La Bella y la Diabetes


 

Si tu hijo o hija ha sido diagnosticado recientemente de diabetes, esta historia es para usted. Gisèle nos demuestra que se puede tener una vida feliz con diabetes y agradece a su familia por ser cariñosa y estar siempre ahí para ella.

Descubre la historia de la Bella y cómo su bestia, la diabetes, también tiene un lado positivo que podría convertirla nada menos que en un príncipe.

BT1: Nos gustaría saber más sobre ti, a qué te dedicas y de dónde eres.

Gisèle: Soy Gisèle, cumplo 30 años este año y vivo en un pueblo entre Aix-en-Provence y Marsella. Por lo que les recuerdo: ¡Estoy a 25 minutos de las Calanques! Dejé el mundo corporativo en 2018 para empezar a trabajar como freelance en comunicación digital y no me arrepiento de mi elección. Estoy más serena a pesar de las limitaciones del trabajo por cuenta propia. Distribuyo mejor mi tiempo entre mi trabajo, mi diabetes y mis aficiones, ¡y soy mucho más feliz!

¿Te gustaría contarnos la historia de su diagnóstico y cómo vives con diabetes en la actualidad?

Me diagnosticaron diabetes en la Guayana Francesa cuando tenía 6 años. Más exactamente en París, ya que me tuvieron que llevar de vuelta a toda prisa. En aquella época nos inyectábamos mezclando viales de insulina lenta y rápida, dos veces al día, y yo llevaba una dieta estricta. Todo iba bastante bien hasta que me dijeron que mi tratamiento era “prehistórico” cuando volví de África a los 14 años. Era un adolescente y, de repente, me dijeron que podía comer lo que quisiera, pero que tenía que inyectarme cada vez (terapia de insulina funcional). A partir de entonces, todo se fue al garete: mi HbA1c, que se mantuvo estancada entre el 10 y el 12% durante más de 10 años, y mi peso, porque aumenté 20 kg en 1 año.

Siempre he tenido una experiencia bastante buena con la diabetes porque me crie en una familia cariñosa, que siempre se desvivió por apoyarme y asegurarse de que pudiera hacer todo. Pero sufrí por no poder equilibrarme. Mi madre también estaba muy preocupada porque no me esforzaba lo suficiente. Me negaba a llevar una bomba de insulina, que creía que era como una vía intravenosa que pitaba constantemente a mi lado. En resumen, estaba luchando contra mi diabetes. Estaba luchando contra mi diabetes.

Entonces, un día, se me pasó por la cabeza y acepté llevar una bomba de parche, sin tubo. Descubrí todos los ajustes que me faltaban en los bolígrafos, y finalmente conseguí domar a la bestia.

Hoy en día Estoy en bucle cerrado CamAPS FX y, aunque tenga que pagarlo de mi bolsillo, no lo cambiaría por nada del mundo. Este algoritmo es un poderoso aliado, y me siento mucho más tranquila y confiada a futuro. Para mí, los problemas han quedado atrás.

¿Te sientes diferente ahora que hablas y compartes sobre la diabetes en las redes sociales?

He creado La Belle & le Diabète para encontrar un eco en mi forma de vivir mi Diabetes. Como muchas personas, tenía sed de compartir y me sentía sola. También quería romper los códigos de la diabetes y comunicar de forma diferente. En 2016, no había muchas cuentas sobre diabetes y las que había no eran francamente divertidas. Así que empecé a publicar ilustraciones e infografías sin hablar nunca de mí ni mostrar mi cara. Para mí, “Beauty & Diabetes” era para otras personas.

Luego, cuando la página creció y empecé a tener una conexión real con mis suscriptores, me apetecía compartir más mi historia. Todo se volvió más íntimo. En la actualidad, sigo publicando ilustraciones y, sobre todo, escribo artículos informativos o sobre el estilo de vida en mi sitio web. Pero cuando publico fotos mías, son sobre todo los padres de niños diabéticos los que me agradecen que las comparta. Verme vivir una vida feliz y plena les tranquiliza. Me siento mucho más cómodo con todo esto.

La Belle & le Diabète es muy terapéutica para mí. Me siento útil, y es un gran honor cuando escribo sobre un tema que me toca de cerca, y puedo tocar a otros.

¿Cómo se te ocurrió el ingenioso nombre de “La Bella y La Diabetes”? ¿Puede la diabetes ser una bestia? ¿Y puede convertirse en una buena bestia, si la tratamos con amor?

