La Verdad Sobre las Vacunas Contra la Influenza


 

 

Nota del editor: Si bien las tasas de influenza bajaron en 2020 debido a la cuarentena y el distanciamiento social, se espera que la temporada de influenza este 2021 se acerque más a lo “normal”. Las acciones que nos protegen de COVID-19 también pueden protegernos de la influenza, que puede ser más intensa y difícil de manejar junto con la diabetes. Visita coronavirusdiabetes.org para obtener más información sobre lo que puedes hacer como persona con diabetes para mantenerte a salvo de COVID-19 (¡y de la influenza!) hasta que todos estemos a salvo. Este artículo se basa en las recomendaciones e investigaciones actuales de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, por sus siglas en inglés).


Nunca es un buen momento para enfermarse de influenza, pero ahora -mientras los hospitales y las clínicas de atención urgente siguen ocupándose de COVID-19- lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos y por nuestros seres queridos es mantenernos sanos. Es más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto. Pero una hay algo que resulta clave para ayudar a protegerte de desarrollar síntomas graves de la influenza: vacunarte contra la influenza.

Seguramente, tu profesional de la salud te ha instado a vacunarte contra la influenza. En los Estados Unidos, las vacunas contra la influenza se recomiendan para todas las personas mayores de 6 meses de edad, pero si vives con diabetes, es especialmente importante

La doctora Marina Basina, una endocrinóloga de Stanford, explica que “si una persona con diabetes contrae la influenza, se vuelve mucho más difícil controlar su azúcar en la sangre; cualquier infección elevará los niveles de azúcar en la sangre y aumentará la variabilidad en las lecturas y la resistencia a la insulina. Por otra parte, las fiebres, los sudores y la falta de apetito pueden hacer que los niveles de azúcar en la sangre bajen, o a que se formen cetonas incluso en el ajuste de niveles de azúcar en la sangre normales. Además, la cetoacidosis diabética es más frecuente en el contexto de la influenza, incluso cuando los niveles de azúcar en la sangre no están significativamente elevados “.

Las vacunas contra la influenza son una forma segura, económica y eficaz de reducir el riesgo de enfermarse. Un estudio encontró que la vacuna contra la influenza se asocia con un índice de 79% menor de hospitalizaciones por complicaciones relacionadas con la influenza entre las personas con diabetes. Sin embargo, muchas personas dudan en vacunarse. Estas son algunas de esas preguntas, con sus respuestas.

He oído que es importante que me ponga una vacuna contra la influenza si tengo diabetes tipo 1. ¿Por qué?

  • El manejo de la diabetes mientras estás enfermo de influenza o incluso un simple resfriado es una pesadilla total.  Al mismo tiempo, los niveles de glucosa en sangre pueden elevarse  porque el sistema inmunológico está combatiendo la infección o debido a la deshidratación asociada con la enfermedad, poniéndote en un mayor riesgo de desarrollar cetonas y de requerir atención médica.
  • Además, las personas con diabetes (tipo 1 y 2) tienen un alto riesgo de desarrollar complicaciones por influenza como neumonía, bronquitis, infecciones de los senos nasales e infecciones del oído que pueden necesitar de una hospitalización.

¿Realmente tengo que vacunarme contra la influenza cada año?

¡Sí! Hay muchas cepas del virus de la influenza que están cambiando constantemente, por lo que para ser eficaces, las vacunas utilizadas cambian cada año.

Me pusieron una vacuna contra la influenza pero aún así me enfermé. ¡Las vacunas contra la influenza no funcionan!

Como se mencionó anteriormente, esto tiene que ver con las diferentes cepas del virus de la influenza que cambian constantemente. Las vacunas contra la influenza de la temporada no pueden cubrir todas las variedades de influenza. Así que sí, todavía puedes enfermarte si recibes una vacuna contra la influenza, pero disminuyes considerablemente tus probabilidades de enfermarte durante la temporada de influenza al recibirla, por lo general en un 50 a 60%.

Me siento enfermo después de haber recibido la vacuna contra la influenza.

Es importante destacar que recibir una vacuna contra la influenza no puede causar la enfermedad de la influenza. Las vacunas contra la influenza consisten en un virus inactivo o, en vacunas recombinantes, sin ningún virus. Algunas personas experimentan efectos secundarios leves después de recibir la vacuna , incluyendo dolor en el lugar donde se administra la vacuna, fiebre baja, dolores de cabeza y dolor corporal. Estos efectos secundarios son menores y breves teniendo en cuenta la gravedad de enfermarse con la influenza para alguien con diabetes.

Mientras que las vacunas contra la influenza son un paso efectivo que una persona puede tomar para protegerse, las vacunas son más efectivas cuando todos la reciben. Al vacunarte , no solo te proteges a ti mismo, sino a todos los que entran en contacto contigo. ¡Que esta temporada estés sano y sin influenza!

¿Puedo recibir la vacuna contra COVID-19 y la de la influenza al mismo tiempo?

Sí. Los CDC afirman que “la respuesta inmunitaria y los posibles efectos secundarios tras la vacunación suelen ser los mismos cuando se administran solas o con otras vacunas”.

Para obtener más información sobre la seguridad de las vacunas, los CDC disponen de numerosos recursos y documentación.

ESCRITO POR DANA HOWE, PUBLICADO 12/05/17, UPDATED 10/19/21

Dana tiene una Maestría en Comunicación de Salud de la Universidad de Tufts y estudió biología y salud de la comunidad en los años de estudio de su carrera. Sus intereses de salud pública están inspirados e informados por vivir con diabetes tipo 1 desde que fue diagnosticada en 2002. Aparte de trabajar en salud y diabetes tipo 1, ella esquía, anda en bicicleta, va de excursión, o cocina desayunos elaborados. Síguela en Twitter @daneyhowie o Instagram @danahowe.