Mi Boda fue un Zoo – ¡Literalmente!

7/23/19
ESCRITO POR: Elizabeth Firestone

 

 

Elizabeth es miembro del equipo 2019 Beyond Type Run que participará en el Maratón TCS de la Ciudad de Nueva York. Beyond Type Run es patrocinado por Dexcom y Tandem Diabetes Care.


¿Votos de Boda?

Nunca fui una de esas chicas que soñaban con casarse y caminar hacia el altar con un elegante vestido de novia blanco. Ni siquiera imaginé una boda formal, y mucho menos casarme, cuando conocí a quien sería mi esposo. El matrimonio no me parecía importante, ¿que significado tenía un pedazo de papel? ¿Me iba a hacer confiar más en alguien? No le veía el caso. Y todo el trabajo que implicaba una boda, ¿Por qué molestarse con toda la planificación cuando parecía crear problemas y conflictos por quién fue invitado y quiénes serán damas de honor? ¿Quién necesita eso? Y, todos los regalos de boda, ¿realmente iba a necesitar más platos o copas de vino? Ya estaba sobreviviendo bien con todos los elementos casuales y desiguales que podía meter en el lavaplatos. Por suerte, una de esas creencias cambió para mí.

Conocí a mi esposo Eric cuando teníamos 19 años. Ambos vivíamos a regañadientes en los dormitorios como estudiantes de segundo año (gracias a nuestros padres) en UW-Madison. Los dos fuimos a la escuela de posgrado en Madison. Estaba cursando un doctorado en nutrición clínica con enfoque en endocrinología y gastroenterología. Él estaba en la facultad de negocios.

Eric (quien todavía era mi novio en esa época) terminó la escuela de posgrado un año antes que yo y consiguió un trabajo de inmediato. Cuando me gradué, estaba desempleada. Sabía que me llevaría algo de tiempo encontrar un trabajo ya que mi título era más bien especializado, pero no tener trabajo significaba que no tendría seguro médico. Y estaba varios años más allá de poder ser incluida en el seguro de mis padres. Esta no era una buena situación para nadie, pero especialmente no para alguien con diabetes Tipo 1. Podría continuar con mi seguro de posgrado a un costo de alrededor de $800 por mes, lo cual hice durante varios meses, pero esto no era sostenible.

Un nuevo nivel de comprensión

Así que ese trozo de papel al cual no le veía el significado ahora era personalmente significativo. Estar casada me permitiría tener un seguro de salud a través de Eric. Con todas las demás erupciones autoinmunes que tenía en ese momento (¡gracias al sistema inmune hiperactivo e indiscriminado!), El tiempo parecía ser esencial. Así que después de más de diez años juntos, decidimos casarnos. (Sí, ¡tan romántico como suena!)

Todavía no veía la necesidad de una gran boda blanca. Nuestras familias querían ser parte de lo que sea que hiciéramos, por lo que acordamos hacer algo muy pequeño e informal en el próximo mes o dos. Dada la logística de los viajes, terminaron por pasar tres meses antes de que nuestras familias pudieran reunirse. Como la suerte (¡o el destino!) lo dictó, este momento fue muy cercano a la caminata de diabetes de la JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés), que siempre hicimos juntos en septiembre en el Zoológico del Condado de Milwaukee.

Eric y yo compartimos la pasión por los animales y el aire libre, nos gusta todo lo que no es tradicional y disfrutamos del trabajo de caridad. Así que la boda pequeña, informal, sin planificación, de alguna manera se transformó en una boda grande, aún informal, planificada, con familia y amigos. Más de 200 familiares y amigos se unieron a nosotros para nuestra boda temática de diabetes.