Cuando decidí crear esta página, buscaba un nombre con la palabra “Diabetes” para que la gente pudiera encontrarme fácilmente. Mi padre y yo, con quien estoy muy unido, bromeábamos con juegos de palabras más o menos dudosos con la Diabetes, cuando salió “Beauty & Diabetes”. Inmediatamente sentí que teníamos algo fuerte y divertido. Cuando se lo conté a mi padre, me dijo “algunos pueden pensar que eres la Belle, pero ambos sabemos la verdad”. El amor paternal…

Mi diabetes es definitivamente un monstruo. Es absolutamente vil. Tengo algunas manías muy raras y por nombrar una, mi diabetes reacciona a la quinoa, como si me hubiera comido un kebab, literalmente. Durante mucho tiempo pensé que si llevaba un estilo de vida saludable se me pasaría. Pero cuando lo junté todo, me di cuenta de que era insaciable.

En realidad, mi diabetes puede ser ambas cosas: una bestia y un príncipe. Gracias a ella, conocí a gente fantástica, empecé esta aventura con mi blog e incluso nació mi vocación profesional. Sé que me ha hecho fuerte y cariñosa y estoy orgullosa de mi capacidad de recuperación.

Pero para ser sincero, creo que mi diabetes es una bestia. Parece una bestia, actúa como una bestia, los demás saben que es una bestia. Sólo yo, en el fondo, sé que también es un príncipe. Y eso me gusta.

¿Qué mensaje te gustaría transmitir sobre esta enfermedad?

Empecé La Belle & le Diabète con el objetivo de luchar contra los prejuicios entre el tipo 1 y el tipo 2. Me volvía loca escuchar a los medios de comunicación confundir ambas cosas y oír comentarios como “no estás tan gorda”, “¿te permiten comer eso?”, “ah, como mi abuela”… y así.

Pero en el transcurso de esta aventura, cambié mi objetivo. Creo que toda persona con diabetes tipo 1 es capaz de educar a los que le rodean e informar a sus seres queridos, siempre que se sienta en sintonía con su diabetes. Vivir bien con la diabetes significa vivir bien del todo. Y para ello, creo que hay que atreverse a hablar de ello, a expresarse, a aceptar sentirse mal, sentirse culpable, avergonzarse, para luego sentirse mejor, legítimo y orgulloso. Vivir bien con diabetes es una aventura, y se aprende cada día. Juntos, es mejor.

Mi mensaje para las personas con diabetes tipo 1 es: Estén orgullosos de ustedes mismos y sigan adelante, porque lo valen.

¿Cómo transmites en las redes sociales este mensaje?

Intento mostrar la realidad del campo, en sus momentos buenos y malos. Todas esas situaciones que nos pasan a todos y de las que no necesariamente hablamos. Hablar con una persona con diabetes tipo 1 es mágico, porque entiende todo lo que dices. También intento recordar a la gente que luchamos todos los días y que nunca nos rendimos, incluso cuando fracasamos. Tendemos a olvidar lo mucho que hacemos para estar bien y somos muy duros con nosotros mismos. Recuerdo a otros diabéticos lo extraordinarios que son. Es importante valorarse de vez en cuando. A veces recibo mensajes agradables de suscriptores que me corresponden, me encanta.

¿Qué papel crees que juega la tecnología en nuestra calidad de vida?

Estás hablando con un usuario de circuito cerrado. Tengo un sensor conectado y una bomba de insulina que habla con una inteligencia artificial para ayudarme a controlar mi diabetes. Sin toda esta tecnología, seguiría teniendo una HbA1c del 10% y seguramente complicaciones. Es cierto que esto requiere organización y que hay que llevar toda esta belleza en la piel, pero personalmente, me parece que no es muy caro. Desde que estoy en circuito cerrado, mi frase favorita es “ah, me olvidé de que tenía diabetes”. Mi carga mental se ha reducido a la mitad gracias a la tecnología. Lo alabo. Me encanta. Incluso lo adoro.

¿Qué crees que hace a Francia único en cuanto a la difusión de la diabetes?

Hace unos años habría respondido sin dudar que era la única que escribía artículos en el blog y que mi estilo gráfico me hacía destacar. También tengo facilidad para expresarme por escrito y muchas personas encuentran un eco de lo que sienten en mis artículos. Hoy es un poco diferente, ya que las cuentas sobre diabetes siguen apareciendo y soy honesta al decir que algunas de ellas lo hacen muy bien. No creo que haya que ser el mejor para existir. Por supuesto que me duele cuando trabajo en algo y fracasa… Pero aunque sólo haya afectado a unas pocas personas, en realidad es un éxito, ¿no?

¿Dónde podemos encontrarte?

Mi blog es el siguiente: www.labelleetlediabete.com y estoy presente en Facebook e Instagram.

ESCRITO POR Lucía Feito Allonca de Amato, PUBLICADO 06/01/22, UPDATED 06/01/22

Lucy lleva 30 años viviendo con diabetes tipo 1, tiene doble nacionalidad Española y Argentina y es Licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo. Forma parte activa de la comunidad en línea de diabetes, temática en la cual se mantiene permanentemente actualizada. También es paciente experto en enfermedades crónicas cardio-metabólicas por la Universidad Rey Juan Carlos y activista por los derechos de las personas del colectivo LGBTQ+.