Cuándo Puedes Esperar Recibir tu Vacuna Covid-19


 

 

Nota del editor: Tenemos un objetivo simple: aprovechar el poder de la comunidad mundial de la diabetes para salvar vidas. Visita coronavirusdiabetes.org para obtener más información sobre lo que puedes hacer como persona con diabetes para protegerte y proteger a los demás de COVID-19 hasta que todos estemos a salvo. Este artículo se actualizó por última vez el miércoles 13 de enero de 2021.


¡Ahora tenemos dos vacunas COVID-19 seguras y aprobadas por la FDA en los EE. UU.! Entonces, como persona con diabetes Tipo 1, es posible que te preguntes cuándo podrás obtener la tuya.

¿La respuesta? Aún no tenemos la certeza. En estos momentos todo parece ser un lío de logística, pero lo que si sabemos es que dependerá de tu edad, tu historial médico específico (no necesariamente si puedes o no verificar ‘ Diabetes tipo 1 en un formulario), el estado y condado en el que vives, tu tipo de empleo y las recomendaciones de tu proveedor de atención médica.

En general, tener diabetes Tipo 1 no parece poner a nadie más en riesgo de contraer el nuevo coronavirus, pero otros factores como la edad, el empleo de alta exposición, los niveles de glucosa en sangre constantemente elevados u otros factores de salud no relacionados con la diabetes como la obesidad y la hipertensión pueden aumentar tu riesgo de infección.

Sin embargo, también sabemos que el cuidado de la diabetes en sí se vuelve mucho más complicado después de contraer COVID-19 y proteger a cualquier persona con diabetes del COVID-19 es nuestro objetivo final. Es por eso que Beyond Type 1 ha firmado llamados a la acción que instan a priorizar la igualdad y está trabajando en estrecha colaboración con la JDRF, la ADA y otras organizaciones de pacientes con diabetes para abogar por que todas las personas con diabetes sean incluidas en la Fase 1c de las recomendaciones de inmunización de los CDC.

Además, debido a que el lanzamiento de la vacuna está ocurriendo a nivel estatal, trabajar en abogacía a nivel individual y estatal puede ser más eficiente que la acción federal. En tu comunidad, comunícate con los representantes estatales para informarles que las personas con cualquier tipo de diabetes deben incluirse en la Fase 1c.

Lanzamiento por fases de la vacuna COVID-19 en EE. UU.

En los EE. UU., el proceso de vacunación se está llevando a cabo  en fases en * la mayoría * de los estados. Ya existen inconsistencias que hacen que sea difícil estimar cuándo podrías recibir una vacuna.

Tras la aprobación de las vacunas, el Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de los CDC creó una serie de lineamientos que se sugiere sean seguidos por los estados.  Estas pautas o lineamientos incluyen recomendaciones por fases para los grupos de personas que deben recibir prioridad para recibir las vacunas COVID-19 en función de factores de riesgo como la edad, las condiciones de salud subyacentes y las líneas de trabajo que las exponen al COVID-19.

La fase 1a está en proceso, y comenzó en diciembre de 2020 inmediatamente después de la aprobación de las vacunas COVID-19 en los EE. UU. Esta fase de vacunación incluye a los proveedores de atención médica de primera línea y residentes de hogares de ancianos, donde los casos y muertes por COVID-19 han sido dramáticamente más altos.

La Fase 1b ya se está llevando a cabo en algunos estados, e incluye a personas mayores de 74 años y se expande a más trabajadores de primera línea, incluidos socorristas, trabajadores de alimentos y agrícolas, trabajadores del Servicio Postal de EE. UU., trabajadores en fábricas, trabajadores en supermercados, trabajadores de transporte público, maestros y trabajadores de cuidado infantil.

La Fase 1c es muy probable que comience en febrero o marzo de 2021. Esta fase incluye a personas mayores de 64 años, cualquier otra persona de 16 años o más con condiciones médicas que aumentan el riesgo de COVID-19 * grave, y otros trabajadores esenciales, como aquellas personas en transporte y logística, agua y aguas residuales, servicio de alimentos, construcción, finanzas, tecnología de la información y comunicaciones, energía, legal, medios de comunicación, seguridad pública y trabajadores de la salud pública.

Ten en cuenta que la Fase 1c es un grupo más AMPLIO de personas, y aquí es donde las cosas se vuelven un poco confusas. Depende de cada estado controlar la implementación. Muchos estados están siguiendo las recomendaciones de los CDC muy de cerca, algunos las están siguiendo pero no con tanta precisión (agrupando algunas fases juntas, acelerando otras), y algunos han creado sus propios sistemas condado por condado.

