¿La Diabetes Tipo 1 ha Tenido Impacto en tu Relación con la Comida?

 

Nota del editor: si tú o alguien que conoces está luchando con un trastorno alimenticio, o si la relación entre tú o alguien que conoces con la comida se ha vuelto poco saludable, no tengas miedo de pedir ayuda.

Sin importar cómo tome forma tu relación con la comida, no se puede negar que la diabetes Tipo 1 afecta la forma en que pensamos, sentimos y nos comportamos con la comida. Incluso si la diabetes ha afectado tu relación con la comida de una manera que mejora tu salud en general, con frecuencia consume la misma cantidad de energía, pensamiento e intenciones.

Comencemos con lo básico: las personas con diabetes Tipo 1 no pueden producir su propia insulina. La insulina es la hormona que convierte los alimentos en combustible para que el cuerpo pueda funcionar. Esto significa que las personas con diabetes Tipo 1 no solo tienen que dosificar la insulina correctamente para los alimentos que consumen, sino que se ven obligadas a examinar cada alimento de una manera mucho más compleja que las personas sin diabetes.

¿Lo bueno? El equilibrio se puede encontrar en toda esa complejidad. Encontrar una relación con los alimentos que equilibre tus objetivos de salud con tu bienestar emocional es un proceso personal, que puede evolucionar a lo largo de los años, y su apariencia varía de persona a persona. Lo que nos dicen y nos enseñan nuestros médicos, nuestros padres y la comunidad tiene un impacto enorme en la manera en que evoluciona nuestra relación con la comida y cada uno de nosotros enfrenta ese hiperenfoque en la comida de diferentes maneras.

En este artículo, te guiaré por algunas cosas que debes tener en cuenta cuando se trata de tu relación con la comida, luego compartiré las opiniones de la comunidad de la diabetes sobre la manera en que su relación con la comida se ha visto afectada por la diabetes. ¿Buscas conectarte con otras personas que están pasando por lo mismo? Asegúrate de unirte a nosotros en la comunidad Beyond Type 1.

Algunas cosas de las que debes estar pendiente

Desafortunadamente, algunos métodos de afrontamiento relacionados con la comida pueden ser física y emocionalmente muy dañinos, destructivos e incluso potencialmente mortales. Los ejemplos de esta relación destructiva incluyen:

  • Los atracones durante los niveles bajos de azúcar en sangre, el estrés, el aburrimiento, etc.
  • La restricción de alimentos hasta que estés tan hambriento que comes compulsivamente todas las cosas que te has dicho a ti mismo que son “alimentos malos”.
  • La restricción de macronutrientes por completo por un período de tiempo, luego atracones de este macronutriente durante un período de tiempo, una y otra vez.
  • Limitar gravemente las calorías.
  • Omitir dosis de insulina (diabulimia).
  • Administrarte una sobredosis de insulina como excusa para los atracones.

Diabulimia y recuperación ►

Algunos métodos de afrontamiento podrían estar diseñados para mejorar tu salud en general, pero es posible que el estrés emocional que crean no sea el adecuado para ti. Encontrar lo que funciona y lo que puedes mantener a largo plazo puede llevar meses o años, ¡y es necesario hacer algunos ajustes a medida que evoluciona tu relación con los alimentos y la diabetes!

  • Omitir o restringir macronutrientes por completo (generalmente las grasas o los carbohidratos de la dieta).
  • Comer las mismas comidas o tipos de alimentos todos los días.
  • Seguir un plan de comidas personalizado.
  • Crear un enfoque flexible con un enfoque en tipos específicos de alimentos o macronutrientes que puedas mantener a largo plazo.
  • Formar filosofías personales en torno a tu dieta que respaldan tu éxito a largo plazo.

Sanar tu Relación con los Alimentos: Recursos  ►

“¿El impacto de la Diabetes Tipo 1 en tu relación con la comida?”

Le pregunté a la comunidad: “¿Cómo ha afectado la diabetes Tipo 1 tu relación con la comida?” en mi Twitter, Instagram y Facebook personales. Esto es lo que dijeron. *Estas respuestas se han editado mínimamente para mayor claridad.

La respuesta más graciosa (pero con conocimiento):

“Mi relación con la comida se parece mucho a mi relación con una novia: me hace más dulce, nunca es tan buena como quiero que sea, es una montaña rusa de altibajos, y todo el mundo me critica por no hacerlo como ellos lo hacen”. – Brad

Estresante, abrumadora y frustrante

“No puedo simplemente disfrutar de la comida. Siempre se trata de planificar. Siempre estoy pensando. Siempre se trata de números. Siempre se trata de medir. Siempre se trata de los ‘qué pasaría si’. No puedes disfrutar de algo que es a la vez tu veneno y tu medicina”. – Mocha

“Con odio”. – Sam

“La fatiga de descifrar cada ecuación con múltiples variables… me deprime. Siempre que he tenido una hipoglucemia grave, odio la comida durante unos días y luego reconstruyo lentamente mi relación con la comida. He tenido diabetes Tipo 1 durante más de 30 años”. – Jayne

“Algunas palabras en las que pienso durante mis 31 años de diabetes Tipo 1 son: opciones saludables y deliciosas, pero… frustración, miedo, preocupación, restricción”. – J. Andwin

