Nueva evidencia muestra la importancia vital de la detección temprana de DT1 en niños

2/13/20
ESCRITO POR: Lala Jackson

 

 

En los Estados Unidos, aproximadamente el 60 % de los niños tienen CAD cuando se les diagnostica diabetes Tipo 1. Sin los métodos de detección, los síntomas de la diabetes Tipo 1 con frecuencia se confunden con los síntomas de la gripe, por lo que Beyond Type 1 ha estado trabajando para aumentar la concientización de la condición médica y sus signos de advertencia. 

Desde 2015, poco más de 90,000 niños de dos a cinco años en el sureste de Alemania han sido examinados para detectar el posible desarrollo de diabetes Tipo 1 mediante la medición de autoanticuerpos de islotes durante las visitas de rutina de atención primaria. Al realizar los exámenes de esta manera, el sistema de salud local pudo reducir la prevalencia de cetoacidosis diabética (CAD) de un 20 % en todo el país en niños recién diagnosticados, a menos del 5 %. 

La CAD es causada por la falta de insulina, la hormona que convierte los alimentos en combustible en el cuerpo. Sin insulina, el sistema de una persona comienza a apagarse por falta de combustible y el cuerpo comienza a producir un exceso de ácidos sanguíneos (cetonas). Si bien se puede tratar si se detecta, sin tratamiento, la CAD es potencialmente mortal. La mejor manera de prevenir la CAD en el momento del diagnóstico es monitorear a las personas que corren el riesgo de desarrollar diabetes Tipo 1, asegurando que la enfermedad se detecte antes de que el cuerpo produzca muy poca insulina para mantenerse. 

Los resultados del estudio alemán Fr1da fueron publicados recientemente en la revista Journal of the American Medical Association. En el transcurso del estudio, 280 niños de los más de 90 mil examinados (0,31 %) tuvieron dos o más autoanticuerpos de islotes, lo que indica un mayor riesgo de desarrollar diabetes Tipo 1. A las familias de esos niños se les ofreció educación sobre la diabetes, exámenes de detección de estresores físicos y psicológicos asociados con el diagnóstico y un mayor seguimiento médico para controlar la progresión a la diabetes Tipo 1 clínica.

De los 280 niños con dos o más autoanticuerpos de islotes, 62 niños (aproximadamente una cuarta parte) desarrollaron diabetes Tipo 1 al concluir el estudio de cuatro años en 2019. De ellos, solo dos tenían cetoacidosis diabética leve o moderada en el momento del diagnóstico. 

La próxima iteración del estudio, llamada Fr1da-plus, agregará exámenes de detección para niños de 9 y 10 años, y realizará un análisis de costo a beneficio del examen para la población general. El objetivo es agregar la detección de autoanticuerpos de islotes al estándar de atención de salud pública en Alemania, con la esperanza de ser un ejemplo para la comunidad internacional de la salud. Al hacerlo, menos personas tendrán CAD antes de un diagnóstico de diabetes Tipo 1, lo que aumenta la seguridad a corto plazo y al mismo tiempo minimiza las complicaciones a largo plazo.

La detección de autoanticuerpos en los islotes también ayuda a los investigadores a comprender mejor la variedad de factores genéticos y ambientales que llevan al desarrollo de diabetes Tipo 1, lo que con el tiempo puede llevar a desarrollar métodos para retrasar o prevenir la diabetes Tipo 1 por completo. 

Para encontrar este y otros estudios similares, visita JAMANetwork.com.


Lee junto con nosotros una historia que habla sobre la importancia de la detección temprana de la diabetes Tipo 1  Un mal diagnóstico que dejó a mi hijo con CAD y luchando por su vida

 

Lala Jackson

Lala juró no trabajar nunca en el espacio de diabetes Tipo 1 por temor a hacer que la diabetes fuera más del 100% de su vida (habiendo sido diagnosticada a los 10 años), y luego terminó haciéndolo de todos modos. Tener un impacto en la vida de otras personas con diabetes Tipo 1 era demasiado importante como para mantenerse alejada. Como profesional de comunicaciones estratégicas durante la última década, trabajó en organizaciones sin fines de lucro y trabajó para JDRF durante cuatro años antes de unirse al equipo Beyond Type 1. Su papel incluye ayudar a fomentar y cultivar la Alianza entre JDRF – Beyond Type 1. Lala es un poco nómada, creció principalmente entre Hawái y el estado de Washington y se graduó de la Universidad de Miami en Florida con un título en comunicaciones enfocado en publicidad. Es una autora de historias de no- ficción publicada y actualmente está tratando de aprender a escribir ficción. Por lo general, puedes encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa.