Elle y Coach — Cómo un perro de alerta diabética cambió la vida de mi hija

3/28/16
ESCRITO POR: Stefany Shaheen

Nunca olvidaré cuando escuché la voz de mi hija, como que hervía de emoción y anticipación por el teléfono. Elle me estaba llamando desde Concordia, Kansas, después de dos días de haber conocido a quien describió como su “nuevo mejor amigo”, un labrador amarillo llamado Coach.

Yo no tenía idea de lo que podía esperar de este viaje que inició hace casi dos años  cuando decidimos darnos una oportunidad de incorporar un perro de servicio a la vida de Elle. En los días y las noches  de confusión que siguieron al diagnóstico de Elle en el fin de semana de Acción de Gracias cuando tenía 8 años, con frecuencia escuchamos que la vida iba a mejorar dramáticamente dentro de cinco años. Nos dijeron que una cura estaba “a la vuelta de la esquina” y que nuestra meta era ayudar a Elle para que se mantuviera lo más  saludable posible para que fuera capaz de aprovechar estos nuevos tratamientos anticipadamente. Los años pasaron.

Elle participó en numerosas pruebas clínicas de investigación, incluyendo la prueba del páncreas biónico. Probó diferentes medidores de glucosa en la sangre, se cambió de las inyecciones a una bomba de insulina y nuevamente regresó a las inyecciones. Cuando probamos un monitor continuo de glucosa, de generación temprana, el cual no cumplió con las promesas que nos habían dicho, Elle se frustró y estábamos desesperados por encontrar una forma de mejorar su vida mejor.

Créeme cuando te digo que no creía que un perro podría hacer alguna diferencia.  Cuando vi un perro de asistencia para diabéticos en acción, estaba intrigada y muy escéptica. Parecía factible, pero no algo que podría funcionar para nuestra familia. Pensé en todas las razones por las cuales no funcionaría para nosotros. El gasto. Aunque nuestra segunda hija era una amante de los animales, Elle tuvo una mala experiencia con un perro no muy amistoso cuando era muy pequeña. ¿Cómo podría funcionar? El gasto. El tiempo. La responsabilidad. El gasto.

Una forma de ayudar a Elle para que sobrellevara la monotonía de la naturaleza crónica de la diabetes fue encontrar cosas que la emocionaran y en las que se mantuviera enfocada; algo diferente a la molestia diaria de las revisiones de azúcar en la sangre y las estimaciones de carbohidratos y todo lo referente a los niveles altos y bajos. Mientras esperábamos por el monitor continuo de glucosa de la siguiente generación, traté de dejar a un lado mis dudas para que pudiéramos abordar el tema de hacer la prueba con un perro de asistencia para diabéticos.

Cuando encontramos a CARES, Inc., realmente pareció algo nuevo que podríamos intentar. Para los principiantes, CARES mantiene el precio mucho más bajo que la mayoría de los programas de entrenamiento ya que el entrenamiento básico lo trabaja conjuntamente con un establecimiento correccional. Esta sociedad significa que los reclusos son capacitados para brindar todo el entrenamiento básico a los perros y este ahorro en los costos beneficia a las familias. Por ejemplo, los costos para un perro de alerta médica pueden estar en un rango de $10,000 a $20,000, pero a CARES le pagamos $2,500 por Coach. CARES también garantiza la ubicación del perro si por alguna razón la relación con él no funciona; entonces dicha organización se lleva el animal y lo ubica con otra familia. Nos aseguraron desde el principio que el perro se convertiría en parte de nuestro “paquete” familiar aunque estaría trabajando para Elle.

Al tomar la decisión de probar un perro de asistencia para diabéticos, honestamente no aprecié o entendí lo que significaría para Elle tener un perro de asistencia todo el tiempo. Ingenuamente imaginé que dependeríamos de él durante la noche cuando ella estuviera dormida. Fue por teléfono que ese día escuché por primera vez cómo esta relación iba a cambiar la realidad de Elle.