“Es un reto discernir: ¿tengo hambre o tengo un nivel bajo? O, si tengo hambre, ¿puedo o debo comer si también tengo un nivel alto? Desenredar los sentimientos de los síntomas del azúcar en sangre es DIFÍCIL y está lleno de emociones”. – Kristyn

“Bueno, ya nunca sé cuándo tengo hambre y nunca elijo lo que realmente me gustaría comer cuando salgo a comer porque siempre estoy pensando en lo que menos afectará el azúcar en sangre más adelante… ¡Eso le quita el placer!” – Truthseeker

“Teniendo diabetes Tipo 1, celiaquía y gastroparesia… digo muchas malas palabras”. – Iowa Chic

“Soy una acaparadora de alimentos. Debo estar completamente abastecida, por si acaso. Esto es especialmente cierto cuando viajo”. – KatPharm

“Nunca solía molestarme ni afectarme hasta que me diagnosticaron la enfermedad celíaca. Ahora tengo que leer todas las etiquetas y es muy frustrante e inconveniente. Como si la vida no fuera ya lo suficientemente difícil”. – Vik

“¿Cómo sería posible que no la hubiera afectado?” – Victoria

“La comida ya no es un placer fácil ni simple. Todo requiere un cálculo, pensarlo dos veces y potencialmente sentimientos de culpa si comes algo que eleva tu nivel de azúcar en sangre. Las comidas fuera de casa no se disfrutan de la misma manera debido a las inyecciones, los carbohidratos desconocidos y los tiempos de espera”. – Lucy

“La comida era complicada antes de que desarrollara diabetes a los 23”. – Lua

“He descubierto que mi mala relación con la comida está más relacionada con mi diagnóstico erróneo de diabetes Tipo 2”. – Michelle

“¿Cómo afecta la diabetes Tipo 1 tu relación con la comida? Con la gastroparesia (un reto para 1/3 de las personas con diabetes) es complicado”. – Tom

“La diabetes y la comida para mí siempre han sido como esta relación de amor-odio. Habrá momentos en que es muy fortuito: mis lecturas están en el rango, vigilo mis porciones y, por lo general, estoy de muy buen humor. Pero también hay momentos en los que vigilo lo que como, y sin importar cuánta insulina o medicamentos me administre, nunca puedo bajarlo. Entonces, a veces me siento como ‘¿cuál es el punto?’ ¿Sabes? A veces siento que sufro un síndrome de burnout por la diabetes. Mi prometida trata de ayudarme con esto, pero especialmente durante este verano, ha sido bastante alocado y parece que no hay un horario constante para que yo planifique adecuadamente mis comidas. Soy maestro de secundaria, por lo que espero que, ya que la escuela comenzará pronto, haya más consistencia y más horarios para planificar adecuadamente lo que comemos, y esto a su vez ayudará a mi diabetes”. – Joel

“¡Sí! A veces me encantaría un refrigerio espontáneo o no esperar 15 minutos antes de comer o cuando saliera a comer y la comida que pensaba comer y para la que había calculado los carbohidratos y la dosis de insulina ya no está disponible es frustrante”. – Karen

“Muchísimo, aunque a los 43 años con diabetes Tipo 1, ahora está escrito casi inconscientemente en mi ADN, ese pensamiento de la manera en que lo que como se compara con los niveles y la ingesta de insulina y, en última instancia, cuánta incomodidad causa comer cualquier cosa con carbohidratos”. – Tony

“Recibí el diagnóstico en mi cumpleaños número 28 y después de solo unos meses:

  • antes disfrutaba de los dulces, ahora son medicamentos;
  • el ejercicio requiere que lleve un montón de comida y planifique en torno a él;
  • participo mucho menos en la mesa porque estoy monitoreando constantemente la glucosa;
  • bebo más vino porque no cambia mi glucosa y me ayuda a olvidar este fastidio gigantesco de una enfermedad por un momento”.- Jack

Evitar ciertos tipos de alimentos por completo

“Habiendo crecido como una persona con diabetes toda mi vida, los postres eran un premio. Para mi cumpleaños, recibía un trozo de pastel, para Navidad, pastel de calabaza. Pero no era un hecho cotidiano. 47 años después, y todavía no me excedo”. – Chris

“He visto en grupos de padres de niños con diabetes Tipo 1 este mes: ‘solo come alimentos en cierto orden (proteínas, grasas, carbohidratos) antes del bolo y si el niño no termina, solo ofrece una opción que al niño realmente no le guste (otros dicen que le ofrezcas postre). Elimina los alimentos que le gustan a tu hijo (cereales, pizza) debido a los picos’. Este tipo de ideas o enfoques para el manejo de los alimentos en niños con diabetes Tipo 1 me preocupan por el tipo de comportamientos a los que podría llevar a medida que crecen”. – Stacey

“¡Se necesita mucho tiempo para planificar, preparar, cocinar, contar, pesar, MATEMÁTICAS! Buscar diligentemente mi propio conocimiento porque mi ‘equipo educativo’ se trata estrictamente de impulsar la tecnología, lo cual, para ser honesta, cambia las reglas del juego, pero hay mucho más que tener en cuenta. Todavía siento tristeza algunos días por los alimentos que nunca volveré a comer (por elección). Me ha alejado de los alimentos procesados ​​y más hacia los frescos, por lo que supongo que estoy agradecida”. – Ch. Sanders

