La Actriz Elizabeth Perkins Sobre Su Viaje con Diabetes Tipo 1

1/7/20
ESCRITO POR: Alexi Melvin

 

Impacto que perdura

Hay pocos actores que resuenan con múltiples generaciones, cuyas carreras realmente resisten el paso del tiempo. Elizabeth Perkins es una de esas actrices.

Si tienes un conocimiento básico del cine y la televisión de los últimos 34 años, es muy probable que conozcas a Elizabeth, ya sea que la hayas visto incontables veces como “Susan” en el clásico Big (1988) o si fuiste un mega fan de su enérgica interpretación de “Celia Hodes” en la serie de Showtime Weeds, y la lista continúa.

La carrera de Elizabeth ha sido tan diversa como cualquier actor querría que fuera, y ciertamente todavía no ha terminado. Aunque todos estamos familiarizados con su próspera carrera, lo que algunos de nosotros quizás no sabemos de ella es la historia única de diagnóstico de diabetes Tipo 1 de Elizabeth, y cómo su vida, tanto en la pantalla como fuera de ella, ha evolucionado desde entonces.

“Fue muy al azar”, dice Elizabeth, que no tenía antecedentes de diabetes Tipo 1 en su familia. “Tenía 45 años”, agrega. “Comía muy bien. Comía proteína, hacía ejercicio. Siempre me he cuidado muy bien”.

Elizabeth recuerda que, cuando estaba filmando la Temporada 2 de Weeds, una enfermedad que ya tenía pero no había sido diagnosticada finalmente se hizo evidente.

“Fue muy abrumador cuando me diagnosticaron al principio porque no me había sentido bien durante unos tres años”, dice Elizabeth. “Iba con los médicos y me decían: ‘No encontramos nada malo contigo, no hay nada malo contigo’, y luego pasó casi a ‘¿Has probado los antidepresivos?’ Pasó a: ¿Será que esto realmente solo está en mi cabeza?”.

No fue sino hasta que un “análisis de sangre al azar” de su ginecólogo reveló un nivel de glucosa en la sangre de 640. De ahí, Elizabeth fue enviada directamente al hospital. El diagnóstico de diabetes Tipo 1 fue inmediato.

El médico general de Elizabeth, sin embargo, le dio muchas razones para nunca volver a su clínica después de su reacción al diagnóstico.

“Me entregó un vial de insulina y jeringas y me dijo: ‘Bueno, ahora tienes diabetes. Nos vemos más tarde’”, recuerda Elizabeth. “Regresé al set y estaba tratando de entenderlo todo. No me dio ninguna instrucción para continuar. No me dijo: administrate 10 unidades mientras actúas por la mañana, administrate una unidad por cada 10 carbohidratos que comas. No hubo una conversación”.

Construyendo un equipo

A pesar de una horrible introducción a la diabetes Tipo 1, Elizabeth pronto encontró alivio con la Dra. Ann Peters, especialista en diabetes y directora de programas clínicos de diabetes de la Universidad del Sur de California.

Elizabeth tardó casi un año en creer, en cierto sentido, que podía superar la experiencia traumática. Durante un largo período, ella quiso esconder su diabetes Tipo 1 de las personas con las que trabajaba en sets de películas y televisión.

“Me sentía muy triste”, dice Elizabeth. “No quería que nadie supiera que estaba tan triste. Simplemente no quería que afectara mi trabajo”.

Hoy, la dinámica de Elizabeth en el set ha cambiado drásticamente. Lo primero que hace en un nuevo set, dice, es ubicar al Primer Asistente del Director y hacerle saber sobre su diabetes Tipo 1.

“Les digo ‘Mira, tengo diabetes Tipo 1. La he tenido por 15 años. La manejo de forma muy estricta, pero esto es lo que necesitas saber al respecto”.

Habiendo vivido con diabetes Tipo 1 durante más de una década, Elizabeth no tiene miedo de pedir ayuda cuando la necesita, literalmente. Su “palabra de seguridad” tanto en el set como en la vida diaria es simplemente, “Ayuda”.

‘Ayuda’ significa que mi nivel de azúcar es tan bajo y bajó tan rápido que necesito tu ayuda”, dice Elizabeth. “Si digo: ‘Necesito cinco minutos’, eso significa que probablemente mi nivel de azúcar está bajando o siento que está muy alto y necesito manejarlo durante cinco minutos y, aparte de eso, estoy bien”.

