Tipo 1 que se hacen un nombre en las plataformas de redes sociales es mostrar lo que están haciendo bien, para que podamos seguir su ejemplo. Sin embargo, las publicaciones constantes sobre sus éxitos, ya sea en el manejo de sus niveles de glucosa en la sangre durante la actividad física, la elección de alimentos o los resultados de la A1C, nos crean el hábito de compararnos con los demás.

Si no obtenemos los resultados perfectos que otras personas aparentemente están logrando, casi sin esfuerzo, se vuelve más fácil ver nuestro propio manejo diario como si fuera  un fracaso. Aquí hay algunos consejos que me han funcionado a la hora de luchar contra el instinto natural de compararme con otras personas con DT1 mientras repasaba esas historias diarias de Insta.

Date cuenta de que la “historia” nunca es la historia COMPLETA.

Most people’s human nature is only to share the moments that bring them joy, rather than the moments that cause them any sadness or frustration. Many of us want to keep it to ourselves on those more difficult days in fear or judgment, or only share it with those who are very close to us. So, it makes sense that most people’s Instagram or Facebook posts are going to appear as if they’ve got the perfect life, and the perfect management. Their meals look insanely delicious and miraculously low carb. Their bodies are as chiseled as a marble sculpture in the Met. Their Dexcom graphs are steady as a rock. What I can promise you is that none of these things will ever be a constant for anyone, and things appear very differently at certain angles. Yes, these people also have days where they are struggling to get their blood sugars down from the 200s, and they have days where they eat three donuts and feel bad about how far their stomach hangs over the waistband of their jeans. A lot of these people are not likely to reveal that to you. But hey — some do! And one of those people could be you. Don’t be afraid to vent about the tougher days. Life is a balance. Seek out those people that do want to connect on more levels than solely the Type 1 “wins.” They are out there.

La naturaleza humana de la mayoría de las personas dicta sólo compartir los momentos que les traen alegría, en lugar de los momentos que les causan tristeza o frustración. Muchos de nosotros queremos mantenerlo en nuestros días más difíciles por temor o juicio, o solo compartirlo con aquellos que están muy cerca de nosotros. Por lo tanto, tiene sentido que la mayoría de las publicaciones de Instagram o Facebook de las personas aparezcan como si tuvieran la vida perfecta y un manejo perfecto de su diabetes. Sus comidas se ven increíblemente deliciosas y milagrosamente bajas en carbohidratos. Sus cuerpos son tan cincelados como una escultura de mármol en el Met. Sus gráficos de Dexcom son constantes como una roca. Lo que puedo prometerles es que ninguna de estas cosas será una constante para nadie, y las cosas aparecen de manera muy diferente en ciertos ángulos. Sí, estas personas también tienen días en los que están luchando para bajar sus niveles de azúcar en la sangre a partir de los 200, y tienen días en los que comen tres donas y se sienten mal por lo lejos que cuelga su estómago sobre la cintura de sus pantalones. Es probable que muchas de estas personas no te lo revelen. Pero – ¡algunos lo hacen! Y una de esas personas podrías ser tú. No tengas miedo de desahogarte por los días más difíciles. La vida es un equilibrio. Busca a aquellas personas que desean conectarse en más niveles que únicamente las “victorias” de Tipo 1. Ellos están ahí fuera.

¡Tienen buena intención!

Es importante tener en cuenta, especialmente cuando se trata de “personas influyentes (influencers)”, que su objetivo principal es ayudarnos a aprender y empoderarnos. Están orgullosos de ciertas cosas que han aprendido o logrado, y nunca sabrán con certeza si funcionará o no para otros, pero ciertamente pueden compartir sus experiencias con la esperanza de que así sea. Si hay una figura destacada en las redes sociales por las razones correctas, siempre estarán abiertas a preguntas y / o sugerencias. Si sigues a alguien que crees que podría beneficiarse de compartir algo en particular, o podría estar abordando ciertos temas de otra manera, ¡simplemente hazlo saber! Las redes sociales tienen que ver con la interacción, después de todo.

Recuerda que no todos funcionamos de la misma manera

Nada es infalible. Especialmente cuando se trata de una enfermedad autoinmune. Sí, todos tenemos una cosa en común: nuestros páncreas son inútiles. Pero, el cuerpo humano con todas sus partes móviles es tan extremadamente complejo que nunca podría haber una manera “correcta” de manejar nuestra DT1. El hecho de que un plan de nutrición, una rutina de ejercicios, un modelo de MCG o una bomba versus el MDI funcionen para una persona no significa que vaya a funcionar siempre en tu caso, tu cuerpo y tu estilo de vida. No dejes que lo que hacen los demás dicte tus decisiones. Si es necesario, da un paso gigante hacia atrás y aléjate un poco de las  redes sociales para tener un espacio para explorar y aprender qué será lo mejor para ti.

Está bien no estar de acuerdo con algunas cosas.

Debemos dejar de ser tan rápidos para juzgar a los demás y sus elecciones y creencias. Si la publicación de alguien referente al manejo de la  DT1 no se alinea con la forma en la que manejas la tuya, acepta que a él o ella le ha funcionado y sigue tu camino. ¡Vivir y dejar vivir!

Tú defines tu propio éxito

Cada persona tiene una definición diferente de éxito, y puede ser de muchas formas y tamaños. El hecho de que alguien a quien admiras tenga un determinado objetivo, no siempre significa que debería ser automáticamente importante para ti. El éxito puede ser tan fácil como no tener elevaciones tan drásticas de glucosa en sangre como generalmente te pasa tras el desayuno.  No siempre tiene que ser algo tan grande como una mejora significativa de A1C o salir en primer lugar de una carrera. El éxito con respecto a la DT1  es lo que te hace sentir que has hecho todo lo posible ese mes, semana, día o momento. No muy diferente que nuestros niveles de glucosa en sangre,  todos estamos en un nivel diferente en lo que respecta al manejo de nuestra DT1, y “diferente” no significa “menor que” o “superior a”.

Todo lo que tenemos que hacer para prosperar a través de las redes sociales y en el mundo real, es honrar donde estamos individualmente en cada momento e igualmente honrar los lugares donde están nuestros amigos.


Alexi Melvin

Alexi Melvin es escritora, artista y actriz en el Área de la Bahía. Estudió en la Universidad New School en Manhattan, así como en el Instituto de Cine y Teatro Lee Strasberg. Ha escrito para varias publicaciones, como el San Francisco Chronicle y ha sido colaboradora habitual de Beyond Type 1 durante muchos años. También puedes escuchar su voz en dos películas de Star Wars. Ella ha sido una fiel activista por la concientización sobre la diabetes Tipo 1, la educación y la recaudación de fondos desde que fue diagnosticada en 2003. Ella espera continuar fortaleciendo y ser una voz para aquellos que deciden aceptar la diabetes Tipo 1 como parte de sus vidas, pero al mismo tiempo, no permiten que la definan.