¿No te gustan las matemáticas? Consejos para manejar la diabetes con menos números 


 

Nota del editor: este contenido se publicó originalmente en OnTrack Diabetes, adquirido por EndocrineWeb.


Gramos de carbohidratos. Proporciones de insulina. Tasas basales. Factores de corrección. Bolos a la hora de la comida. La diabetes es mucho más que administrarte insulina y llevar una dieta saludable. He vivido con diabetes desde 1999 y puedo decirles que las inyecciones no son en realidad la parte más difícil de vivir con diabetes Tipo 1. (¡Después de unas semanas, las agujas no son gran cosa!) Si me preguntas, la parte más difícil es el acto de hacer malabarismos con la insulina, la comida y la actividad y eso, desafortunadamente para personas como yo que nunca han sido buenas en matemáticas, es un juego de números.

Pero si las matemáticas nunca te resultaron fáciles, ¿significa que nunca podrás alcanzar niveles saludables de glucosa en sangre? ¡Para nada! Afortunadamente, hay muchas formas de vivir la vida diaria con diabetes, ¡y una de ellas en realidad implica muy pocas matemáticas!

¿Por qué las matemáticas de la diabetes son tan complicadas y estresantes?

Carbohidratos. Proteína. Grasa. Ejercicio. Estrés. Hormonas de crecimiento. Ciclos menstruales. Etapas de crecimiento. Resfriados y fiebres cotidianos. Pérdida de peso. Aumento de peso. Incluso una taza pequeña de café negro puede elevar el nivel de glucosa en sangre (¡aunque no para todos!) a pesar de que no contiene carbohidratos.

A veces, contar los gramos exactos de carbohidratos y calcular tu dosis según la proporción de insulina a carbohidratos que tu médico te recetó en tu última cita funcionará maravillosamente para mantener tu nivel de glucosa en sangre en tu rango objetivo después de comer.

Pero hay comidas como la pizza o la comida china o la lasaña o el pastel con glaseado de crema de mantequilla, donde saber la cantidad exacta de carbohidratos es casi inútil porque la cantidad intensa de grasa combinada con todos esos carbohidratos tiene un impacto tan grave en la rapidez (o la lentitud, como se dé el caso) con que la comida se digiere, que necesitas cantidades gigantescas de insulina distribuida en el transcurso de horas para mantener tu nivel de glucosa en sangre dentro del rango. O incluso cerca del rango que esperas.

Cuando se trata de preparar tus niveles de glucosa en sangre para el ejercicio agregando carbohidratos o reduciendo la insulina, el tipo de ejercicio que harás (anaeróbico o aeróbico), por cuánto tiempo lo harás e incluso a qué hora del día lo haces puede afectar la ecuación.

Hay muchas cosas sobre la diabetes que son complicadas e implican números que pueden hacer que una persona que odia las matemáticas como yo se sienta muy frustrada.

Es posible lidiar menos con las matemáticas

Los expertos dicen que el secreto del éxito es desarrollar tu propio enfoque para entender cómo se dosifica la insulina para las diferentes comidas. En otras palabras, debes conocer tu diabetes y la manera en que la comida y el ejercicio la afectan.

“Esto es muy específico para cada persona. Ayudar a desarrollar gráficos basados ​​en las proporciones de insulina a carbohidratos puede brindarles a las personas una sensación de alivio [para los que tienen un diagnóstico reciente], ya que hace más cosas como una escala móvil”, explica Nicole M. Bereolos, PhD, máster en Salud Pública, psicóloga clínica y educadora certificada en diabetes. La Dra. Bereolos también ha vivido con diabetes Tipo 1 desde 1992.

La “escala móvil” es un método anticuado y obsoleto para el conteo de carbohidratos que se usaba antes de que se inventaran las bombas de insulina y las insulinas basales.

Al principio de tu diagnóstico, el conteo de carbohidratos y la escala móvil pueden ser muy útiles a medida que aprendes más sobre el impacto de diferentes alimentos en tu nivel de glucosa en sangre. Pero muchas personas notan que es limitado con las comidas más complicadas.