“Definitivamente me ha llevado a pensar profundamente sobre los alimentos que elijo, no solo cómo afectarán mi estado de ánimo, sino también mis niveles de glucosa en sangre. A veces me siento frustrado porque extraño los alimentos que antes disfrutaba mucho, pero he descubierto que comer menos carbohidratos y más grasas y proteínas me ayuda a mantenerme estable sin mucha insulina. No creo que mucha gente se dé cuenta de la cantidad de pensamiento y energía que se necesita para pensar en lo que comerás como persona con diabetes”. – IntrovertedYogi

“¡He tenido diabetes Tipo 1 durante 20 años y no tenía idea de que la insulina era uno de los principales factores de por qué estaba aumentando tanto de peso! Hasta que alguien me dijo que la insulina es una hormona que almacena grasa, si hubiera sabido eso desde el principio, habría tomado muchas decisiones diferentes. Sin embargo, ahora disfruto de todo tipo de alimentos y me encanta estar activa y hago lo mejor que puedo para manejar la manera en que los diferentes alimentos afectan mi azúcar en sangre. ¡A veces simplemente no me acerco a ciertos alimentos porque no quiero tomarme la molestia de lidiar con las consecuencias! ¡Creo que el MCG cambia las reglas del juego! ” – Britt

“Mi hijo de 10 años acaba de descubrir que, si se salta el desayuno y solo come un refrigerio bajo en carbohidratos, puede evitar un nivel alto después del desayuno”. – Amanda

“Escribo blogs a medida que me acerco a los 50 años de diagnóstico en marzo de 2022, y analizo diferentes aspectos del manejo de la diabetes Tipo 1 en los últimos 49 años o más, incluyendo la comida. Como han dicho otros, ciertos alimentos simplemente no valen la pena. Me he saltado comidas si tengo un nivel alto”. – Sarah

“Antes ​​comía cereal todo el tiempo. Me encantaban los Cocoa Pebbles. Desde que me diagnosticaron, ni siquiera podía soñar con comerlo”. – Patrick

“Algunas cosas que nunca como ahora: pan sin rebanar, arroz, pasta, la mayoría de los tipos de papas, especialmente las papas fritas, porque nunca puedo administrarme el bolo adecuado para ellas. Parece que la pizza también se une a la lista ahora”. – Elgar

“Soy el tipo de persona que come alto en grasas, alto en proteínas y bajo en carbohidratos. Las rampas lentas de glucosa en sangre se retrasan varias horas y luego me administro pequeñas dosis de corrección”. – Anthony

“La diabetes Tipo 1 realmente ha arruinado mi relación con la comida. Pero es una relación que nunca desaparecerá, por lo que me ha enseñado mucho sobre disciplina, compromiso y resistencia”. – Abell

“Es casi imposible para mí responder esto porque me diagnosticaron a los 5 años y no tengo ni idea de cómo se sienten otras personas sin diabetes con respecto a la comida. Habiendo dicho eso, he pasado mucho tiempo aprendiendo sobre la manera en que diferentes alimentos afectan mis niveles de glucemia en los minutos, horas y días posteriores a la ingesta de determinados alimentos. He probado dietas restringidas en carbohidratos (durante 28 años), ajuste de dosis para una alimentación normal (durante 4 años), dietas muy bajas en carbohidratos (durante 6 años) y dietas basadas en plantas y alimentos integrales (durante 6 años). Estoy a la mitad de la redacción de mi tesis para mi práctica de Maestría en Diabetes que se enfoca en la manera en que los carbohidratos, las grasas y las proteínas afectan los requerimientos de insulina en los adultos con diabetes Tipo 1. Sin compartir demasiado en esta etapa, es justo decir que los carbohidratos requieren insulina, pero las grasas y las proteínas también requieren insulina. La calidad de los carbohidratos también podría ser importante. En ese sentido, mi relación con la comida está lejos de ser normal”. – Paul

“Constantemente tengo que decidir si ciertos alimentos ‘valen’ o no el posible pico de azúcar en sangre. Una vez perdí 10 libras sin querer porque minimicé mi consumo de carbohidratos para poder tratar de mantener un mejor manejo. Mi endocrinólogo me dijo que comiera más fruta, pero tenía mucho miedo de un pico”. – Dea

“Siento que no puedo disfrutar completamente y me molestan algunos alimentos por lo que les hacen a mis niveles de azúcar”. – Sheri

“Antes de mi diagnóstico comía bien pero nunca me preocupaba por cosas como la pizza, el arroz o el pan. Cualquier cosa con moderación estaba bien. Ahora no me importa qué tan bien cuente los carbohidratos, hay algunos alimentos que son tan molestos de comer que simplemente los evito. Las cerezas, la Nutella, el regaliz negro. La lista sigue y sigue”. – Andre

“La ‘relación’ es con la insulina, no conmigo, la comida es el freno”. – Hypoglycemia_awareness

“Evito la pizza y la pasta porque perder el tiempo con un doble bolo es más problemático de lo que vale la pena”. – David

“Creo que el área más extraña de mi dieta que ha afectado la diabetes es comer fruta. Tengo una dieta excelente, pero me doy cuenta de que no como mucha fruta fuera de las bayas, aunque me encantan las frutas. Me encantaría comer tazones de fruta para el desayuno, pero por lo general me provoca un pico y luego no parece que valga la pena”. – Patience

“Antes, comía comida chatarra, comida casera grasosa, postres azucarados, coca cola, etc. Ahora como bajo en carbohidratos, bajo en grasas, no he tomado una gaseosa en años, nada de postres. El 95 % son comidas caseras saludables ahora. Todavía debo aumentar mis recetas vegetarianas”. – Brian