Elizabeth también confía en su asistente de toda la vida que ha estado con ella durante 22 años para que tenga su manejo bajo control durante la filmación.

“Ella se acerca a mí con mi kit y me dice: ‘Mide tus niveles en este momento y creo que deberías comer algo de glucosa'”, dice Elizabeth sobre su asistente. “Ella lo nota por cómo digo mis líneas. Si me cuesta recordarlas, probablemente mi nivel de azúcar esté bajando. Si empiezo a ponerme sudorosa y tensa, probablemente esté subiendo”.

Elizabeth también aprendió algunos trucos de diabetes Tipo 1 para escenas de “la mesa a la hora de cenar” u otras escenas relacionadas con alimentos y bebidas.

“Cada vez que filmamos una escena en un restaurante, dicen: ‘Entonces, ¿está bien jugo de uva para que parezca vino? ¿Qué tal ginger ale?’”.

Ahora les enseña a los equipos de filmación a usar té helado diluido con agua para que parezca vino.

Cambiando

Elizabeth, quien recientemente protagonizó el especial navideño de FOX de seis partes “The Moodys“, admite que habla tanto sobre su diabetes Tipo 1 ahora que sus coprotagonistas, incluyendo el actor Denis Leary, la regañaban juguetonamente.

“Cuando estaba filmando The Moodys, hablaba tanto de mi diabetes Tipo 1 que todos decían ‘¡Sí, todos lo sabemos! ¡Tienes diabetes Tipo 1!”, Dice Elizabeth, riendo. “Ese fue un gran salto para mí”.

Cuando se trata de consejos para los aspirantes a actores con diabetes Tipo 1, Elizabeth les insta a no tener miedo de hablar sobre su enfermedad con las personas con las que trabajan, para evitar cualquier repercusión.

“Con el tiempo te va a perjudicar”, dice Elizabeth. “Con el tiempo, vas a tener un nivel bajo, con el tiempo vas a olvidar tus líneas. Y la gente es mucho más solidaria de lo que piensas”.

En términos de su vida familiar, Elizabeth tiene el apoyo y la comprensión inquebrantables de su esposo con el que cumplira 20 años de casados en junio, Julio Macat, reconocido director de fotografía de películas como la franquicia Home Alone. Elizabeth dice que tanto su esposo como sus hijos “entienden completamente” su diabetes Tipo 1. Sin embargo, al principio, tuvo que insistir con algunos de sus amigos cercanos para que se esforzaran por estar más informados sobre la diabetes Tipo 1.

Elizabeth maneja su diabetes Tipo 1 con una pluma de insulina (inyecciones diarias múltiples), y con frecuencia usa su MCG Dexcom. Ella valora la capacidad de estar en sintonía con las fluctuaciones de su cuerpo, incluyendo sus propios síntomas de niveles altos y bajos de azúcar en la sangre, independientemente de la tecnología, y reconoce el impacto que tienen los elementos como el estrés en el manejo de la diabetes Tipo 1.

“Cuanto más sepas sobre la diabetes Tipo 1 y más puedas reconocer sus síntomas, mejor manejo tendrás”, dice Elizabeth.

Aunque intentó usar una bomba de insulina, descubrió que el suministro constante y automatizado de insulina estaba demostrando ser un problema porque los micrófonos detectaban el ruido que hacía durante el rodaje.

Y, cuando se trata de cuestiones importantes como el precio de la insulina, las opiniones de Elizabeth son bastante directas.

“La insulina debería ser gratis”, dice Elizabeth. “Los pañales y los tampones también deberían ser gratuitos, por cierto”.

Elizabeth recuerda ciertos casos que ilustran perfectamente la idea de que hay una gran curva de aprendizaje que debería permitirse a las personas que viven con diabetes Tipo 1, como el momento en que un agente de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) golpeó casualmente el sensor MCG de Elizabeth y se cayó de su brazo durante una revisión. Además, el momento en que tuvo un nivel bajo de azúcar en la sangre mientras conducía sola a visitar a su hija en Vermont, en un largo tramo de carretera. Se dio cuenta de que no había glucosa en el auto.