El método de escala móvil agrupa las cantidades de carbohidratos en 15 gramos. Cada 15 gramos se considera “1 carbohidrato”. Cuando se receta insulina NPH, que rara vez se usa en la actualidad porque alcanza un pico significativo cada pocas horas, se requiere que el paciente ingiera “3 carbohidratos” o “5 carbohidratos” según su dosis y necesidades calóricas. Esencialmente, tenías que alimentar la insulina.

Afortunadamente, hoy en día, la insulina y la tecnología más nuevas te permiten elegir qué y cuándo quieres comer, y dosificar tu insulina de manera adecuada. Pero como se mencionó, determinar cuánta insulina dosificar es un proceso muy personal.

Algunos otros consejos para comenzar:

  • Muestra tu trabajo para ayudarte a ver la conexión: “Escribirlo todo, como mostrar tu trabajo en un problema de matemáticas, puede ayudar a aquellos que aprenden visualmente”, dice la Dra. Bereolos. Pero también puedes omitir las matemáticas en curso por completo, haciendo hojas de referencia o tomando fotografías.
  • Deja que la cámara de tu teléfono celular sea una ayuda visual: si comes el mismo almuerzo todos los días, toma una foto de esa comida en tu teléfono y escribe (con la opción “editar” de la foto) la cantidad de carbohidratos junto con la dosis de insulina que te administrarías asumiendo que tu nivel de glucosa en sangre está dentro del rango en el momento de comer. Esto te permite simplemente abrir el álbum de fotos “Comidas” en tu teléfono y recordar rápidamente cuánta insulina necesitas.

Desafortunadamente, no siempre es así de simple porque si tu nivel de glucosa en sangre antes del almuerzo, por ejemplo, es más alto de lo ideal ese día, es probable que también debas agregar una dosis de factor de corrección. De nuevo, más matemáticas. Pero una vez que se determina un factor de corrección preciso, las matemáticas pueden ser simples. Si una unidad reduce tu nivel de glucosa en sangre por 30 puntos y tu nivel de glucosa en sangre antes del almuerzo es de 200 mg/dL, es probable que agregues al menos 2 o 3 unidades de insulina a tu dosis de insulina para el almuerzo. (30 x 3 = 90 mg/dL. 200 mg/dL – 90 = 110 mg/dL.)

  • Las fotos pueden ayudar a que salir a cenar sea más fácil: si tienes un restaurante favorito, tomar una foto de la comida y anotar la cantidad de insulina que te administraste para ella es una manera fácil de manejar las comidas fuera de casa. Por supuesto, también debes tomar nota varias horas después de esa comida para determinar si la dosis estimada de insulina en realidad mantuvo tu nivel de glucosa en sangre en el rango objetivo.
  • Haz una tabla de referencia rápida para los alimentos que consumes con frecuencia: especialmente en los primeros meses del manejo de la diabetes, tener una hoja de papel larga pegada al refrigerador con notas simples como, “manzana = 2 unidades” y “1 taza de espagueti = 4 unidades”. basado en tus cálculos originales. Desarrollar una comprensión sólida de la cantidad de insulina necesaria para tus elecciones de comidas consistentes te ayudará a hacer mejores estimaciones para las comidas que no vienen con un recuento de carbohidratos fácil de calcular.
  • Comprende el impacto de la alimentación baja en carbohidratos: para aquellos comprometidos a las dietas bajas en carbohidratos, el conteo de carbohidratos se convierte en un concepto muy diferente porque, en cambio, notarás que necesitas más bolo para las proteínas. El cuerpo necesita insulina, incluso con una dieta baja en carbohidratos, pero simplemente necesita menos. Cuando cambias la papa por la coliflor, de repente te ves en la necesidad de contrarrestar el pollo en tu plato con insulina porque tu cuerpo va a producir algo de glucosa a partir de parte de esa proteína. De nuevo, esto se reduce a una gran cantidad de autoestudio.

El enfoque sin matemáticas

“No presto atención a las matemáticas de la diabetes”, explica el padre de una niña con diabetes, Scott Benner del podcast Juicebox. La hija de Scott, Arden, fue diagnosticada con diabetes tipo 1 cuando tenía dos años. Hoy en día, es una joven brillante y saludable de 15 años con un A1c por debajo de 6.0 y muy pocos niveles bajos de glucosa en sangre, algo que la mayoría de los niños y adolescentes tendrían grandes dificultades para lograr por sí mismos. (Arden ahora usa una bomba de insulina de circuito cerrado que ayuda a mantener un manejo más estricto de la glucosa en sangre).