Desenredando todas las reglas y las dietas para crear un enfoque personalizado…

“Hace años (antes de encontrar el CrossFit y un compañero fuerte y comprensivo), la cultura del fitness y la imagen corporal me hizo creer en las dietas restrictivas, lo que me hacía administrarme sobredosis como medio para comer galletas Oreo, pasteles, etc. ¡Encontré la libertad dentro de la comunidad de CrossFit positiva y orientada al crecimiento, junto con la insulina Afrezza!” – TunaTurns

“En muchos sentidos, ha mejorado mi comprensión de lo que realmente es la comida saludable. Disfruto de las matemáticas y la ciencia basada en la evidencia y me parece intrigante que ciertos alimentos produzcan diferentes niveles de azúcar en sangre. Antes comía demasiada pizza y alimentos ricos en grasas saturadas y me sentía mal. Ahora veo los números y el aumento de la resistencia a la insulina para los siguientes días y eso me da los datos para motivarme a seguir comiendo de manera más saludable. Cuantas más verduras, frutas y alimentos reales (sin procesar) como, más fácil es manejar mi azúcar en sangre y mejor me siento como resultado. Por lo que tengo que agradecer a la diabetes y al lujo de tener un Dexcom por darme los números y las pruebas que necesito para motivarme”. – T1IronWoman

“Estudiar para convertirme en dietista registrada cuando me diagnosticaron a los 21 fue una sobrecarga de información. Cuando estaba en la sala de emergencias con CAD en el momento del diagnóstico, las enfermeras me dijeron que ‘nunca más podría comer arroz blanco’. Mi papá vino y se quedó conmigo por un tiempo y cada vez que agarraba algo de fruta o cualquier cosa con carbohidratos, él me decía ‘¿Realmente lo necesitas?’ ‘Intentemos evitar los carbohidratos hoy’ o ‘Está bien, cariño, creo que eso es suficiente’ o ‘simplemente te estás dificultando las cosas’. Lo que más me gustó fue aprender sobre comida, cocinar y probar nuevos sabores, pero se convirtió en mi desencadenante de ansiedad y depresión. Recuerdo preparar burritos para el desayuno con tortillas bajas en carbohidratos y esperar horas para comerlos. El hecho de estar en clase y todavía tener hambre, mirarlo esperando comerlo hasta que mi nivel de azúcar en sangre baje y mi comida se enfríe me hacía sentir muy derrotada y molesta. Pensaba que mi manejo debía ser perfecto, pero me estaba haciendo sentir muy mal. Con el tiempo, mejoré en el manejo de mis niveles de azúcar y me concentré más en no estar ansiosa y permitirme darme gustos y volver a disfrutar de la comida. Ser una entusiasta de la comida y querer que mi carrera incluso rodee la comida y luego sentirme ansiosa cada vez que comía o pensaba en la comida era horrible, pero he recorrido un largo camino y siento que tengo un buen equilibrio. Cocino mucho más, tengo más conocimientos sobre la comida y puedo relacionarme a nivel personal con muchos otros por mi experiencia de vida ahora, por lo que estoy agradecida”. – Tiana K.

“Personalmente, comencé a comer por estrés en la universidad, lo que me llevó a subir de peso, montañas rusas de azúcar en sangre, culpa y frustración. Cuando caí en el mundo del levantamiento de pesas y el levantamiento de potencia, estaba rodeada de personas que eligieron comer bajo en carbohidratos y aprendieron a ver la comida como combustible. Desde entonces, he incursionado y disfrutado experimentando con una variedad de enfoques para comer. Durante años, comí bajo en carbohidratos. Pero en los últimos años descubrí que lo más saludable para mí, tanto física como emocionalmente, es un enfoque flexible en el que ningún alimento está prohibido. En cambio, elijo comer principalmente alimentos reales, incluyendo algunos carbohidratos, con espacio para un refrigerio a base de azúcar al día. ¿Hace que mi nivel de azúcar en sangre sea perfectamente plano? No, pero me da una sensación de paz y tranquilidad con la comida que también puedo mantener y sentirme energizada. ¡Disfruto mis comidas! Me encanta cocinar y hornear. Pero he creado mis propias reglas, mis propios límites para ayudarme a alcanzar y mantener mis objetivos de salud”. – Ginger Vieira (autora del artículo)

“He aprendido sobre nutrición de una manera que quienes no tienen diabetes no pueden. Puedo ver en tiempo real, gracias a la tecnología, todos los factores que afectan el azúcar en sangre. Cuando se trata de alimentos específicamente, he aprendido que para cuidar mejor mi cuerpo debo equilibrar cuidadosamente los carbohidratos con las proteínas. Comer sano se ha convertido en una gran parte de mi vida diaria gracias en gran parte a la diabetes. Me da el impulso para cuidar de mí misma”. – Sugar Free Sweetie

“Hoy, trato la comida como medicina. Para mí, es un medio para lograr un fin: una salud óptima. Disfruto comer, con limitaciones. Si excedo mis límites saludables, la alegría se ve superada por la tristeza. Así es como la diabetes Tipo 1 ha cambiado mi relación con la comida”. – Kevin

