PRESENTARLE LA DIABETES TIPO 1 A TU BEBÉ

12/8/17
ESCRITO POR: ELIZABETH “LIDDY” HUNTSMAN

Cuando me diagnosticaron con diabetes tipo 1 en 1997, los medidores aún se tomaban 30 segundos por examen de sangre e insulina humana NHP y la Regular eran las mejores opciones. También me dijeron que, dependiendo de cómo me cuidara, eso indicaría si podría tener hijos o no. Bueno, estoy feliz de decir que tuve un embarazo y un parto muy sanos y exitosos en el 2014; ¡aun a pesar que él pesó 9.2 libras!

Los primeros días fueron extremadamente difíciles. El parto es difícil en el cuerpo de cualquier mujer sana, pero tener diabetes le suma otro nivel de posibles complicaciones; antes y después del embarazo, lo cual solo suma a la ansiedad y estrés de estar embarazada. ¿Cómo iba a cuidar a mi bebé recién nacido y también me iba a cuidar a mí misma? Apenas sabía sobre los terribles dos, ¡los cuales están en plan vigente!

Pronto después de dar a luz a un niño saludable, fui diagnosticada con hipotiroidismo y la enfermedad celiaca (sí, yo sé, ¡soy la afortunada con diabetes tipo 1 quien obtuvo las tres enfermedades autoinmunes!). Es aquí en donde unos consejos vienen de mi propia experiencia. Es importante tener un buen sistema de apoyo a tu alrededor en los primeros días. ¡Y está bien pedir ayuda! El sentimiento de culpa de las madres es un tema REAL y he notado que empeora al ser una persona con diabetes tipo 1. Lo más importante es tomar tiempo para ti, mantenerte sana, descansar y mantenerte al día con tu rutina de diabetes tipo 1. Acabo de obtener un Dexcom (monitor continuo de glucosa) y me arrepiento de haber esperado tanto tiempo, ¡es un salvavidas! Aquellas alertas de niveles bajos me hubieran salvado en muchas ocasiones. Creo que podemos acordar en que tener un nivel de  azúcar en la sangre bajo es uno de los peores sentimientos en el mundo; entonces, sólo agrega un bebé llorando a la mezcla y, así, me entenderás..

La forma en que pones a tu bebé en una rutina es la forma en que debes poner a la diabetes tipo 1 en una rutina. Cuando el bebé toma una siesta, tú tomas una siesta (aunque eso NUNCA sucede, usualmente elijo ver Stranger Things o The Affair). Cuando sales, te aseguras que la pañalera tenga cajas de jugos y bocadillos PARA TI. Lo sé, lo sé, pero es cierto, utilizas los bocadillos y los jugos más que tu hijo. Y una cosa importante que no pensé que tendría que hacer es presentarle a mi primer bebé (la diabetes tipo 1) a mi nuevo bebé, Harrison. Mi hijo, quien ahora tiene 2.5 años, me ayuda cuando cambio mi bomba y mi Dexcom. Él se refiere a eso como “¡Mommy Owie!” y les dice e indica a la mayoría de personas dónde esconde mi “owie” (algunas veces es incómodo). Enseñarle a mi hijo a una edad temprana realmente me ha ayudado mucho a adaptarme a la enfermedad como una madre.

Antes de convertirte en mamá, la mayoría de personas te dicen lo que piensan que quieres oír o lo suavizan. Pero ser una mamá, en general, es una tarea DIFÍCIL. Hay muchas lágrimas, ojeras oscuras (pero sólo durante un par de años), agotamiento severo en donde no puedes recordar qué mes es y la lista continúa. Pero desarrollar tu relación con la diabetes tipo 1 durante tu embarazo ayudará considerablemente en sobrevivir los altos y bajos de la maternidad. El embarazo y convertirse en madre ha sido el recorrido más magnífico que he experimentado en mi vida. Y misteriosamente, tener la responsabilidad de cuidarme a mí misma con diabetes desde que tenía 7 años realmente fue la mejor preparación para la maternidad.

¡La diabetes tipo 1 siempre será mi primer bebé! Pero estoy agradecida con poder FINALMENTE experimentar el papel de madre y ver a mi hijo crecer, aun cuando otras personas me dijeron que nunca sucedería. ¡La vida es hermosa!

Lee más sobre el embarazo y la diabetes tipo 1

 

ELIZABETH “LIDDY” HUNTSMAN

En 1997, Liddy fue diagnostica con diabetes tipo 1, a la edad de 7 años. Ella y su madre iniciaron el programa Bolsa de Esperanza (Bag of Hope) en donde la Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil (JDRF, por sus siglas en inglés) ha distribuido más de 400,000 bolsas y continúa creciendo cada día. Originaria de Salt Lake City, Utah, Liddy se graduó de la Universidad de Pennsylvania en el 2011. Después de graduarse, se unió a la campaña presidencial de su padre en el 2012. Desde esa experiencia, Liddy ha estado involucrada en compartir su voz por medio de diferentes plataformas de medios sociales. Actualmente está estudiando su Maestría en Estudio de Medios Sociales en The New School (la nueva escuela) en Nueva York, en donde vive con su esposo, Eduardo y su hijo, Harrison. Es comediante fallida auto proclamada y bloguera principiante aficionada www.thehungrygringa.com. Puedes seguirla en su Instagram @elizabeth.huntsman y Twitter @huntsmanlidy