La Preocupación de los Papás:  COVID-19 y Ciclo Escolar

7/1/20
ESCRITO POR: Eugenia Araiza/ Mariana Gómez

 

 

COVID-19 ha traído consigo muchos retos y desafíos a nuestras vidas diarias.  Desde los primeros días hemos adaptado nuevas costumbres para este nuevo normal y claro, esta nueva dinámica y forma de vida incluye a nuestro entorno y con ello a nuestros niños. 

En el caso de los pequeños con diabetes, el entorno escolar por si sólo ya trae consigo retos interesantes que, si bien son resueltos a través del trabajo en equipo y la educación en diabetes son escenarios a los que enfrentarse requiere de cierta preparación.

La nueva normalidad incluye a cuidadores preocupados por el regreso a clases y, aunque esperamos ansiosos ese día, también analizamos los riesgos que eso podría representar en una población a la que se considera, en mucha de la literatura citada como “vulnerable”.

En nuestros grupos y comunidades en América Latina la opinión es similar y vemos con agrado que la comunidad ha puesto manos a la obra y se han familiarizado velozmente con cambios pequeños #BigLittleChanges que ayudarán a frenar la propagación del virus. Sabemos, entre otras cosas que mantener nuestra distancia de los otros es uno de los pilares clave pero… y el regreso a clases?

Nos acercamos a miembros de la Comunidad de Diabetes Tipo 1 donde se dan citas familias de habla hispana para preguntar su opinión. Esto es lo que encontramos.

Sobre volver a clases en Agosto

“Se me hace muy pronto Agosto para clases presenciales, me da miedo honestamente!” nos compartió Esther, quien piensa igual que Francisco quien agregó “en mi opinión no creo que pueda ser posible porque estamos en un punto muy crítico de la pandemia”. 

En países como México, las reglas dependerán del sistema escolar (público o privado) e incluso del estado y región. En algunos colegios habrá tres opciones para el regreso a clases: metodología presencial, en línea o de modo híbrido que supone separar los grupos para evitar que estén varios niños dentro de un salón alternando los días de educación presencial y educación en línea. 

Viridiana, mamá de Zuri nos comenta “Como mamá de Zuri que vive con diabetes Tipo 1, aún no me siento segura de que regrese a la escuela y creo que muchas mamás estamos pasando por lo mismo, la incertidumbre de no saber qué pasará el siguiente ciclo escolar.”

La Sociedad Británica de Pediatría Endocrinólogica y Diabetes indica

  1. Los niños clínicamente extremadamente vulnerables deben permanecer protegidos y no regresar a la escuela, incluso si su grupo de año lo ha hecho.
  2. Los niños clínicamente vulnerables que solo están bajo el cuidado de atención primaria probablemente se beneficiarán de regresar a la escuela cuando su grupo de año lo hace.
  3. Los niños clínicamente vulnerables, que se encuentran bajo atención secundaria o especializada por una afección de salud subyacente, en general, tienen más probabilidades de beneficiarse de regresar a la escuela cuando su grupo de año lo hace. Estas familias pueden necesitar una conversación con sus equipos de tratamiento para equilibrar los riesgos potenciales y cualquier ansiedad familiar.
  4. Todos los demás niños deben asistir a la escuela cuando regrese su grupo de año.

La nueva normalidad y las clases

Entre padres preocupados se comenta que hay tres formas que se están considerando para el regreso a clases: presencial, en línea o de modo híbrido que supone separar los grupos para evitar que estén varios niños dentro de un salón alternando los días de educación presencial y educación en línea.

Marcela nos dice “a nosotros aún no nos dicen nada de cuándo regresarán a clases, en lo personal si me estreso de que mi hijo regrese a la escuela de que vayan a tener las medidas necesarias para evitar contagios, ojalá si lo hagan como se comenta de que unos vayan unos días y otros en línea para irse incorporando poco a poco”. 

Otros como Cloe se han adelantado un poco y han platicado con los directores y encargados de las escuelas  para hacer de su conocimiento la preocupación de la familia con respecto a la diabetes de su hijo, los cuidados y riesgos que implicaría a lo que la educadora respondió “esta es una situación en la que muchos coincidimos pues lo más importante es la salud de nuestros pequeños. Las autoridades han mencionado que podemos tener excepciones en el regreso. No se angustien, llegado el momento podemos explorar opciones, cuentan con todo mi apoyo”. 

En México, el programa Aprende en Casa utilizó cinco medios para la enseñanza, entre ellos, los Libros de Texto Gratuitos en formato digital e impreso, cuyos contenidos fueron la base de todos los aprendizajes esperados y programas difundidos en diversos medios electrónicos entre ellos además canales de televisión de paga y abierta, radio y materiales impresos y electrónicos. 

Las condiciones de los padres

Cuando se les preguntó sobre los requisitos que pedirían como papás para enviar a sus hijos a la escuela Yahaira indicó que “No pondría ninguno porque en este momento pienso que si es presencial no va a la escuela” mientras que Mónica pide “supervisar que no haya contacto entre los alumnos, tener muy clara la distancia”. 

Al parecer todo esto es una gran incertidumbre ya que falta comunicación asertiva en muchos de nuestros países por parte de las autoridades educativas y, como dice Adriana “me gustaría conocer todas las medidas que se tomarían en el regreso” pero hasta ahora no hay nada claro para que los papás y también los niños y adolescentes con diabetes puedan sentarse, pensar y tomar decisiones claras para dar seguridad y tranquilidad tanto a ellos como papás así como a los niños.”

