Los Maestros con DT1 nos Hablan Acerca del Regreso a Clases


 

 

 

Nota del editor:  Este contenido fue producido originalmente por la JDRF en inglés y traducido al español como parte de la Alianza JDRF – Beyond Type 1.


Hemos hablado mucho acerca de si es seguro que nuestros niños regresen a clases presenciales este otoño, pero ¿qué hay de sus maestros?

Le pedimos a tres maestros que viven con diabetes Tipo 1 que compartan sus perspectivas y sus planes para el regreso a clases, incluyendo sus mayores preocupaciones (para sus estudiantes y para ellos mismos), la importancia de que los maestros trabajen con sus profesionales de enfermería escolar y lo que los maestros necesitan que sepan los padres sobre el comienzo de un nuevo año escolar durante la pandemia de coronavirus.

Como educadora, ¿cuáles son tus mayores preocupaciones para tus estudiantes si regresas a dar clases presenciales?

Jamie Chilson, maestra de quinto grado en la escuela primaria Five Hawks en Prior Lake, Minnesota

“Sé que será muy diferente a mis 14 años anteriores de enseñanza, la preocupación número uno es la seguridad. ¿Cómo puedo evitar que todos contraigamos o propaguemos el virus? No lo sé. Siento que, si regresamos a clases presenciales, tendré más que enseñarles a mis alumnos los estándares estatales, enseñarles a disfrutar la escuela, preparar a mis alumnos para que tengan éxito y enseñarles a tratar a los demás con empatía y amabilidad. Este año voy a sentir la responsabilidad adicional de mantener a todos sanos mientras me mantengo sana con mi diabetes Tipo 1″

Mark Picardo, maestro de segundo grado de la Escuela Primaria DeWitt Road en Webster, Nueva York

“Estoy preocupado por la capacidad realista de que los estudiantes puedan cumplir con las restricciones recomendadas, como usar mascarillas y mantener el distanciamiento social. Los estudiantes de 7 y 8 años tendrán dificultades para cumplir con estos mandatos todos los días durante el otoño como mínimo. Además, estas restricciones crean un ambiente antinatural e insensible para que los niños aprendan. La enseñanza se trata de crear relaciones con los estudiantes y entre los estudiantes. Los niños quieren jugar, estar juntos, abrazar a sus maestros y sentirse amados y bienvenidos. Aunque estoy 100 % de acuerdo en que los niños y el personal deben estar protegidos, me preocupo y pienso constantemente en lo que puedo hacer como maestro para seguir creando conexiones con mis alumnos y crear un ambiente alegre, cálido y de apoyo para que puedan aprender, ya sea de forma virtual o en persona”.

Laura Van Horn, maestra de matemáticas de séptimo grado en las Escuelas Públicas de Aurora en Aurora, Colorado

“No solo pienso en la salud física de los estudiantes, el personal y las familias que me rodean, sino también en su salud mental… Todos sabemos que cada día que ha pasado desde marzo ha sido un reto por muchas razones y me estoy preparando para ayudar a los estudiantes a hablar sobre lo que ha significado este periodo para ellos. Lo que ha sido retador, lo que han aprendido de la pandemia global, de qué manera pueden los maestros satisfacer sus necesidades sociales y emocionales primero, antes que sus necesidades académicas. Sabemos que los estudiantes no se desempeñan bien cuando están enfermos, pero también sabemos que no se desempeñan bien cuando no se satisfacen sus necesidades sociales y emocionales. Voy a priorizar parte de mi tiempo de clase para asegurar que los estudiantes tengan este espacio seguro”.

Como adulto que vive con diabetes Tipo 1, ¿cuáles son tus mayores preocupaciones para tu salud y tu bienestar y el de tu familia si regresas a dar clases presenciales?

Jamie Chilson:

“Nunca dejé que la diabetes Tipo 1 se interpusiera en mi camino ni me impidiera hacer nada… Una de las cosas más grandes que comparto con mis alumnos es que no deben dejar que nada los detenga. Este año he estado indecisa por dejar que el miedo a este virus y la diabetes Tipo 1 me frenen o enfrentarlo de frente. Por lo tanto, sé que estar con mis alumnos es el método enseñanza que muchos prefieren, incluida yo misma, pero necesito saber que todos también están tomando en serio los protocolos de seguridad establecidos. Me pone muy nerviosa escuchar muchas quejas de que las mascarillas no funcionan o que este virus es un engaño en las redes sociales, porque soy yo quien educa a sus hijos y no es justo que pongan en peligro mi salud porque sienten que no se les debe decir qué hacer”.

Mark Picardo:

“Es importante para mí actuar con más precaución porque, por mucho que creamos saber sobre el virus, está claro que no sabemos de qué manera afectará el virus a cada persona. Creo que lo más aterrador del virus es que muestra pocos patrones o comportamientos constantes. No sabemos cómo se comportará de un día para otro y seguimos aprendiendo sobre más y más efectos que tiene a corto y largo plazo. Dicho esto, temo por el riesgo en el que estaré yo y mi familia cuando finalmente regrese a la escuela… Mi esposa Kayla y yo somos maestros, trabajamos en Webster y nuestra prioridad es mantenernos a salvo para que no pongamos a nuestro hijo de 1 año ni a nuestros padres en riesgo de estar expuestos o de contraer COVID”.

