El Nuevo Documental: ‘The Human Trial’ es una Búsqueda Para Curar la Diabetes Tipo 1


 

Lisa Hepner ha vivido con diabetes tipo 1 por más de 30 años. Durante ese tiempo, escuchó una y otra vez que la cura para la diabetes estaba a solo cinco años de distancia. Ese plazo de cinco años ha ido y venido muchas veces.

Con el tiempo, la cineasta, cuyo documental The Human Trial (El ensayo humano) se estrena en cines selectos a partir del 24 de junio, dejó de esperar una cura. Eso fue hasta que fue tras bambalinas de una empresa de biotecnología y aprendió lo que se necesita para lograr un nuevo tratamiento o cura para el público en general.

DOCUMENTANDO LA BÚSQUEDA DE UNA CURA

Lisa y su esposo, el cineasta Guy Mossman, decidieron documentar la investigación de una empresa, ViaCyte, y el producto que habían desarrollado, la terapia celular derivada de células madre para curar la diabetes insulinodependiente.

Pero, como se expone en la película, la investigación por la cura tiene mucho en contra: los costos elevados, las fuentes de financiamiento limitadas, las regulaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y un largo proceso de ensayos clínicos. Mientras tanto, cada vez hay más en juego para los participantes del ensayo y para cualquiera que esté esperando una cura para la diabetes.

Cualquier persona con diabetes tipo 1, y algunas personas con diabetes tipo 2, dependen de la terapia de insulina para mantenerse con vida. La diabetes es una de las principales causas de ceguera, insuficiencia renal, infarto y accidente cerebrovascular. A partir de 2019, la diabetes (de todos los tipos) era la novena causa principal de muerte en todo el mundo, y casi la mitad de las muertes relacionadas con la diabetes ocurrieron antes de los 70 años.

“Solo vemos esta enfermedad cuando las complicaciones son tan graves que necesitamos un bastón porque no podemos ver o perdemos una extremidad. Creo que la invisibilidad de esta enfermedad ha hecho que sea mucho más difícil tomarla en serio”, dice Lisa.

¿QUÉ ES LA MEDICINA REGENERATIVA?

ViaCyte es una empresa de investigación biotecnológica centrada en el tratamiento de la diabetes con medicina regenerativa, que utiliza células madre para diseñar terapias celulares específicas. Las células madre son células humanas que pueden convertirse en cualquier tipo de célula. En el caso de ViaCyte, los investigadores han programado células madre para que actúen como células beta en el páncreas.

Las células madre pueden provenir de muchas fuentes diferentes. ViaCyte desarrolló su línea celular a partir de una célula embrionaria recolectada en el curso de un tratamiento de fertilidad y luego donada a la investigación. Otras terapias derivadas de células madre pueden conseguir células madre del propio paciente o fabricarlas en un laboratorio.

El tratamiento que ViaCyte está probando consiste en implantar sus células especialmente desarrolladas que imitan las células de los islotes, una célula pancreática que es responsable de la producción de insulina. Con el tiempo, la esperanza es que maduren hasta convertirse en células beta completamente funcionales y produzcan insulina.

Para evitar que las células sean rechazadas por el sistema inmunológico del paciente, las células se colocan en un dispositivo similar a una vaina del tamaño de una tarjeta de crédito que se implanta en el cuerpo. Actualmente, los pacientes también deben tomar medicamentos inmunosupresores para proteger aún más las células.

“Creo que la ciencia es más complicada de lo que la gente piensa. Las células de los islotes son células muy, muy inteligentes que cumplen muchas funciones. No solo producen insulina. Entonces, crear una célula pensante requiere mucho trabajo”, explica Lisa. “Posiblemente no sea prometedor en la primera ronda. Pero ¿no es eso de lo que se trata la ciencia? El fracaso en la ciencia no es un fracaso en el público en general. El fracaso en la ciencia son datos para avanzar”.

“Pero no lo vemos de esa manera porque somos pacientes y estamos frustrados y estamos enojados y no tenemos dinero, y nos estamos enfermando más”, reflexiona Lisa.

EL ENSAYO

En el transcurso de unos meses, la película captura el precio que ha cobrado la diabetes tipo 1 a dos participantes del ensayo, Maren Badger y Greg Romero.

Greg está experimentando cambios en su vista, incluyendo sangrado en un ojo debido a la retinopatía.

“Greg tiene estas complicaciones porque no podía pagar la atención médica adecuada cuando era más joven y no contaba con el apoyo de sus padres ni familiares”, dice Lisa. “Entonces, sin que fuera culpa suya, ahora está lidiando con los estragos de la diabetes”.

Maren tiene dificultades con los niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre, con frecuencia durante la noche. “Ella tiene dos hijos propios y adoptó cuatro niños”, dice Lisa. “Tiene mucho en juego”.

Participar en un ensayo clínico no es un compromiso pequeño. El documental sigue tanto a Greg como a Maren atravesando numerosas cirugías. Lidian con la carga física de la variedad de procedimientos y el costo emocional de no saber el efecto del tratamiento. Y, cuando finalice el ensayo, tendrán que volver a su manejo normal de la diabetes.

FINANCIAMIENTO DE LA INVESTIGACIÓN DE LA CURA

El mundo de la investigación de la cura está lleno de riesgos: la investigación requiere mucho tiempo y es increíblemente costosa.

Un científico podría pasar toda una carrera trabajando en una terapia prometedora y nunca ver los resultados llegar al público. O, en el caso de ViaCyte, desarrollar un tratamiento innovador que llegue a la fase clínica sin tener necesariamente los fondos para mantenerlo en marcha.

Se necesitan hasta 2,800 millones de dólares para llevar un nuevo tratamiento del laboratorio al público en general. Y como vemos en la película, es difícil encontrar inversionistas que quieran financiar la investigación inicial, ya que no hay garantía de retorno de la inversión.

“Integrarnos con este equipo de investigadores en ViaCyte durante siete años sin duda me abrió los ojos a lo que se necesita para llegar a una cura”, dice Lisa. “No tenía idea de las exigencias de un ensayo clínico. No me daba cuenta de que, en promedio, cuesta $3 mil millones llevar un medicamento de investigación al mercado, y eso es si llega a ese punto”.

CAMBIANDO EL STATUS QUO DE LA INVESTIGACIÓN MÉDICA

La pandemia de COVID-19 tuvo un impacto considerable en la producción de la película. Se necesitaron más de dos años para editar el documental de forma remota, dice Lisa. Sin embargo, ver las iniciativas de investigación de vacunas y curas llevadas a cabo a una velocidad récord en los últimos dos años, y con éxito, aportó información importante a The Human Trial.

Algunas facetas del proceso de investigación y ensayo clínico son inherentemente largas, y existen muchas barreras de seguridad y para proteger al público, pero algunas de ellas no tienen que tomar tanto tiempo, enfatiza Lisa.

“Entonces, eso me emociona y me hace pensar, ¿sabes qué? La ciencia toma tiempo. El progreso es incremental. Pero está sucediendo. Y también creo que está sucediendo a un ritmo exponencial”, dice Lisa.

¿QUIÉN DEBE VER THE HUMAN TRIAL?

“Queremos gente a la que le guste ver documentales en Netflix, que quiera ver una buena película sobre una misión que humanice la ciencia. Queremos que la gente que no sepa nada sobre la diabetes vea esta película, que se sienta atraída por ella por otras razones, y que aprenda en el camino que esta enfermedad es muy grave”, dice Lisa.

“Porque la diabetes debe tomarse en serio y debe curarse”.

Encuentra más información sobre The Human Trial aquí.