“Dejé de pensar en los números y me volví audaz con la insulina”, dice Scott, quien sabe que la mayoría de los padres probablemente se inclinan por administrar menos insulina, no más, para evitar el riesgo de niveles bajos de glucosa en sangre.

Algunos podrían opinar que el enfoque de la familia Benner es inusual, pero claramente funciona para este equipo de padre e hija del manejo de la diabetes tipo 1. No hacen un solo cálculo matemático. En cambio, desarrolla tu propia “intuición” de cuánta insulina es necesaria basándote en los datos de un MCG (monitor continuo de glucosa) o en los resultados frecuentes de glucosa en sangre con tu medidor de glucosa.

Scott y su hija trabajan en equipo, enviándose mensajes de texto durante el día para determinar cuánta insulina necesita, basándose completamente en los datos de su MCG y conjeturas fundamentadas sobre los alimentos que está a punto de consumir.

“Opino que la idea de las matemáticas de la diabetes es un concepto engorroso y anticuado que intenta y no logra poner una enfermedad descabellada en una bonita caja”, explica Scott, quien es un padre que se queda en casa a tiempo completo. Él y su esposa decidieron desde el principio que sería mejor que uno de los padres se dedicara al manejo diario de la diabetes de Arden para evitar tener “demasiados cocineros en la cocina”, por así decirlo.

Superando el miedo a la insulina

Al comienzo del diagnóstico de Arden, los Benner utilizaban las matemáticas tradicionales de la diabetes, pero finalmente se dieron cuenta de que creaba demasiada ansiedad.

“Hubo un tiempo en que probé las matemáticas y me volvieron loco. Los niveles de A1c de Arden eran altos, su variabilidad estaba muy desordenada y se sentía fatal”, dice Scott. “Hoy, el A1c de Arden ha estado entre 5.6 y 6.2 durante más de cuatro años. ¿Cómo lo hice? Dejé de pensar en los números. Perdí el miedo y me volví audaz con la insulina. Eso es todo”.

Scott se refiere al temor común que tienen tanto los padres de niños con diabetes tipo 1 como los adultos con diabetes a administrar demasiada insulina. Tener miedo a los niveles bajos de glucosa en sangre lleva, obviamente, a permitir que tus niveles de glucosa en sangre aumenten.

Si bien ese miedo puede ser bastante válido para muchos, como alguien que ya no siente los síntomas de un nivel bajo de glucosa en sangre o alguien que ha experimentado una convulsión por hipoglucemia y, como resultado, tiene problemas de ansiedad, incluso un ligero aumento de la insulina basal puede generar niveles bajos de glucosa en sangre sin hipoglucemia regular.

“Debes crear un tira y afloja en el que ninguna de las partes gane. Eso solo es posible si comprendes la insulina y cómo funciona en tu cuerpo”.

La filosofía personal de Scott en pocas palabras:

  • Haz el trabajo para comprender mejor cómo funciona la insulina en tu cuerpo simplemente observando y aprendiendo.
  • Deja de tener miedo e ir a la segura, deja de equivocarte por ser demasiado cauteloso cuando ya has visto que no funciona.
  • Luego, sé valiente. Adminístrate un prebolo insulina (es decir: adminístrate insulina unos 10 minutos antes de una comida básica).
  • Ajusta tus índices basales si no están funcionando.
  • Ataca con cuidado los niveles de glucosa en sangre constantemente altos con ajustes de insulina.
  • No trates en exceso los niveles bajos de glucosa en sangre.
  • “Ah, y debes redefinir lo que significa bajo. Deja de tratar un 120 mg/dL como un nivel bajo de glucosa en sangre. Mientras tú le dices a tu hijo que coma carbohidratos para tratar un nivel de glucosa en sangre de 120 mg/dL, yo le doy a Arden más insulina basal para reducir su nivel de glucosa en sangre”.

