TODO LO QUE NECESITAS ES YOGA

8/3/16
ESCRITO POR: Rachel Zinman

Todavía recuerdo la primera vez que me paré en mi estera de yoga después de mi diagnóstico. Yo estaba en shock. Había sido maestra de yoga la mitad de mi vida y ahora esto. No sabía qué hacer, y mucho menos qué pensar y tenía miedo. El médico había dicho que lo tomaríamos un paso a la vez. Mi glucosa A1c sólo estaba ligeramente elevada. “Subamos tus niveles de hierro y de B12 y partamos de allí”.

Ese día hice mi práctica completamente consciente. El yoga fue mi refugio. No me dejó darme por vencida y me dio una razón para intentarlo.

¿Sabes cómo suena cuando uno intenta hablar bajo el agua?, ¿que todo se siente muy tibio y lejano? Así es como se sintió cuando me dijeron que el tipo de diabetes que tenía era una enfermedad autoinmune y que en algún momento tendría que administrarme insulina.

Si hubiera sabido entonces lo que sé ahora, habría hecho algunas cosas de otra manera. Le habría pedido que me hablara más sobre la enfermedad y habría pedido ayuda. Estar informado es tan importante. Yo no sabía nada acerca de la diabetes ni tampoco nadie cercano a mí. La mayoría de las veces me vi dando tumbos en la oscuridad sintiéndome aislada e impotente.

Han pasado ocho años y muchas cosas han cambiado. Ahora uso insulina y me siento realmente agradecida. He hecho muchos amigos a través de la comunidad en línea de la diabetes y, a pesar de los desafíos diarios, no me siento sola.

rachel_zinman_book_2

Usar la insulina no necesariamente ha facilitado las cosas. El estrés asociado con lo impredecible de la respuesta de mi cuerpo a la insulina me pone bajo presión. Por eso me baso en el yoga para ayudarme a seguir adelante. En mi experiencia, es la forma número uno para mitigar el estrés. A lo largo de mi diagnóstico y durante mis años de negación, nunca he dejado de practicarlo. No importa lo difícil que se pusieran las cosas, el yoga estaba allí.

Ahora todo lo que quiero hacer es compartir con todo el mundo cómo el yoga me ha ayudado y todavía me ayuda diariamente. El yoga me abrió la puerta para aceptar mi diagnóstico. Sí, es difícil, pero se puede vivir con ella y hay herramientas por ahí que son fáciles de implementar y que hacen una diferencia duradera.

No soy una de esas personas que grita a los cuatro vientos, en realidad soy bastante tímida. Pero cuando creo en algo soy como una fuerza de la naturaleza.

rachel_zinmna_book_3

En lo que yo realmente creo, es en el yoga, yoga y más yoga. Estoy absolutamente convencida de que el yoga es el complemento perfecto para un plan diario de control de diabetes. Estudios han confirmado que el yoga ayuda de muchas maneras. El yoga te da:

  • mejores niveles de glucosa en la sangre;
  • aumento de la sensibilidad a la insulina;
  • menos estrés;
  • buenos niveles para estar en forma;
  • una mente equilibrada;
  • aumento de la capacidad de respiración;
  • pérdida de peso;
  • mejor estado de ánimo.

Cuando empecé a hacer yoga, pensé que era raro. Y en aquellos días lo era. En la década de los 80, todo el mundo usaba pantalones cortos divertidos que parecían pañales y se ataban en sillas y se colgaban de cuerdas. Pero ahora, el yoga es muy accesible. Lo puedes hacer en línea, puedes probarlo en el gimnasio o puedes encontrar un estudio a la vuelta de la esquina. Y el yoga también se está volviendo más y más especializado. Es por eso que estoy centrada específicamente en el yoga para las personas que viven con diabetes. Siento que tener la opinión privilegiada por ser una de ellas, me da una ventaja. Me emociona cuando alguien con quien esté trabajando por fin tiene una buena noche de sueño, tiene mejores niveles de glucosa en la sangre y reacciona menos cuando se le presentan acontecimientos estresantes.

Si crees que el yoga no es para ti, me gustaría dejarte con este pensamiento final. Tú tienes todo lo necesario para hacer yoga. Tu cuerpo, tu respiración y tu mente son tu equipo incorporado, y no se trata de ser flexibles. Definitivamente hay un programa que se aplica a tu nivel y ritmo. Lo único que sí necesitas es el entusiasmo y la voluntad de darlo todo. ¡Junta todo eso y tendrás la receta para el éxito!


Para saber más sobre el libro de yoga de Rachel, !haz clic AQUÍ!

Rachel Zinman

Rachel Zinman es una maestra senior de yoga y entrenadora de maestros con más de 30 años de experiencia enseñando a nivel nacional e internacional. Actualmente está terminando un libro sobre el Yoga para la Diabetes. A Rachel se le diagnosticó diabetes en el 2008. Al principio, los médicos no estaban seguros de si se trataba de diabetes tipo 1 o 2 ya que no era una candidata típica para cualquiera de ellas. Le tomó casi seis años obtener el diagnóstico correcto. Ahora, ella sabe que ella es diabética LADA tipo 1. Ella comenzó a hacer yoga en la preparatoria a los 17 año, y a la edad de 19 años ya era una adicta. Cuando comenzó a hacer yoga fue para que le ayudara en su carrera de baile, pero con el tiempo, mientras su práctica progresaba, se apasionó con los aspectos más profundos del yoga y su capacidad para sanar e inspirar. Visita su blog en http://www.yogafordiabetesblog.com