Laura Van Horn:

“Como solo he tenido diabetes Tipo 1 durante poco más de un año, no he experimentado ninguna enfermedad mientras he manejado la diabetes, lo que hace que manejar el COVID esté lleno de incertidumbres. Como una adulta joven que podría regresar a dar clases presenciales durante una pandemia, mi temor es que en algún momento pueda ser asintomática y le transmita el COVID a mis compañeros de trabajo, a mis estudiantes y sus familias. Cuando se trata de proteger mi salud y bienestar como persona con diabetes Tipo 1, planeo continuar tomando todas las precauciones necesarias recomendadas por los CDC para garantizar mi salud y la de quienes me rodean. Por último, desde que me dispuse a volver al trabajo, he estado siguiendo mis datos de Dexcom y Control IQ (ayuda que sea profesora de matemáticas y disfrute de los datos) para asegurarme de tener un buen manejo de mis niveles de azúcar en la sangre. Además, nunca puede dejarse a un lado una buena sesión de ejercicios para ayudar a mantener los niveles bajo control, así como para tener un descanso mental de los días llenos reuniones”.

¿Qué crees que deban hacer los maestros para ayudar al profesional de enfermería escolar o al personal de atención médica durante este momento estresante?

Jamie Chilson:

“Para que podamos apoyar a los profesionales de enfermería escolar, los maestros deben seguir los protocolos establecidos. No es nuestro comienzo normal, y no estamos exentos de seguir las reglas establecidas. Tendremos más de qué encargarnos, pero todo se hace teniendo en cuenta la seguridad”.

Mark Picardo:

“Los profesionales de enfermería escolar ya están abrumados diariamente con los niños y el protocolo. Como maestros, apoyaremos a nuestro personal de enfermería siguiendo el protocolo y las pautas, comunicándonos con las familias y los estudiantes y respaldando nuestra iniciativa para protegernos. Si no trabajamos juntos como un equipo constructivo, los planes que hemos preparado no funcionarán y nos pondremos en riesgo a nosotros mismos y a nuestros estudiantes”.

Laura Van Horn:

“Este año es muy importante trabajar en equipo con los profesionales de enfermería escolar para garantizar que los estudiantes no invadan sus consultorios de una sola vez. Es importante que tengamos las herramientas para mantener a los estudiantes en la clase a menos que se sientan mal y que también estemos al tanto de cómo se sienten”.

Padres: Pueden descubrir cómo pueden establecer relaciones positivas y crear las mejores rutinas de atención posibles con el profesional de enfermería escolar. Por nuestro patrocinador de Regreso a Clases, Lilly Diabetes.

¿Qué quieres que entiendan los padres sobre volver a clases durante la pandemia?

Jamie Chilson:

“Necesito que los padres entiendan que todos estamos juntos en esto. Lo escuchamos una y otra vez, pero nunca lo he dicho tan en serio como ahora. Nuestros niños se alimentan de nuestras respuestas y si abordamos lo que se decida con una actitud positiva, no importará lo que sintamos verdaderamente, todos estarán a la altura de las circunstancias. Sepan que haré todo lo posible para asegurarme de que mis alumnos se estén esforzando para alcanzar las metas que establezco, pero necesito que los padres asuman un papel de apoyo para asegurar que sus hijos tengan éxito”.

Mark Picardo:

“Aunque los será difícil ajustarnos a los planes que tenemos para el otoño y no serán ideales para los padres, los maestros están haciendo todo lo posible para ayudar a los niños y sus familias, no solo con su aprendizaje sino también para asegurar que estén saludables física, mental y emocionalmente. Esta pandemia ha tenido un grave impacto en el bienestar mental y emocional de nuestros hijos y realmente tenemos que pensar primero en su seguridad y su salud. Los niños no pueden leer ni sumar ni restar si se sienten desprotegidos o preocupados por su salud”.

Laura Van Horn:

“Siempre daremos prioridad no solo a la seguridad de los estudiantes, sino también a sus familias. Si las escuelas deciden volver a las clases presenciales y tu familia no está preparada, está bien, siempre estaremos presentes para apoyar a los estudiantes todos los días. Si todos damos clases remotas, eso no significa que haremos la mitad de lo que normalmente haríamos en un aula tradicional. De hecho, probablemente haremos algunos sacrificios personales para asegurarnos de que los estudiantes sigan recibiendo la mejor educación, incluso durante una pandemia. Por ejemplo, en la primavera, cumplía con mi día normal de trabajo de 8:30 a. m. a 3:30 p. m., iba a ejercitarme y cenaba, luego regresaba y trabajaba en los datos para el día siguiente, extendiendo mis horas de trabajo hasta altas horas de la noche para asegurar que la experiencia remota de cada estudiante se adaptara a ellos y a sus necesidades y las de sus familias”.

¿Qué palabras de inspiración tienes para los estudiantes y los padres que podrían estar nerviosos por comenzar la escuela?

Jamie Chilson:

“Para mis compañeros guerreros y padres con diabetes Tipo 1, ¡sepan que los maestros harán cualquier cosa para proteger a sus alumnos! Comuníquense con esos maestros y edúquenlos sobre las necesidades de sus guerreros. Enséñenles a sus hijos a defenderse y exigir que se cumplan sus necesidades, sean cuales sean. ¡Realmente es una excelente habilidad para la vida!”

Mark Picardo:

“La felicidad y el bienestar de nuestros estudiantes es y siempre será nuestra primera prioridad y con el apoyo de los padres y la comunidad, sus maestros serán trabajadores de primera línea que ayudarán a asegurarse de que estén aprendiendo, riéndose y creciendo”.

Laura Van Horn:

“Estudiantes, sepan que, si están sentados en el aula o en su casa, aún serán parte de la comunidad de la clase y cuando ustedes y sus familias estén listos para regresar a la escuela, les daremos la bienvenida con algunos abrazos aéreos, chocando los cinco de forma aérea y asegurarnos de tener una transición fácil para el regreso a clases. Este es un tipo de año escolar por el que nadie ha pasado antes y estamos juntos en esto”.