RECORRER EL COMEDOR DE LA UNIVERSIDAD CON DT1

En la universidad la cafetería es el reino de comida sin límites. Cualquier cosa que te puedas imaginar probablemente la tengan: hamburguesas, papas fritas, galletas, rosquillas, bagels, tortas, pizza. No hay nadie que te diga qué comer ni cómo comer y sientes una gran libertad para darte gusto. ¡La próxima vez que pongas un pie en tu cafetería sigue estos consejos para tomar decisiones saludables!

 

Selecciona el plan alimenticio adecuado

Aunque los planes alimenticios ilimitados parecen ser ideales, pero puede hacer que te aproveches para conseguir la comida cuando te apetezca. La oportunidad constante de comer puede provocar que te aproveches del “fenómeno de libertad” y que comas más de lo que deseas. Trata de optar por un plan que limite la cantidad de veces que vas a la cafetería. Podría haber algunas opciones que limiten tu plan alimenticio a 3 o 4 comidas al día.

Porciones

El efecto mental que causa saber que puedes comer todo lo que quieras, hace que pienses que debes comer tanto como puedas porque la comida es gratis y está disponible. Ves las hamburguesas…la pizza…la pasta, y quieres comer de todo. Te puedes sobrepasar si tienes toda libertad y sin restricciones. Antes de consumir una sobrecarga de carbohidratos date una vuelta alrededor de la cafetería para ver las opciones disponibles.

Ve con un plan bajo la manga

Mira el menú del día y hazte una idea de qué es lo que deseas comer. Es más probable que sigas tu plan y que evites sentirte abrumado con todas las opciones.

Sé creativo(a)

En vez de seleccionar una hamburguesa y papas fritas, pide una hamburguesa al estilo proteína, o sea sin pan ni papas fritas. Tus niveles de azúcar te agradecerán que evites los carbohidratos pesados del pan y las papas fritas. Prueba estas opciones con otros alimentos que contengan carbohidratos pesados junto con proteínas, por ejemplo: separa el espagueti de las albóndigas, o el pollo de un sándwich.

Elige con calma

Si realmente quieres darte un gusto, ¡HAZLO! Combina un bocadillo con una opción saludable. Por ejemplo, llévate esas papas fritas, pero también llévate una porción zanahorias o uvas. Comete la hamburguesa con papas fritas, pero no te comas el postre. ¡Haz que funcione para ti!

 

Elige mucha proteína

La proteína mantiene estables los niveles de azúcar en la sangre y no permite que se suban. Algunas de las opciones de alimentos que tienen proteína son: carne, pollo, pescado, huevos, pavo y yogurt.

Comete tus vegetales

¡Sírvete muchas verduras! Algunos vegetales sin almidón como el apio, la zanahoria, la lechuga, los tomates, el brócoli y los espárragos tienen pocos carbohidratos y te pueden llenar. Los vegetales como las papas, el maíz y guisantes tienen más carbohidratos. Agrega lechuga a cualquier tipo de proteína o sándwich para que consumas una porción de vegetales oculta. Puedes incluir una ensalada para acompañar tu comida normal para conseguir muchos nutrientes sin los pesados carbohidratos.

No olvides las frutas

Este es un antojo que es saludable, come fruta. La cantidad de azúcar natural puede ser alta en algunos tipos de fruta, así que ¡ten cuidado en tu selección! Los arándanos azules, las moras, las frambuesas y los arándanos rojos son frutas con bajo nivel de carbohidratos. Los bananos, las cerezas y los mangos son frutas con alto nivel de carbohidratos.

Pide ayuda al personal

Si tienes dificultad para encontrar las opciones adecuadas para ti, hazle saber al personal que tienes algunas necesidades especiales en tu dieta. ¡Algunas veces te podrán ofrecer variedad de platos bajos en carbohidratos o sin gluten!