Tamara Trione_2

Ella muy entusiasmada me explicó que yo necesitaría llamar al director de su escuela intermedia y asegurarme de que estaría bien que llevara a Coach a la escuela el siguiente lunes y todos los días a partir de entonces. Me sorprendí al escuchar que éste era el plan y  aún más sorprendida de que ella estuviera cómoda con el mismo. Elle no se identifica a sí misma como diabética. Te diría que ella es una chica de teatro que casualmente tiene ojos azules, hoyuelos y diabetes tipo uno. ¿Cómo afectaría su sentido de sí misma el hecho de caminar por los pasillos de la escuela intermedia y, muy pronto, en una escuela grande, la escuela superior, con un gran labrador amarillo con un chaleco rojo? ¿Cómo la percibiría la gente? ¿Siempre la verían y describirían como “la chica con el perro”?

Mis miedos sobre si Coach sería una clase de Letra Escarlata que Elle llevaría se mitigaron cuando ella regresó a casa con él. El amor de Elle por Coach y el lazo que se formó me ayudó a responder mis preguntas emergentes. Su responsabilidad como entrenadora de Coach le ha dado un gran sentido de control sobre sus retos diarios en el manejo de la diabetes. Su enfoque ha cambiado de lo que la diabetes demanda de ella a lo que Coach está tratando de decirle y ese cambio hace toda la diferencia.

Recientemente Elle iba tarde a una clase de inglés y no sabía que tenía bajo su nivel de azúcar en la sangre. Conforme iba pasando de prisa en el pasillo para ir a la clase, dejó atrás la enfermería; Coach la iba persiguiendo, luego paró frente a la puerta de la misma y rehusó a moverse hasta que logró la atención de Elle. Ella jaló su correa para que continuara  caminando pero él firmemente la jaló en dirección a la puerta de la enfermería. Coach sabía que Elle tenía bajo su nivel de azúcar en la sangre y estaba tratando de que dejara de hacer lo que estaba haciendo para que revisara su nivel. Cuando ella soltó la tensión de la correa y se acercó a Coach, él le puso la pata en su pierna, lo cual es la señal de que es necesario hacerse una prueba. Elle finalmente se detuvo, se hizo la prueba y el resultado fue de 65. Entonces rápidamente se trató con unos skittles y llegaron a la clase a tiempo.     

Además de la alegría y la protección que Coach le brinda a Elle, ella usa un monitor continuo de glucosa como una parte clave de su régimen de cuidados de la diabetes. Coach, el monitor continuo de glucosa, un medidor de glucosa en la sangre, la insulina, el ejercicio y el apoyo nutricional de  Good Measures  (buenas medidas) son partes importantes que ayudan a Elle a que se sienta segura y saludable.

La diabetes tipo uno está descrita como una enfermedad invisible porque las personas que viven con ella frecuentemente no parecen enfermas gracias a la insulina y los muchos instrumentos disponibles para ayudarlas a que vivan con la enfermedad en forma saludable. Seguramente Elle y Coach reciben miradas fijas ocasionalmente, pero la mayor parte del tiempo este perro es una red de seguridad, un imán para atraer amigos y un iniciador de conversaciones invaluable. Coach hace que la lucha de Elle sea más fácil y le permite vivir en una forma en la que se siente empoderada y brinda oportunidades de aprendizaje a todas las personas que se interesan lo suficiente para hacer preguntas.


Para más información sobre los perros de alerta diabética (DAD, por sus siglas en inglés)

Escucha lo que un entrenador de DAD tiene que decir en “Charla de perros con “early alert canines” perros de alerta temprana”

 

 

Stefany Shaheen

Stefany Shaheen se ha dedicado a mejorar la vida  de las personas con diabetes. Está en la junta directiva del Centro de Diabetes Joslin y presta sus servicios en el Comité de Apoyo de la Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil. Stefany es cofundadora y presidenta de Good Measures que es una compañía que se dedica a ayudar a las personas para que puedan manejar las condiciones médicas sensibles a la nutrición. Es una madre orgullosa de cuatro hijos y es la autora de ELLE Y COACH: la diabetes, la lucha para la vida de mi hija y el perro que cambió todo; el libro está disponible en las librerías ahora en cubierta dura y en cubierta de papel a partir del 29 de marzo de 2016. Para mayor información sobre ELLE Y COACH, por favor visite la página web: http://www.elleandcoach.com/.