“Realmente me hace pensar en lo que voy a comer. Tengo que planificar con anticipación. Me gusta comer para reconfortarme, por lo que ya tengo que estar consciente de que tengo hambre y no solo estoy comiendo sin pensar. La diabetes me hace más consciente de la manera en la que estoy comiendo”. – Cathy

“He tenido diabetes Tipo 1 durante 11 años y creo que me ha tomado 8 años, sensibilidad al gluten, educación como enfermera registrada y 2 embarazos para sentirme cómoda con mis elecciones de alimentos para evitar la ortorexia y la alimentación restrictiva. Ahora, tengo herramientas para elegir según la situación. Puede ser un reto disfrutar realmente de la comida cuando intentas contar los carbohidratos y es fácil distraerte en medio de un bolo cuando estás en una reunión social y tienes una conversación. Hay mucha gimnasia mental involucrada y puede ser aún más frustrante cuando no tienes hambre, pero tienes que tratar un nivel bajo. La energía para el ejercicio también aporta un significado completamente nuevo con la diabetes Tipo 1. También me preocupa que mis hijos tengan una relación desordenada con la comida debido a mis comportamientos”. – Arnold

“¡¡¡Hmmm!!! Comida, bueno, definitivamente ha sido una odisea. Con las ecuaciones matemáticas diarias, la diabetes me ha hecho más consciente de lo que como. Estoy más sano, más fuerte y tengo más energía. Hacer un seguimiento de cada bocado que como y la manera en que va a afectar mi azúcar en sangre es siempre un juego de adivinanzas. Matemáticas, matemáticas y más matemáticas. lol. Me he vuelto bastante bueno en eso. Puedo adivinar los carbohidratos con solo mirar la mayoría de los alimentos integrales. Por lo general, también puedo adivinar en tazas con solo mirar los alimentos. Mis habilidades matemáticas definitivamente han mejorado – LOL”. – Peter

“No ha sido la mejor relación, pero creo que como de forma muy saludable en comparación con lo que leo en la prensa”. – Paul

“Finalmente tengo límites en torno a la comida. No solo qué comer, sino cuánto comer. Siento que tener que teclear físicamente un número en mi administrador personal de diabetes (PDM, por sus siglas en inglés) y ver cuánta insulina entrará me da una pausa. Cuando alguna vez elegí comerme un paquete entero de Oreos porque estaba aburrido, ahora me pregunto si vale la pena administrarme otras 1.4 unidades. A veces es molesto, pero sobre todo estoy orgulloso de cuánto autocontrol he desarrollado en torno a la comida”. – Casa

“¡Se necesita mucho tiempo para planificar, preparar, cocinar, contar, pesar, MATEMÁTICAS! Buscar diligentemente mi propio conocimiento porque mi ‘equipo educativo’ se trata estrictamente de impulsar la tecnología, lo cual, para ser honesta, cambia las reglas del juego, pero hay mucho más que tener en cuenta. Todavía siento tristeza algunos días por los alimentos que nunca volveré a comer (por elección). Me ha alejado de los alimentos procesados ​​y más hacia los frescos, por lo que supongo que estoy agradecida”. – Cathryn

“Me ha hecho cocinar más”. – Chelcie

“Cuando tenía 8 años, la comida se convirtió de repente en un motivo de desconfianza y disciplina por parte de mi madre. Como hija única, con frecuencia sentía que se ponía demasiada atención en cuándo y qué estaba comiendo. Esto fue en la década de 1950, la época de la insulina regular de res o de cerdo, las pruebas de orina y la dieta de intercambio de la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés). Mi comida se pesaba y se medida y debía comer todo lo que había en mi plato, sin importar qué pasara. Afortunadamente, mi perro, Candy, siempre se sentaba junto a mi silla en la mesa. Con frecuencia me ayudaba si había algo que no quería comer. La comida se convirtió en parte de una lucha de poder adolescente y rebelión ante la autoridad desde la secundaria hasta que me fui de casa a la universidad. Realmente no fue hasta que me mudé a mi propio apartamento cuando era de primer año que comencé a prestar mucha atención a lo que comía. Durante todo este tiempo (1960-1967) me faltó la información nutricional. Mi médico no me la ofreció y no busqué en otro lado. Descubrí que me encantaba explorar todo tipo de comida. Vivir en San Francisco proporcionó un fácil acceso a una gran variedad de mercados étnicos. Si podía pagar algo, lo compraba y aprendía qué hacer con él. ¡Fue una experiencia maravillosa y sobreviví! Todos estos años desde entonces, mi placer con la comida ha continuado. Aunque durante la escuela de posgrado en los años 70 mi hija me coronó la ‘Reina de la comida congelada’ debido a que las clases de tiempo completo y el trabajo dejaban poco tiempo para preparar comida, la mayor parte de mi cocina ahora es con ingredientes frescos locales. Cuento los carbohidratos lo mejor que puedo y he llevado un diario de alimentos durante los últimos 5 años o más. Al principio, el diario era para que pudiera recordar o responder si mi endocrinólogo preguntaba qué había comido a las 3 p. m., hace dos semanas. Pronto se convirtió en un diario para mí, por lo que siempre podía estar consciente de qué y cuánto estaba comiendo. Jugar con mi comida es uno de los tesoros de la vida”. – Janis

