“Diabetes en Positivo”. Aprender riendo. 


 

 

Una aseveración que puede ser polémica es decir que “la diabetes no es una enfermedad”. Si bien, todos sabemos que lo es, Gladys Aimola, colombiana y una persona muy positiva, nos explica que no considerarla como tal, sino como algo que nos acompaña, puede hacer que personas como ella que viven con diabetes puedan sobrellevar las cosas de una mejor manera.

Gladys publica memes divertidos y recomendamos sus páginas. Hoy vamos a asomarnos a conocer la parte más íntima de la historia detrás de “Diabetes en Positivo”.

Gladys y su relación con la diabetes tipo 1

Gladys Aimola tiene 48 años y de ellos ha vivido con diabetes tipo 1 durante 34, además es madre de dos hijos. Debutó con diabetes a los 12 años, en ese momento no conocía sobre el tema y vino aprendiendo de forma autodidacta, “como muchos”, resalta. 

Sufrió muchos años “cargando sola con la diabetes” y en una situación económica complicada, en un momento donde no existía la información ni la tecnología que tenemos hoy en día. La moviliza el evitar que otros vivan esta situación, o quizá, desea poder acompañarlos y por eso hoy se brinda desde el humor y la mirada positiva en las redes sociales.

Para Gladys parece esencial hablar sobre la importancia del contenido que se comparte en las redes sociales sobre la diabetes. “Se aprende mucho, pero también existe el peligro que consiste en la gran desinformación que circula.” 

Gladys siente que tiene una gran responsabilidad social cuando comparte su experiencia y aporta su granito de arena con quienes se inician en este camino o se sienten perdidos. De personas que publican sus experiencias ha aprendido mucho y se siente por ello profundamente agradecida.

Los periodos de aceptación de la diabetes

Para ella el diagnóstico fue muy duro y nos relata su paso por las distintas etapas de aceptación de esta enfermedad y condición de vida. 

Comienza por mucho miedo en el momento del diagnóstico, pasando después por una etapa de búsqueda de remedios mágicos” donde hacía todas las recetas que le recomendaban los amigos y los familiares. Pensaba que era un mal diagnóstico, que “de pronto” podría hacer algo de lo que los médicos no se habrían dado cuenta y que lo iba a poder cambiar.  Reconoce que estaba en una época de negación. 

Cuando terminó esta etapa Gladys dice ella misma se quitó el “peso” de “tratar de quitarse la diabetes”. Piensa haber atravesado “todas las etapas existentes “ y en la que se encuentra es la “ideal”. La que uno espera llegar en algún momento de su vida: la etapa en la que se comienza a aprender y a encontrar muchas respuestas, la etapa de buscar formas de manejar las glucosas y entender mucho más sobre lo que se tiene y pasa.  Llegar a esto es un largo camino.

El aprendizaje depende mucho del paciente y de tener la suerte de encontrar un médico que tenga el tiempo y las ganas de enseñar. Aunque desde su experiencia aprendió mucho desde sus ganas de aprender y le parece que es lo más importante. No existe un sitio donde a un paciente con diabetes tipo 1 le enseñen absolutamente todo lo que necesitamos saber.

La relación del humor y la diabetes

Empezó a llamarse “la diabetes no es una enfermedad” un libro que publicó hace 3 años con toda su experiencia sobre su debut, su niñez, el apoyo de su mamá que siempre estuvo pendiente de ella. Tras escribir el libro quiso abrir perfiles en redes sociales y decidió cambiarle el nombre porque a todo el mundo no le gustaba.

El humor es un medio por el que se pudo comunicar muy bien con sus seguidores, hijos, y todos. Siempre trata de meterle la parte cómica a las cosas y le  parece una hermosa manera de dejar  una enseñanza. Así la gente acepta más el tema de la diabetes que tiene mucho peso por ser tan difícil.

Cree que reírnos de nosotros mismos es importante, quitarle el peso de llamar “enfermedad” a algo con lo que vamos a vivir todos los días de nuestra vida. Decidió ver las cosas de otra manera, desde el lado positivo, aprender lo más posible de esta experiencia y ponerle más gracias quitándole esa palabra tan pesada y fuerte. A partir de ahí se sintió aliviada y pudo ser más positiva.

Quiere transmitir a sus seguidores que vivir con diabetes no es imposible, depende de cada uno de nosotros cómo queremos adaptarnos a esa situación, que si queremos verlo como algo terrible, así va a ser, si le encontramos el ¿para qué? En vez del ¿por qué? va a ser un poco más fácil vivir con diabetes.

La diabetes nos va a acompañar siempre, no podemos levantarnos todos los días cargando un peso tan fuerte, Gladys quiere transmitir que la vida es bonita, ella ha hecho de todo, todo lo que le dijeron que no podía hacer cuando era pequeña, viajar, estudiar, tener hijos. Que tenemos que querernos como somos, que nos queramos y nos amemos porque con diabetes, flacos, gordos, altos o bajos…somos perfectos y tenemos que vivir felices y sacarle a la vida el mejor provecho.

Quiere que las personas, sobre todo los niños, cuando les den su diagnóstico, la vean, la escuchen y se tranquilicen. 

Vivió muchas cosas duras por el miedo que sintió en algún momento, y desea aliviar a otros que puedan estar pasando por la misma situación.

¿Dónde puedes encontrarla?

Facebook, como Diabetes en Positivo e Instagram, @diabetesenpositivo

 

ESCRITO POR Lucía Feito Allonca de Amato, PUBLICADO 10/12/21, UPDATED 10/12/21

Lucy lleva casi 30 años viviendo con diabetes Tipo I y forma parte del equipo detrás de las propiedades hispanas de Beyond Type 1. Es Licenciada en Derecho y tiene doble nacionalidad Española y Argentina. Forma parte activa de la comunidad en línea de diabetes, desde su blog Azúcar HADA. Cursa los estudios de la Licenciatura en Psicología, es paciente experto en enfermedades crónicas cardio-metabólicas y activista por los derechos de las personas del colectivo LGBTQ+.