“Cuando llegué a la salida, que estaba a 30 kilómetros de distancia, había un Dunkin’ Donuts y les dije ‘Denme todas los donas'”, recuerda Elizabeth. “Aprendí a nunca ir a ningún lado sin glucosa, no me importa qué tan estricto sea el manejo que tengas”.

Encontrando una comunidad

La falta de diferenciación entre la diabetes Tipo 1 y la diabetes Tipo 2 cuando habla de su diabetes Tipo 1 con el público y, específicamente, los periodistas, ha demostrado ser una recurrencia en la vida de Elizabeth desde su diagnóstico hace 15 años. Aunque Elizabeth, que ahora tiene 59 años, se alegra de interactuar más con la comunidad de diabetes Tipo 1 en los últimos años, no siempre se ha sentido tan cómoda. Con frecuencia se ha cansado de que la enfermedad misma sea malinterpretada o malentendida.

“Hay una gran diferencia entre la diabetes Tipo 1 y Tipo 2. La gente me voltea a ver y me dice: ‘Conozco a un tipo que puede quitarte la insulina’ y ‘Bueno, ya sabes, con dieta y ejercicio…’ agrega. “Recibo tanto de eso, que tiendo a retirarme”, admite Elizabeth. “Ya no me importa, pero no quería aparecer en la portada de la revista People y que dijera ‘Ella está realmente enferma‘. Porque no lo estoy. Esta es una enfermedad que puedo manejar”.

No fue hasta la aparición reciente y poderosa de comunidades de diabetes Tipo 1 fuertes como Beyond Type 1 que Elizabeth finalmente pudo sentirse cómoda al hablar un poco más sobre sus experiencias viviendo con la enfermedad.

“Me llevó casi un año comprenderlo, y luego, un día, pensé que existe toda esta comunidad. Existe todo esto. Es todo un tema”, recuerda Elizabeth. “Una vez que comencé a sumergirme en la comunidad, me sentí más segura. Pensé, ‘oh wow, alguien me respalda’”.

Elizabeth ciertamente reconoce que siempre habrá esos momentos de “síndrome de burnout por la diabetes” con una enfermedad que no te da descansos, y que hay obstáculos continuos al vivir con diabetes Tipo 1.

“Y tengo muy claro lo que son”, dice ella. “Pero creo que ahora ya no me importa. He estado viviendo con esto durante 15 años. Obviamente estoy sana. Obviamente me estoy manejando bien. Tengo mis momentos en los que no lo manejo bien. Creo que todos podemos relacionarnos con eso”.

Desde que fue diagnosticada en un punto álgido de su carrera, Elizabeth realmente ha llegado a un punto en el que puede aplaudirse a sí misma por surfear las olas de la diabetes Tipo 1 todos los días y aún prosperar en su vida y carrera aún más de lo que lo hacía antes de tener diabetes Tipo 1.

“Trabajo todo el tiempo, manteniéndome al día, durmiendo, midiendo mis niveles, manteniéndolos estables, comiendo bien, haciendo ejercicio, haciendo mi pilates, fue a un largo recorrido haciendo senderismo hoy. Empiezas a mirarte a ti mismo como ‘Wow, realmente lo estoy haciendo’. Tienes esa sensación de orgullo. Esto solo me ha sucedido en los últimos años. Todos tienen su propia travesía. Es una travesía que va de “Estoy abrumada, pobre de mí” a “Soy una gran guerrera”. Y creo que es una travesía y es diferente para todos”.


Además de protagonizar en The Moodys de FOX la pasada temporada navideña, Elizabeth protagoniza la serie original de Apple TV+ Truth Be Told, y pronto volverá a la exitosa serie de NBC This is Us.

 

 

 

Alexi Melvin

Alexi Melvin sirve como Presidenta del Comité de Contenido del Consejo de Liderazgo. Es periodista y ha escrito para The San Francisco Chronicle, Beyond Type 1 y otras publicaciones digitales. Alexi también es una actriz de doblaje y maestra de reiki. Además de su dedicación a ser una voz para las personas que viven con diabetes Tipo 1 en todas partes, siempre le ha apasionado la meditación y la curación energética. Antes de recibir su licenciatura en la universidad New School, estudió actuación en el Instituto Lee Strasberg. Espera continuar con su trabajo de curación y conectarse con otras personas con diabetes Tipo 1 a través de sus viajes y oportunidades de redacción.