A Moverse con Diabetes Tipo 1: Conceptos Básicos del Ejercicio

2/5/20

Nota del editor: Este contenido fue producido originalmente por la JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés), compartido aquí como parte de la JDRF – Beyond Type 1 Alliance. Puedes encontrar más contenido valioso sobre el ejercicio con diabetes Tipo 1 en la guía de ejercicios de la JDRF.


Si aún no tienes una rutina de ejercicios que te encante, entendemos que comenzar una con diabetes Tipo 1 puede ser desalentador. Durante las próximas semanas, para ayudarte a comenzar o perfeccionar la mejor rutina para ti, compartiremos consejos y trucos útiles sobre cómo hacer ejercicio de manera segura con diabetes Tipo 1.

Por supuesto, la actividad física y el ejercicio son importantes para todos: nos ayudan a mantenernos saludables y a sentirnos bien. El ejercicio es especialmente importante para las personas que viven con diabetes porque puede ayudar a reducir los niveles de glucosa en la sangre, lo que está relacionado con menos complicaciones a largo plazo. 

Ten en cuenta estos consejos al comenzar:

  • Si el ejercicio es nuevo para ti o si has estado viviendo con diabetes durante más de 10 años, consulta con tu proveedor de atención médica antes de empezar una rutina nueva.
  • Durante y después del ejercicio, siempre ten disponible una fuente de glucosa de acción rápida, como tabletas de glucosa, geles o una bebida endulzada.
  • Es mejor llevar una identificación médica y tener un teléfono celular contigo en caso de que necesites llamar para pedir ayuda.

¡Al comenzar, ten en cuenta que toda actividad física es buena! Incorporar varias sesiones de movimiento en tu día te ayudará a alcanzar los 150 minutos por semana de ejercicio de intensidad moderada a vigorosa que se recomiendan para todos los adultos. 

Las actividades diarias pueden ser parte de tu plan de ejercicio, por ejemplo, subir las gradas o estacionarte en el extremo más alejado del estacionamiento, pueden contribuir a la actividad física general durante el día. Ten en cuenta que debes interrumpir los períodos en los que estés sentado, con estiramientos y momentos para caminar. 

Al planificar entrenamientos específicos, la intensidad es tan importante como la duración. En general, puedes tener un beneficio de nivel similar al realizar una actividad más intensa por menos tiempo que lo que obtendrías al hacer algo menos intenso durante un período de tiempo más largo. 

Para los niños, se recomiendan 60 minutos de actividad física diaria y todos los movimientos cuentan. Los deportes organizados, la educación física y el tiempo para jugar en general son geniales. Los niños mayores de 12 años también pueden comenzar a hacer entrenamiento de fuerza varias veces a la semana en días no consecutivos. 

Es importante que todas las personas con diabetes sepan que es importante saber que los niveles de glucosa en la sangre pueden aumentar o disminuir según el tipo de ejercicio, la intensidad y el entorno. Ten en cuenta si tu entrenamiento es aeróbico, anaeróbico o ambos para anticipar en qué dirección puede moverse tu nivel de azúcar en la sangre. 

El ejercicio aeróbico, como trote de intensidad moderada, natación o ciclismo a distancia, tiende a hacer que los niveles de glucosa en la sangre disminuyan durante o inmediatamente después de la actividad. El ejercicio anaeróbico como el levantamiento de pesas o las carreras cortas de velocidad pueden aumentar los niveles de azúcar en la sangre durante el entrenamiento. Algunas formas de ejercicio, como el fútbol o el baloncesto, son una combinación de ambos, por lo que los cambios de nivel pueden ser un poco menos predecibles.

Es importante medir los niveles de glucosa en la sangre antes y después de la actividad, así como a mitad del ejercicio que dura más de una hora. Los monitores continuos de glucosa (MCG) pueden ser útiles, pero ten en cuenta que las lecturas de los MCG pueden retrasarse hasta 20 o 30 minutos durante algunos tipos de ejercicio.

Mientras más ejercicio hagas y analices los resultados, más aprenderás cómo los diferentes tipos de ejercicio afectan tu cuerpo y tus niveles de azúcar en la sangre. 

 

¡Mira el video completo a continuación para más información!