No hubo caminata al altar por el pasillo de una iglesia; fue un paseo por el zoológico en un soleado día de otoño. La novia no llevaba ningún vestido blanco formal y elegante; llevaba una playera que decía “¿tienes insulina?” que también llevaban todos. No se ofendió a nadie si no estaban en la lista de invitados; todos eran bienvenidos a unirse en apoyo. No hubo regalos de boda envueltos en papel decorativo con grandes lazos; solo había muchos cheques de papel con las donaciones más hermosas y tarjetas con palabras de apoyo. Para una chica que no soñaba con casarse, no podría haber sido más perfecto.

Entonces, ese pedazo de papel que me dio acceso al seguro de salud también generó concientización y dinero para la diabetes Tipo 1. El esposo más desinteresado y solidario ha estado conmigo en cada paso del camino de esta vida y viaje de diabetes a tiempo completo. Juntos hemos realizado numerosas caminatas e innumerables siglos de ciclismo para organizaciones benéficas para la diabetes (dos veces en un tándem en las Montañas Rocosas canadienses: la terapia matrimonial en su máxima expresión, ya que comunicar los baches es importante cuando la persona de la atrás no puede verlos, ¡ay!).

Recorriendo la distancia

En abril de este año, recibimos una llamada de unos buenos amigos que estuvieron en nuestra boda. Su hija de 13 años acababa de ser diagnosticada con diabetes Tipo 1. La primera pregunta que hizo su hija fue: “¿Todavía podré jugar al fútbol?”.

Comencé a reflexionar sobre casi 15 años antes cuando pedimos donaciones para nuestra boda para dar pasos hacia una cura para la diabetes Tipo 1. Eso es lo que necesitamos para una vida larga, feliz, y saludable juntos, y obviamente, todavía no tenemos una cura. Pero hemos hecho progresos. Las investigaciones son lentas (lo entiendo demasiado bien ya que para ganarme la vida me dedico a las investigaciones clínicas), pero los avances en tecnología como los MCG han sido algo revolucionario para muchos, incluso para mi. Y las plataformas de redes sociales que están creando conexiones entre las personas con diabetes Tipo 1 de las que podemos aprender y apoyarnos mutuamente es una forma de progreso significativa pero subestimada.

Entonces, si bien todavía no existe una cura, ¡las donaciones, el apoyo y el activismo hacen la diferencia!  El progreso que se ha logrado en los últimos 15 años es lo que me hace sentir cómoda al solicitar apoyo y donaciones una vez más, esta vez en un lugar diferente.

Este año, en lugar de caminar con más de 200 amigos y familiares, correré la maratón de la Ciudad de Nueva York con otras 29 personas con diabetes Tipo 1 y 50,000 de mis otros amigos más cercanos (¡ja! y ¡uf!) Para concientizar sobre la diabetes Tipo 1 y recaudar dinero para Beyond Type 1.

El apoyo importa, ¡y estamos progresando! La comunidad de diabetes continúa sorprendiendo e inspirando. El objetivo es recaudar más de lo que hicimos en nuestra boda: recaudamos más de $20,000 ese día. Aspiro a recaudar $26,200 este año, una cifra que corresponde a las 26.2 millas que estoy tan decidida a correr para demostrar que todos estamos más allá de la diabetes Tipo 1, ¡Y para recaudar dinero para esta increíble organización que me ha dado esta oportunidad tan aleccionadora y que proporciona una plataforma para educar e inspirar a otras personas con diabetes Tipo 1! ¡Y para que los niños de 13 años nunca tengan que preguntarse si podrán perseguir sus sueños teniendo diabetes Tipo 1!

 


Elizabeth está  recaudando fondos para Beyond Type 1 a través de Beyond Type Run – su recaudación hará una diferencia real en las vidas de otras personas con diabetes Tipo 1.

Elizabeth Firestone

Elizabeth Firestone vive con diabetes Tipo 1 y es miembro del Equipo Maratón 2019 de Beyond Type Run. Tiene una amplia experiencia en recaudación de fondos para la investigación de DT1 y trabaja en investigación clínica. Echa un vistazo a sus aventuras en Instagram: @insulinandglucagon.