Cuando demasiados datos te vuelven loco

El enfoque de Scott para manejar la insulina de su hija no es diferente a la intensidad requerida para mantener niveles saludables de glucosa en sangre durante el embarazo en una mujer con diabetes tipo 1. Es un reflejo constante de los datos de glucosa en sangre a los que tienes acceso por medio del glucómetro y el MCG. Una gran parte del éxito en el embarazo se reduce a la voluntad de hacer pequeños ajustes en tus propias dosis de insulina en lugar de esperar la próxima cita con el médico y permitir que tu médico adivine rápidamente después de una plática de 15 minutos.

“Si tu nivel de glucosa en sangre es alto, te has administrado la insulina en el momento incorrecto, has calculado mal tu insulina o una combinación de las dos. Usa más”, dice Scott con firmeza. “Si tu nivel de glucosa en sangre es bajo, te has administrado la insulina en el momento incorrecto o has calculado mal tu insulina o una combinación de las dos. Usa menos”.

Para algunos, este grado de micromanejo simplemente no es posible: ambos padres pueden estar trabajando a tiempo completo, o tú eres el adulto con diabetes Tipo 1 y uno solo puede mantener ese grado de micromanejo durante un tiempo.

A medida que Arden crezca y se vaya de casa para ir a la universidad y a su vida adulta en evolución, Scott inevitablemente tendrá darle su espacio y dejar que desarrolle su propio enfoque, que probablemente será en parte lo que su padre le ha enseñado y en parte lo que necesita hacer para encontrar una intensidad de micromanejo que pueda sostener por sí misma.

En cualquier caso, el punto de Scott es simple: crea tu propia comprensión de tu propia diabetes. Si bien en realidad no cuenta los carbohidratos, observa y estudia mucho. Identifica patrones y toma medidas, en lugar de levantar las manos al aire y decir: “Los niveles elevados de glucosa en sangre son solo parte de la vida con diabetes para un niño”.

Si un A1c de 5.8 es demasiado intenso para ti o tu hijo, eso no significa que se pueda aplicar parte de la filosofía de Scott mientras se procura lograr un A1c de 6.5 o 7.0 por ciento. El objetivo general es el mismo: mejorar los niveles de glucosa en sangre para la salud a largo plazo.

Mi enfoque personal

Como alguien que apenas aprobó ninguna de mis clases de matemáticas cuando era niña, me río de mi sorprendente habilidad para manejar las “matemáticas de la diabetes” con éxito hoy, pero lo que estoy haciendo a diario no es realmente matemática. Comenzó con las matemáticas, con el fin de aprender los conceptos básicos de insulina comparados con la comida y el ejercicio, pero similar al enfoque de Scott para su hija, la mayoría de mis dosis de insulina se reducen a una suposición fundamentada para esa comida.

Ese “sentido” proviene de muchos años de observación y aprendizaje. No solo me administro la insulina y espero lo mejor. Me aplico la insulina y observo lo que pasa. Si el nivel es alto o bajo después de esa comida o ese ejercicio, sé que debo ajustar un poco mi enfoque la próxima vez. Comenzó con las matemáticas, pero evolucionó a la vida real, donde los conteos de carbohidratos simplemente no siempre cuadran.

Aunque el filete y el brócoli no contienen más de 10 gramos de carbohidratos, sé por experiencia que necesito al menos 2 unidades de insulina para esa comida.

Compartir un costillar con mi amigo es una comida muy baja en carbohidratos, pero sé por experiencia que la gran cantidad de grasas y proteínas significa que necesitaré al menos de 3 a 4 unidades de insulina, y generalmente después de que termine la comida debido a que las proteínas y las grasas se digieren mucho más lentamente en comparación con los carbohidratos.

En este momento de mi vida, el micromanejo extremo que apliqué durante el embarazo no es práctico porque soy madre a tiempo completo de 2 niños pequeños, solo me siento segura pasando el rato con un nivel de glucosa en sangre de 70 mg/dL si estoy en ayunas y, por lo tanto, no tengo insulina de acción rápida a bordo que podría provocar un nivel bajo de glucosa en sangre.

Cuando como muy bajo en carbohidratos (menos de 50 gramos por día), es fácil manejar los niveles de glucosa en sangre alrededor de 70 a 100 mg/dL sin temor a la hipoglucemia porque cada dosis de insulina es muy pequeña.