Gaby, como muchos otros participantes nos ayudó a recordar que preferiría un sistema híbrido ya que “en lo personal, creo que a mi hija le afectaría seguir más tiempo en casa, está en una edad que tiende a deprimirse, a desvelarse platicando con los amigos que no ha visto en meses. Ahora le toca ir a una nueva escuela, le vendría bien no pasar tanto tiempo en casa, con sus debidos cuidados acudir a la escuela”

La opinión de los niños y adolescentes que viven con diabetes sobre su regreso a clases. 

Fer nos dice que ella desea regresar y que “tendría que tener siempre su cubre bocas, llevar su gel antibacterial, no abrazaría a sus amigos y mantendría su distancia”. Ian ya quiere regresar y se le hace muy difícil a Mónica, su mamá no mandarlo, lo mismo sucede con Damián quien quiere regresar a la escuela con sus amigos. Sin embargo Matteo tiene claro que no quiere regresar.

Zuri quien tiene 10 años nos comenta “tengo mucho miedo, si me contagio y mi diabetes se complica.” Pablo de 11 años dice: “yo no voy hasta que exista una vacuna” Mali, a sus  13 años y es la que muestra más preocupación en el tema y dice tener miedo solo por el hecho de pensar que estará rodeada de niños y maestros.

Las posturas oficiales

Tristemente a la fecha de publicación de este artículo no hemos encontrado información de autoridades escolares o sociedades médicas en nuestros países en América Latina. 

Sin embargo, el 20 de mayo fue publicada la Postura Oficial de la Asociación de Clínicos de Diabetes en Población Pediátrica (ADC, por sus siglas en inglés en el Reino Unido) se hace énfasis sobre la falta de evidencia que sugiera que los niños con diabetes son más vulnerables que otros niños a contraer el virus y se hace un llamado a los padres de los menores con diabetes a reforzar medidas como el lavado de manos y el distanciamiento social.  

En principio, se lee en este documento, los niños con diabetes pueden regresar al entorno escolar siempre y cuando se tomen medidas protectoras en el entorno escolar. De acuerdo con los documentos los padres deberán considerar si los pequeños serán capaces de mantener la distancia con sus compañeros y si alguien en casa tendrá mayor riesgo de contraer el virus. Además, hay otros factores que se invita a tomar en cuenta. ¿Somos los padres capaces de proveer educación de calidad desde casa? ¿Este distanciamiento tendrá alguna consecuencia negativa en su desarrollo y bienestar emocional? 

Algunos protocolos de seguridad que se implementarán en diferentes países que quizá puedas platicar con tus autoridades educativas si eres cuidador de un niño o niña con diabetes.

  • Colocación de estudiantes en cohortes: los alumnos asistirán por grupos a la escuela o cohortes
  • Los estudiantes no se mezclarán con otros estudiantes fuera de su cohorte.
  • Se llevará a cabo un control de temperatura todos los días antes de que los estudiantes ingresen a las instalaciones
  • Todo el personal usará protectores faciales
  • Los estudiantes tendrán muchas oportunidades para lavarse las manos diariamente.
  • Se trabajará en la creación de estaciones de lavado de manos alrededor de las instalaciones
  • Los estudiantes no compartirán suministros y materiales
  • Los estudiantes estarán sentados a una distancia segura el uno del otro.
  • A los maestros se les proporcionarán materiales de limpieza seguros para los estudiantes, para limpiar durante todo el día. 

Algunas conclusiones

Viridiana García, mamá de Zuri quizá representó lo que muchas pensábamos y no podíamos escribir “Pienso que en estos momentos no existe nada más importante que la salud de nuestros niños, y si ponemos en una balanza; la salud y educación de nuestros niños, pesa más el lado de la salud. Recordemos que nada es para siempre, y este momentos de crisis tarde o temprano  pasará y ya tendremos tiempo para recuperarnos en todos los aspectos.”

Mientras todo eso pasa por las mentes de los papás surge una pregunta ¿hasta cuándo los vamos a poder mantener fuera de la nueva normalidad?

(Agradecemos a Viridiana García, mamá de Zuri por compartir con nosotros los protocolos de su escuela)

Sobre los autores

Eugenia Araiza Eugenia es Licenciada en Nutrición especializada en Diabetes y Educadora en Diabetes. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 hace 25 años, es creadora de Healthy Diabetes. Disfruta mucho estudiar y ayudar a otros en el manejo de sus diferentes tipos de diabetes. Ama el estudio, el manejo de la diabetes Tipo 1 y la nutrición. Disfruta escribir especialmente sobre el impacto de la diabetes en su vida. Vive rodeada de amor en una familia compuesta por Luis Felipe, quien vive con diabetes tipo LADA y su hijo adolescente Índigo.

Mariana Gómez Mariana es Licenciada en Psicología y Educadora en Diabetes. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en el verano de 1985. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros y temas relacionados con la vida con diabetes y salud emocional. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012 y hoy en día es Gerente de Proyectos en Beyond Type 1 en Español. Es mamá de un adolescente.


Para más información sobre lo que puedes hacer para protegerte y proteger a los demás, visita coronavirusdiabetes.org y comparte los #BigLittleChanges (#PequeñosGrandesCambios) que estés haciendo.

Para leer más sobre Covid19 consulta nuestra biblioteca de recursos sobre el tema haciendo click aquí