“Atribuyo mi alimentación sana a la diabetes Tipo 1, realmente ha influido en las decisiones inteligentes y saludables que se han convertido en mi forma de vida y han contribuido a mi bienestar general desde los 13 años. Sin embargo, no siempre es lo ideal, en cuanto a comer por niveles bajos, no por hambre, manejo de niveles de azúcar durante el ejercicio y otras circunstancias de la vida. Ciertamente nos convertimos en nuestros propios expertos en la manera en que comer nos conviene como personas, siempre equilibrando los niveles de azúcar en sangre”. – Jewels

“Sí, tengo que estar mucho más consciente de lo que como, y planificar más, sobre todo pensando en lo que vale tanto la insulina como el posible aumento de azúcar en sangre si no hago el bolo correctamente. Y antes de la diabetes Tipo 1, creo que todavía comía bastante bien, pero no debía planificar todas las comidas, mis refrigerios eran más o menos los mismos que antes, aunque ahora trato de evitar los refrigerios”. – Evan

“Eliminó la espontaneidad. A veces, hacer que la alimentación sea funcional no es divertido. Inspirada en mi interés por la nutrición y la cocina, si voy a limitar lo que como, será lo mejor que pueda comer”. – Katie

“Elijo mi comida sabiamente”. – Janine

“Como persona con diabetes Tipo 1 durante 37 años, puedo comer lo que quiera. Tengo una alimentación disciplinada y eso me ayuda a mantenerme en forma y mantener mi A1c”. – Greg

“La diabetes Tipo 1 siempre ha hecho que las comidas sean interesantes. En los días de las dosis prescritas oscilaba entre la restricción y la rebelión. Con DAFNE eran MUCHAS matemáticas. Ahora que tengo AndroidAPS es casi como una persona real, además de medir los niveles de batería, rotar sitios… ”- Dawnie

“Me ha hecho más consciente de la calidad que de la cantidad. ¡También me ha hecho hacer muchas pruebas y errores! ¡La pizza fue difícil, pero después de muchos intentos, casi la he descifrado!” – Andy

“A mi hijo le diagnosticaron diabetes Tipo 1 hace casi 3 años. No quería entrar en pánico y que él comenzara a sentirse diferente por eso, por lo que estudié nutrición y continué estudiando y basándome no solo en sus comidas y refrigerios todos los días, sino también en los míos”. – Chris

Luchando con la “Alimentación Desordenada”o un Trastorno de la Alimentación

“Básicamente de todas las formas posibles. Me diagnosticaron a los 5 años y básicamente crecí abordando la comida desde un enfoque puramente calculado o medicinal (ahora tengo 26). Tengo casi cero alegría en la comida y culpo a la diabetes Tipo 1 por el trastorno alimenticio que desarrollé en la universidad también (resulta que tener una excusa conveniente para vigilar lo que comes, el estrés y la ansiedad no es una buena combinación)”. – Emily

“Fui anoréxica durante muchos años debido a un trauma y mi diabetes. ¡Ahora tengo 4 años en recuperación y he tenido diabetes Tipo 1 durante 21 años y la comida volvió a ser mi amiga!” – Celbell

“Tengo bulimia con fobia a la comida y comportamiento restrictivo. Estoy en terapia de trastornos alimenticios para ayudarme a lidiar con mis miedos y reglas sobre la comida que están relacionadas con la diabetes”. – Yoko

“Soy una atleta recreativa por lo que tengo que alimentar bien mi cuerpo para los entrenamientos. Desafortunadamente, el miedo a inyectarme más insulina que lleva a un aumento de peso, especialmente durante la fase lútea, me llevó a comenzar a seguir los alimentos crudos, los veganos bajos en grasas y todo eso. Terminé comiendo menos y perdí mi período. Realmente tuve que trabajar duro para arreglar mi relación con la comida. Todo por el miedo a engordar con la insulina. ¡Me he recuperado! Mis períodos han vuelto a la normalidad. Ya no le tengo miedo a la insulina. Trabajé con un entrenador que tiene diabetes Tipo 1 y un nutricionista que me ayudó mucho”. – Sowmya

“Me ha causado una relación enormemente compleja con la comida. Estoy muy consciente de todo lo que como (contenido de carbohidratos, azúcar, ingredientes, cuánta insulina necesitaré y el pico de glucemia, etc.). Creo que mi alimentación es un poco desordenada. Ahora tengo otros problemas gastrointestinales y digestivos que se suman a esto”. – Izzy

“Mi relación con la comida realmente me ha arruinado después de mi diagnóstico. Por supuesto, la terquedad y actuar como si nada estuviera mal tampoco ayudó. Ese sentimiento arruinó mi cuerpo y ahora estoy tratando de encontrar ese equilibrio. Todavía es una obra en construcción”. – Mari

“Como por mi glucemia la mayor parte del tiempo, no porque tenga hambre. Sospecho que mi forma de pensar acerca de la comida podría ser un trastorno alimenticio, pero si me salto el desayuno y el almuerzo porque mi glucemia apesta y no responde, soy yo quien lo afronta y, si me mantengo tranquilo, no afecta a nadie lo suficiente como para constituir un trastorno”. – Mike

“Antes me ​​restringía mucho en la escuela secundaria. Y luego me diagnosticaron después de graduarme de la universidad. Mi relación con la comida es un desastre. Realmente ya no me restrinjo mucho, pero tengo mucha culpa asociada con la comida. Especialmente cuando tengo que comer debido a un nivel bajo de azúcar en sangre”. – Stefa

