Cómo Puede la Deshidratación Elevar tus Niveles de Glucosa (Azúcar) en Sangre


 

 

Este contenido fue creado como parte de una asociación pagada con Ultima Replenisher.


 

El agua representa del 50 al 60 por ciento de tu peso corporal, ¡y casi el 75 por ciento de los bebés recién nacidos! Para un adulto promedio, 100 libras de su peso corporal son agua.

Claramente, una parte fundamental de la capacidad de funcionamiento de tu cuerpo, mantenerte al día con tu hidratación diaria, especialmente durante el ejercicio, es una parte importante del manejo de la diabetes.

Pero casi el 75 por ciento de los estadounidenses se deshidratan de forma habitual.

A continuación, analizaremos la deshidratación y su impacto en el nivel de glucosa en sangre como persona con diabetes.

POR QUÉ TU CUERPO NECESITA AGUA

Cuando el peso del agua de tu cuerpo comienza a caer por debajo del 50 por ciento por cualquier motivo, se pueden desarrollar síntomas de deshidratación e incluso afectar tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre.

El agua le ayuda a tu cuerpo a funcionar de diversas formas, entre ellas:

  • llevar oxígeno y nutrientes (incluyendo la glucosa) por medio del torrente sanguíneo a las células
  • producir hormonas
  • función de neurotransmisores
  • regular la temperatura corporal
  • mantener las membranas húmedas
  • mantener los ojos limpios y húmedos
  • oler, saborear y tragar alimentos
  • evacuaciones intestinales
  • pasar toxinas y desechos por la orina y el sudor
  • metabolizar los alimentos que consumes para recibir energía
  • disolver los minerales y las vitaminas de los alimentos
  • producir saliva
  • lubricar las articulaciones
  • aislar el cerebro, la médula espinal, los órganos y el feto (durante el embarazo)
  • proteger las articulaciones, los órganos y los huesos por medio de la absorción de impacto

LOS SÍNTOMAS DE DESHIDRATACIÓN INCLUYEN:

  • dolor de cabeza, mareos, aturdimiento
  • cansancio
  • boca seca o tos seca
  • aumento de la frecuencia cardíaca
  • presión arterial baja
  • falta de apetito
  • antojos de azúcar
  • hinchazón en los pies o las manos
  • calambres musculares
  • estreñimiento
  • orina de color oscuro
  • y para las personas con diabetes: un aumento repentino en los niveles de glucosa (azúcar) en sangre

CÓMO PUEDE LA DESHIDRATACIÓN ELEVAR TUS NIVELES DE GLUCOSA EN SANGRE

Si te deshidratas, eso significa que la cantidad de agua en el torrente sanguíneo disminuye, lo que hace que la glucosa (azúcar) existente en el torrente sanguíneo esté más concentrada.

Si bien la cantidad de glucosa en tu torrente sanguíneo técnicamente no ha aumentado, puede dar como resultado niveles altos de glucosa en sangre porque la proporción de glucosa a agua ha cambiado.

Piénsalo así: cuando se hace jarabe de arce, se recolecta la savia de los árboles. ¡La savia es en realidad un 95 por ciento de agua y solo un 5 por ciento de azúcar! Cuando se hierve la savia, que reduce la cantidad de agua por medio de la evaporación, el azúcar de la savia se concentra más. Esto produce un almíbar espeso y dulce que sabe delicioso en los panqueques. Menos agua = azúcar más concentrado.

Tu torrente sanguíneo necesita niveles adecuados de agua para mantener esa proporción ideal de agua a glucosa.

  • Los niveles leves a moderados de deshidratación, especialmente durante los climas cálidos, el ejercicio intenso o las enfermedades (diarrea o vómitos), pueden aumentar fácilmente el nivel de glucosa en sangre de 50 a 100 mg/dL o más.
  • La deshidratación grave puede poner en peligro la vida debido a muchos factores, incluyendo los niveles concentrados de glucosa en sangre y muy pocos electrolitos, sodio y potasio.
  • Si tienes una enfermedad que te está provocando una deshidratación grave o vómitos y no puedes consumir líquidos de forma adecuada, visita la sala de emergencias o el centro de atención de urgencias para recibir líquidos por vía intravenosa de inmediato.

Simplemente rehidratarte por medio líquidos intravenosos o agua potable y otras bebidas hidratantes puede tener un gran impacto en la reducción de los niveles de glucosa en sangre a un nivel seguro.

Ten en cuenta que los líquidos de hidratación como el Gatorade y el Pedialyte pueden contener azúcar; lee atentamente las etiquetas nutricionales y habla con tu médico sobre la posibilidad de dosificar la insulina con la bebida hidratante o elegir las opciones “sin azúcar” o “bajo en azúcar”.

Si no se trata, la deshidratación grave puede provocar cetoacidosis diabética y otras afecciones potencialmente mortales.

¿CUÁNTA AGUA DEBES TOMAR CADA DÍA?

Para la mayoría de las personas, simplemente tomar agua cuando se tiene sed es suficiente, según una investigación reciente. (Sí, otras bebidas a base de agua también cuentan, pero ten cuidado con las altas cantidades de azúcar o el consumo excesivo de cafeína, que es un diurético y puede provocar deshidratación).

Es posible que necesites más de 6 a 8 vasos de agua al día si:

  • estás tomando un medicamento que aumenta la producción de orina de tu cuerpo;
  • haces ejercicio intenso, especialmente para aquellos involucrados en el entrenamiento de resistencia;
  • estás en un clima extremadamente caluroso;
  • recientemente has tenido diarrea o vómitos y necesitas reponerte;
  • estás embarazada o amamantando.

. Es posible que debas limitar tu consumo de agua si:

  • tienes ciertas afecciones de salud, que incluyen insuficiencia renal, hepática o cardíaca;
  • estás experimentando síntomas de hidratación excesiva;
  • te administras medicamentos que causan retención de agua;
  • tomas otros medicamentos, incluyendo algunos antidepresivos y opioides;
  • tu médico te ha indicado que reduzcas la ingesta de agua por cualquier motivo.

¡Habla con tu médico sobre tus objetivos y preocupaciones personales sobre el consumo de agua!

 

ESCRITO POR Ginger Vieira , PUBLICADO 11/01/21, UPDATED 11/01/21

Ginger Vieira es una autora y escritora que vive con diabetes Tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluidos "When I Go Low" (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), "Pregnancy with Type 1 Diabetes" (El embarazo con diabetes Tipo 1) y "Dealing with Diabetes Burnout" (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Ginger también ha escrito para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.