Tras los Cambios en la Atención Médica de SAG-AFTRA, ¿Pueden las Personas con DT1 Continuar en las Bellas Artes?


 

En medio de una pandemia, SAG-AFTRA, un sindicato que representa a más de 160,000 actores y otros profesionales en pantalla, anunció la semana pasada que aumentarían sus primas de seguro médico y serían más estrictos con los requisitos de elegibilidad para sus miembros.

“Sabían que el plan de salud estaba en grave peligro hace 2 años”, le dijo la actriz Elizabeth Perkins (que vive con diabetes Tipo 1) en exclusiva con Beyond Type 1, “pero no compartieron esa información con los miembros, ya que habría afectado seriamente la votación en la mesa de negociación colectiva. Estoy sumamente decepcionada por todos los miembros, pero particularmente por los miembros que tienen una enfermedad crónica o una condición grave con la que lidiar”.

Unirse a SAG-AFTRA se considera un gran paso en la carrera de actuación de una persona, porque significa que pueden ser elegidos para los roles principales en proyectos “sindicales”. Sin embargo, una vez unido, un actor no puede ser elegido para una película no sindical y debe pagar cuotas anuales al sindicato.

A partir del 1 de enero, los participantes en el plan de atención médica de SAG-AFTRA tendrán que cumplir con el requisito de ingresos mínimos de $25,950 (que fue aumentado de $18,040) y las primas para aquellos que permanecen en la atención médica de SAG-AFTRA se incrementará.

“Como actores, tenemos que mantener las ganancias para calificar para el seguro”, agrega Elizabeth. “Entonces, duplicar la prima en un momento en que la industria está cerrada es simplemente cruel. Es impactante para una persona con diabetes Tipo 1 que depende de la insulina, el medicamento más caro del mercado”.

El aumento de las ganancias mínimas no es el único inconveniente para los artistas que dependen de sus beneficios de SAG-AFTRA. Los cónyuges de los miembros ya no serán elegibles para el plan si su empleador actual ofrece seguro. Los miembros recientemente jubilados de 65 años o más ya no calificarán de sus residuos y el nuevo plan de salud eliminará el desembolso máximo para la cobertura fuera de la red.

Por supuesto, los actores dentro de SAG-AFTRA no son los únicos que luchan en medio del COVID-19, ya que los devastadores recortes en el mercado laboral y la resultante falta de acceso a la atención médica en los Estados Unidos son comunes. Debido a que la cobertura de seguro médico estadounidense generalmente está ligada al empleo, más de cinco millones de estadounidenses han perdido la cobertura médica desde que comenzó la pandemia. Muchas personas que viven con diabetes Tipo 1 y otras enfermedades crónicas que antes pensaban que tenían acceso estable a ingresos y seguro médico en los EE. UU. ahora ya no lo tienen.

Sin embargo, aquellos en la industria creativa, como los actores y el talento en pantalla afectados por la reciente noticia de SAG-AFTRA, siempre han conocido, hasta cierto punto, este nivel de incertidumbre. Seguir un camino laboral menos tradicional mientras se vive con cualquier enfermedad crónica que requiera atención de rutina en Estados Unidos es un riesgo ponderado. Y, en la era del COVID, una carrera en bellas artes parece cada vez menos sostenible para aquellos con una condición médica como la diabetes Tipo 1.

“El año pasado, me dijeron que mi seguro ‘me ahorró’ casi $28,000 en insulina. ¿Qué le sucede a una persona con diabetes Tipo 1 cuando su prima de seguro se duplica durante una pandemia y no tienen el poder de calificar a través de sus ganancias? Elizabeth pregunta de manera justificada.

Aunque es muy valiente, tomar un camino creativo, como actuar, escribir, hacer cine, pintar entre otros, no es para nada estable, especialmente al principio. Esto se aplica a cualquier persona, independientemente de su estado de salud.

Aquellos que deciden seguir una carrera en bellas artes con frecuencia necesitan tener trabajos secundarios para abrirse camino por un tiempo o, si necesitan un seguro médico estable, un trabajo de tiempo completo en una industria completamente diferente, lo que a su vez hace muy difícil encontrar el tiempo suficiente para concentrarse en cualquier proyecto creativo.

Y ahora, con el anuncio de SAG-AFTRA, los profesionales en pantalla tienen incluso menos posibilidades de tener una atención médica confiable, lo que plantea la pregunta: para poder sobrevivir, ¿la mayoría de las personas con diabetes Tipo 1 tienen la opción realista de elegir una profesión en bellas artes?

A menos que se produzca un cambio importante entre las organizaciones artísticas después del COVID, quizás ya no tanto.

ESCRITO POR Alexi Melvin , PUBLICADO 09/02/20, UPDATED 09/02/20

Alexi Melvin sirve como Presidenta del Comité de Contenido del Consejo de Liderazgo. Es periodista y ha escrito para The San Francisco Chronicle, Beyond Type 1 y otras publicaciones digitales. Alexi también es una actriz de doblaje y maestra de reiki. Además de su dedicación a ser una voz para las personas que viven con diabetes Tipo 1 en todas partes, siempre le ha apasionado la meditación y la curación energética. Antes de recibir su licenciatura en la universidad New School, estudió actuación en el Instituto Lee Strasberg. Espera continuar con su trabajo de curación y conectarse con otras personas con diabetes Tipo 1 a través de sus viajes y oportunidades de redacción.