“La diabetes me ha hecho odiar la comida. Me diagnosticaron diabetes Tipo 1 cuando tenía 2 años y la intensa presión de tener una dieta estricta a una edad muy joven terminó con un trastorno alimenticio que comenzó cuando tenía solo 5 años. Me diagnosticaron OSFED (otros trastornos alimenticios especificados, por sus siglas en inglés) a los 12 y recaí de nuevo en mi trastorno alimenticio el año pasado porque me di cuenta de que cuanto menos comida comía, mejores eran mis niveles de azúcar en sangre. Entonces, para resumir, mi diabetes ha hecho que básicamente desarrolle un trastorno alimenticio”. – Ashley

“Crecí con insulina NPH y regular, lo que significa ciertas cantidades prescritas de carbohidratos en ciertos momentos programados para igualar la insulina. Yo era MUY quisquillosa con la comida mientras crecía. Aún lo soy, pero menos. ¿Por qué? Mi mamá piensa que es porque teníamos que ALIMENTAR la insulina, por lo que su enfoque siempre fue: ¿comió suficientes carbohidratos? Si no tenía hambre: ok, ¿qué carbohidratos comerá? Mis padres literalmente configuraban el temporizador del microondas si no cenaba lo suficientemente rápido o no quería comer lo que habían hecho y decían que tenía que terminar de comer para cuando sonara el temporizador. No fue sino hasta años después (por suerte para mamá, era una seguidora incondicional de las reglas), cuando era adolescente, le pregunté: entonces, si no hubiera terminado de comer cuando el temporizador sonara, ¿qué habrías hecho? Su respuesta: bueno… ¡supongo que tendríamos que dejar que comieras cualquier tipo de carbohidratos que estuvieras dispuesta a comer! Helados, galletas, cereales, ¡lo que sea! También me ha llevado AÑOS trabajar en la mentalidad de ‘solo porque sea la hora de cenar no significa que TENGO que comer…’ Si no tengo hambre, ¡NO TENGO que comer! Ese fue un gran cambio de mentalidad que tuve que superar cuando estaba en mi peso más pesado y trataba de perder peso y estar más saludable. Afortunadamente, mi endocrinólogo me preguntó un día: Entonces, si no tienes hambre a la hora de almorzar, ¿qué comes? Mi respuesta: Umm… lo mismo de siempre. ¿POR QUÉ? Si no tienes hambre, ¿POR QUÉ comer? OOOHHHHH! ¡Se encendió la bombilla!” – Tricia

“Me diagnosticaron diabetes Tipo 1 a los 2 años. Experimenté comportamientos de trastornos alimenticios desde los 12 y me diagnosticaron formalmente a los 18. Pasé mi adolescencia y mis veintes entrando y saliendo de tratamiento. Ahora estoy aprendiendo que la comida o la insulina nunca fueron el enemigo y el equilibrio es clave. También lucho contra cualquiera que imponga restricciones alimentarias para la diabetes Tipo 1″. – Amy

“Ha complicado una relación ya compleja y me ha permitido ‘justificar’ la alimentación desordenada”. – Rebecca

“¿Por dónde empiezo? Terminé en tratamiento con diabulimia. Asha Brown me salvó la vida”. – Ruth

“Tuve diabulimia cuando era adolescente”. – Jena

“Estoy en terapia de trastorno de estrés postraumático por un trastorno alimenticio, así que de esa manera me afectó a mí”. – Kat

“Un amigo me comentó que es prácticamente imposible tener diabetes y no tener un trastorno alimenticio. Cuando era niño, escondía dulces y me tomó mucho tiempo sentirme cómoda comiendo dulces frente a la gente. Los chistes sobre la diabetes no son más que gordofobia, así que eso no ayudó”. – Leslie

“Me diagnosticaron diabetes Tipo 1 a los 5 años y comencé a restringir mi comida a los 7 años. No me diagnosticaron formalmente un trastorno alimenticio hasta los 13 años. Todavía lucho con ‘Entonces, quiero comer y descifrar mi insulina, ¿O simplemente quiero sentarme aquí y mantener mi número dentro del rango?’ Tener un MCG es una herramienta maravillosa que me ayuda a manejar mejor mis números, pero juega un papel grande en mi trastorno alimenticio. Si mi nivel ha estado estable todo el día, mi cerebro me dice que no coma porque lo estropeará por completo”. – Mary-Kate

“Creo que jugó un papel muy importante en el desarrollo de un trastorno alimenticio a una edad temprana, pero también me mantuvo comiendo incluso cuando tenía ganas de morir de hambre”. – Maggie

Sintiéndote culpable en cada mordida….

“Está evolucionando, y creo que la comunidad de diabetes en Twitter me ayudó a superar mucha culpa por la comida, pero el pánico de saber exactamente lo que estás comiendo todo el tiempo es muy estresante. Tuve dos niveles bajos hoy mientras preparaba la comida, y me hizo sentir mal porque pensé que estaba calculando correctamente. Y luego, cuando crees que te corregiste en exceso, pero 3 horas después, tu nivel sube porque resulta que no habías terminado de digerir tu comida, así que pasas toda la noche jugando a ponerte al día, también se siente muy mal”. – Dary

“Me puede hacer sentir cohibida por comer frente a la gente porque tienen sus propias suposiciones sobre lo que tengo ‘permitido’ comer y corregirlos es agotador porque va en contra de los mitos sociales sobre la diabetes (incluyendo la diabetes Tipo 2)”. – Molly