Cuando como más carbohidratos, simplemente tengo que hacer estimaciones mucho más cuidadosas y medir mi nivel de glucosa en sangre con más frecuencia para detectar los niveles altos y aprender gradualmente cuánta insulina necesito para esas comidas.

Es matemática, en cierto modo, pero no sumo cosas con una calculadora porque he vivido con diabetes tipo 1 durante 20 años, y sé que las galletas y los cupcakes con alto contenido de grasa y azúcar tienen impacto en mis niveles de glucosa en sangre mucho más de lo que implica su recuento de carbohidratos.

Cuando demasiada tecnología es algo malo

Además del consejo de Scott sobre no tener miedo al nivel bajo promedio de glucosa en sangre, especialmente en tu hijo, la Dra. Bereolos cree firmemente que es crucial que los niños y los adultos aprendan cómo se siente la hipoglucemia.

“Hay algunos niños que no saben cómo se siente un nivel alto o bajo, y creo que, en sí mismo, puede ser peligroso. Descansar de la tecnología (bombas de insulina y MCG) puede ser increíblemente útil”, explica.

“Terminé sufriendo CAD (cetoacidosis diabética) en un avión de Tokio a Washington, DC debido a un mal funcionamiento de la bomba. Pero pude mantener la calma porque sabía lo que estaba pasando. Desafortunadamente, no tenía una jeringa”.

Si tu vida con el manejo de la diabetes gira en torno a toda la tecnología pensando por ti (y ni siquiera recuerdas cómo contar los carbohidratos o cómo determinar tu propia dosis de insulina), podría ser el momento de tomarte unas breves vacaciones de la bomba.

Esto también plantea el problema siempre común de asumir que la información programada en tu bomba de insulina es precisa. La insulina necesita cambios a lo largo de la vida, incluso en la niñez. Crecer significa aumentar las hormonas, hacerse más alto, aumentar la masa muscular y más actividad.

Incluso los adultos verán que su dosis de insulina de fondo cambia con el tiempo. Si tus niveles de glucosa en sangre no son los que quisieras, es hora de analizar con más atención la configuración de tu bomba de insulina o las dosis recetadas para las inyecciones diarias y hacer ajustes, ya sea que recibas ayuda de tu equipo de atención médica para la diabetes o no.

Si no tienes una copia de Think Like a Pancreas (Piensa como un páncreas) de Gary Scheiner, consíguela ahora. Es una herramienta esencial para el manejo de la diabetes que te enseñará a evaluar la precisión de tus propias dosis de insulina.

Separar la sabiduría: encuentra el enfoque que funcione para ti

Habrá momentos en la vida en los que el manejo intenso de la diabetes simplemente no encaja, debido a eventos importantes de la vida como un divorcio o una muerte. O cuando acabas de dar a luz a tu primer hijo y tienes una criatura completamente nueva que exige un micromanejo constante. O cuando tu adolescente se va a la universidad y todo sobre la vida (incluyendo lo que come) cambia repentinamente de la noche a la mañana.

A veces, la diabetes tiene que pasar a un segundo plano, lo que puede significar que los niveles de glucosa en sangre suban un poco para poder sobrellevar la vida, y eso está bien. Pero si estás enfocado en mejorar los niveles de glucosa en sangre y en cómo manejas tus “cálculos matemáticos de la diabetes” a diario, es esencial que crees tu propio estilo.

“Se necesita mucha práctica”, enfatiza la Dra. Bereolos. “Y una educación estándar con tu CDE (ahora llamado CDCES – Especialista certificado en educación y cuidado de la diabetes, por sus siglas en inglés), que generalmente es de 1 hora, no será suficiente. Es como cualquier habilidad nueva: la práctica te hace mejorar”.

ESCRITO POR Ginger Vieira , PUBLICADO 11/12/21, UPDATED 11/12/21

Ginger Vieira es una autora y escritora que vive con diabetes Tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluidos "When I Go Low" (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), "Pregnancy with Type 1 Diabetes" (El embarazo con diabetes Tipo 1) y "Dealing with Diabetes Burnout" (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Ginger también ha escrito para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.