DIAGNOSTICADA CON DIABETES TIPO 1 A LOS 57 AÑOS

7/27/17
ESCRITO POR: MARCY WEINSTEIN

Pensé que el año 2015 iba a ser el mejor año de mi vida. Yo tenía 57 años y recientemente había empezado a seguir mi sueño al abrir una pequeña tienda de diseño para el hogar en mi ciudad natal de Lambertville, NJ. Mi hija mayor estaba casada, mi segunda hija estaba comprometida, mi hijo estaba en la universidad ¡y esperábamos a nuestro primer nieto en noviembre! Mi madre estaba sufriendo de cáncer, pero eso también parecía estar bajo control. Una semana antes de que naciera Penny, desarrollé el herpes zóster. Un caso leve dijo el doctor y fue tratado. Desafortunadamente, me impidió pasar tiempo con mi nueva nieta hasta que el virus desapareció.

Luego, en la primera semana de enero de 2015, alquilamos una casa en St. Thomas para las vacaciones. Fueron unas vacaciones más largas de lo normal, (dos semanas). El día que llegamos, recibí una llamada de mi hermano que me dijo que nuestra madre estaba en el hospital, pero parecía que estaría bien y me dijo que no volviera a casa. El segundo día, recibimos un mensaje de mi hija de que nuestro caniche estaba muy enfermo y necesitaba que lo durmieran. Pude sentir cómo el estrés aumentaba, pero decidimos quedarnos.

Alrededor de una semana ya de vacaciones, noté que mi visión se había vuelto extraña. Al principio, veía borroso, pero a medida que avanzaba la semana, no podía ver la televisión. Como había presente en la isla una enfermedad transmitida por mosquitos, me preocupaba que me hubieran picado. La semana progresó y tuve una sed como nunca había tenido. Estaba tomando agua y jugos, comiendo helados, masticando hielo, etc.  Nada saciaba mi sed y mi boca se sentía pegada. Mi esposo pensó que estaba loca porque cargaba botellas de agua por todos lados.

También estaba increíblemente agotada y no podía dormir bien por la noche ya que estaba levantándome a orinar cada hora. El último día en St. Thomas, ni siquiera salí de la cama. En ese momento, sabíamos que algo estaba mal, ¡pero no estábamos seguros de qué! En el aeropuerto, consumí cinco recipientes de fruta solo para saciar mi sed (¡no es la merienda ideal como lo sé ahora!). Bajé del avión y me senté en el carrusel de equipaje sabiendo que algo definitivamente estaba mal.

Fuimos a la sala de emergencias cuando llegamos a casa. Mientras estaba acostada en la camilla, le dije al médico que sabía que me había picado un mosquito y que probablemente tenía el virus chikungunya. Me miró y me dijo que mi nivel de azúcar era de 750 y tenía cetoacidosis diabética. Mi esposo y yo no lo creíamos. Tuve un examen físico completo en diciembre con una A1c de 5 y un nivel de azúcar en la sangre de 90. Después de analizar anticuerpos, se confirmó que tenía diabetes tipo 1. Pasé tres días en el hospital aprendiendo a inyectarme, tratando de aceptar el hecho de que esta sería mi nueva normalidad.

Desafortunadamente, en este punto, mi madre empeoró y falleció una semana después de que salí del hospital. Le dije que tenía diabetes tipo 1, pero no estoy segura si alguna vez entendió completamente. No tener a mi madre para buscar apoyo es lo más difícil en mi vida ahora. La gran pregunta es cómo me dio diabetes tipo 1 a los 57 años. Algunos médicos creen que el virus del herpes zóster y el estrés desencadenan el trastorno autoinmune; otros solo piensan que siempre estuvo en mi genética, esperando a salir. Ahora ya van casi dos años desde el diagnóstico. Mi dulce nieta, Penny, tiene casi 2 años y esperamos nuestro segundo nieto en enero. Uso una bomba de insulina y un MCG y la vida es tan normal como puede ser con diabetes tipo 1. Mi esposo es mi roca y me ayuda a superar los días en que mi nivel de azúcar en la sangre aumenta de 40 a 400. Extraño muchísimo a mi madre, pero hago todo lo posible para estar viva durante mucho tiempo y ver a mis nietos convertirse en adultos maravillosos.


¿Deseas conectarte con otras personas que tienen diabetes tipo 1 y de todas las edades de todo el mundo? ¡Únete a la aplicación Beyond Type 1!

 

 

MARCY WEINSTEIN

Marcy Weinstein vive con su esposo, Bob, en Lambertville, NJ, que se encuentra en la orilla del el río Delaware. Han estado casados ​​por 36 años. Tienen tres hijos, Amanda, 32, Sarah, 28 y Josh, 21. Ella es originaria de Long Island, Nueva York, y ha vivido por todas partes, incluidos seis años en Ginebra, Suiza. Ella tiene una pasión por el diseño de hogares y fue propietaria de una tienda de decoraciones para el hogar en Lambertville durante cuatro años. Desde entonces cerró la tienda para cuidar de sí misma y de todos los miembros de su familia que necesiten cuidado en este momento :).