“Me siento muy ‘vigilada’ y este juicio y estigma me llevaron a una relación muy difícil con la comida más adelante. La estoy deshaciendo lentamente ahora, pero todavía veo las cosas como ‘buenas’ y ‘malas’, preocupándome de que otros me juzguen por mis decisiones a pesar de que sé lo que es mejor para mí y para mi nivel de azúcar en sangre”. – Natalie

“Me tomo un tiempo para considerar si mi comida ‘vale’ la insulina y me siento muy culpable cuando me he administrado más de cierta cantidad de unidades, ya que sé que he tenido un día de muchos carbohidratos. Con frecuencia me ‘castigo’ a mí misma el día o la semana siguiente para combatirlo. También tengo muchas ansiedades por la comida. También tengo ‘comidas seguras’ a las que sé cómo responde mi insulina y me quedo con esas comidas en casa; aunque como cualquier cosa, estoy consciente de la manera en que ciertos alimentos me afectan y si hay otros factores (enfermedad, hormonas) que estén afectando mi resistencia, me restrinjo”. – Kay

“La comida tiene más de un precio”. – Ty

“Me diagnosticaron en 1985 a los 12 años de edad. Los planes de comidas eran almidón, frutas, verduras, lácteos, carne y grasa. El postre eran galletas Nilla, pastel de ángel o helado de vainilla. Sé que puedo comer lo que quiera con una proporción de carbohidratos a insulina, pero aun así me siento culpable si no como de manera saludable”. – Heidi

“Mañana debo ir a mi Clínica de Diabetes y ya estoy revisando mis informes para ver qué he hecho bien o mal. Como bien con golosinas ocasionales. Corro 6 veces a la semana y el reto de que los niveles de azúcar en sangre sean lo suficientemente altos para distancias más largas o no demasiado bajos hace que mis gráficos se vean mal”. – Murman

“No puedo introducir más de 60 g en mi bomba para las comidas. Yo ‘sé’ que mi comida es más que eso, pero no puedo introducirla sin sentir una gran culpa por ser una ‘diabética mala’. ¡Es una batalla constante superar estos términos negativos incluso en mi propia cabeza!” – Theresa

Perdiendo la alegría de la comida y el comer…

“No disfruto comer, ha sido como una tarea durante los últimos 15 años, tal vez porque tuve que racionar durante mucho tiempo, pero es solo contar carbohidratos y meterlos en mi boca. Soy delgado, no puedo comer lo suficiente, no he podido disfrutar de una comida en tanto tiempo que no puedo recordarlo”. – Yashua

“¡Vaya, por dónde empezar! Me ha hecho dejar el café (resistencia a la insulina), comer las mismas cosas con frecuencia (buscando patrones), negarme a comer algunos alimentos (pizza, arroz). Ah, y las pastillas de dextrosa me dan ganas de vomitar porque he comido muchas”. – Running Guy

“¡Muy mal! Creo que la necesidad de conocer la composición química de todo lo que te llevas a la boca le quita mucho placer a comer. Lamentablemente, no te ayuda a tomar decisiones acertadas, pero sigo aquí después de 43 años y medio”. – Kate

“Como las mismas comidas en busca de patrones”. – Curly

“Tan solo la idea de comer no me inspira más que miedo y disgusto. También ha tenido un fuerte impacto social, salir a comer con amigos parece imposible”. – Grinnhell

“Tengo una relación terrible con la comida. Me preocupo constantemente por comer y elevar mis niveles o administrarme dosis incorrectas. Realmente ha afectado mi bienestar mental y emocional”. – Kes

“Salir a comer no es muy agradable. Debo saber los carbohidratos que estoy comiendo y, si no es así, entonces la ansiedad aparece. Aun así salgo a comer y hago lo mejor que puedo, pero mentalmente es bastante agotador”. – Greg

“Mis señales de hambre están totalmente desordenadas. Rara vez siento el hambre tradicional. Solo debilidad y llanto lol”. – Rae

“Tengo muchos problemas para compartir comida. En parte culpo a la NPH, porque cuando era niño, si no comía las cantidades adecuadas en el momento adecuado, tenía un nivel bajo. Compartir comida significaba que mis conteos de carbohidratos eran diferentes”. – Pancreassassin

“Antes de tener diabetes Tipo 1, comía todo lo que quería, pero muy poca azúcar y comida rápida. Después de desarrollar diabetes Tipo 1, mi apetito se fue, excepto durante los niveles bajos. Esos son difíciles de describir en un tweet”. – Chris

“Estoy muy consciente de que cuando mi nivel de azúcar en sangre está dentro del rango, con frecuencia es porque no he comido nada. Por lo que a veces no como cuando debería. No como antes de las citas con el endocrinólogo. También me irrito mucho cuando me piden que comparta la comida, o mi esposo se toma uno de mis Gatorades LOL”. – Jess

“La comida es un trabajo”. – Christiana

“La comida se ha convertido en un terrorista doméstico para mí. No hay nada espontáneo y casual, como comer algo o tomar un cóctel en un lugar nuevo sin correr el riesgo de consecuencias desconocidas. Mucha planificación. Y si digo que no quiero comer o que no tengo hambre, entonces soy el aguafiestas del grupo”. – Gabrielle

“¡De todas las formas imaginables!” – Christine

¡Gracias por compartir detalles personales sobre tu relación con la comida y la diabetes!