Algunos estados, como Florida, están aplicando un sistema de “orden de llegada” por condado, mientras que otros estados, como Washington, se basan en un sistema de honor. Connecticut ha recibido elogios por la implementación más rápida y eficiente, ya que están “dando prioridad a las vacunas en lugar de seguir estrictamente una hoja de ruta preestablecida sobre cómo se distribuirán las vacunas”.

* ¿Qué significa esto para las personas con diabetes?

Para las personas que viven con diabetes a las que no se les da otra prioridad debido a su edad o tipo de empleo, se sugiere estar al pendiente de la Fase 1c. De acuerdo con la definición de los CDC, las personas de 16 años o más con condiciones médicas que aumentan el riesgo de COVID-19 grave se incluyen en esta fase. Pero, ¿qué condiciones médicas están incluidas?

Respuesta corta: esta información cambia constantemente y depende totalmente de tu estado. Es importante recordar que las recomendaciones de los CDC son solo eso: recomendaciones. Los CDC han creado pautas y guías con la intención de informar sobre el proceso basado en los datos disponibles más recientemente sobre condiciones médicas de alto riesgo, pero sus pautas no están destinadas a ser una ley absoluta.

Actualmente se incluyen en las recomendaciones de la Fase 1c las personas con las siguientes condiciones: cáncer, enfermedad renal crónica, anemia de células falciformes, EPOC, síndrome de Down, afecciones cardíacas, sistemas inmunitarios debilitados, obesidad, embarazo, tabaquismo o diabetes Tipo 2.

Esto significa que es posible que no estén incluídas en esa fase las personas con diabetes Tipo 1 o cualquier tipo de diabetes que no sea Tipo 2 en la fase inicial y es posible que se deba esperar para recibir la vacuna junto con la población general, lo cual es probable que suceda en abril de 2021 o más tarde.

Pero no te asustes: como explicaremos más adelante, es posible que aún puedas recibir la vacuna antes, según el estado o tu historial médico específico.

Diabetes tipo 1 + COVID-19

Es poco probable que la diabetes Tipo 1 en sí misma aumente el riesgo de contraer coronavirus. Si bien algunos han señalado que las personas con sistemas inmunodeprimidos están en la Fase 1c, es importante recordar que tener una enfermedad autoinmune (donde el sistema inmunológico se ataca a sí mismo) no es lo mismo que estar inmunodeprimido (donde el sistema inmunológico es susceptible a enfermedades externas).

Sin embargo, otros factores relacionados con la diabetes Tipo 1 pueden aumentar su riesgo de síntomas más intensos y complicaciones graves, y si tuvieras que ser hospitalizado por COVID-19, el cuidado de la diabetes se vuelve mucho más complejo.

Esto ha sido muy confuso y no se ha comunicado tan claramente como podría durante la pandemia: los factores que hacen que una persona con cualquier tipo de diabetes corra mayor riesgo de contraer coronavirus y de experimentar síntomas y complicaciones graves de COVID-19 son racismo sistémico (por ejemplo que se le niegue la atención médica o no se crea a la persona que busca la atención médica), problemas de acceso a esta atención médica (como no poder ver a un médico para atención de algo que no sea COVID cuando sea necesario, o no poder pagar los medicamentos y suministros debido a la pérdida del trabajo o la atención médica ), niveles de glucosa en sangre constantemente elevados, cetoacidosis diabética reciente, trabajos que aumentan la exposición al COVID-19, etc.

La diabetes Tipo 1 COMBINADA con estos factores genera un riesgo elevado. Pero la diabetes Tipo 1 con un buen manejo por sí sola no parece aumentar el riesgo de una enfermedad grave por COVID-19.

Algunos estudios han aumentado la preocupación de que los resultados para las personas con diabetes Tipo 1 que contraen COVID-19 son mucho más graves que para una persona que no vive con diabetes, pero profundizar en esos estudios proporciona claridad sobre lo que realmente se muestra.

  • En mayo de 2020, el sistema de salud del Reino Unido publicó cifras que mostraban tasas graves de hospitalización y mortalidad de personas con diabetes. Sonaba aterrador, pero lo que no aclaró fue que los factores de riesgo adicionales como la enfermedad cardíaca tenían un gran impacto en los resultados, y que el estudio en realidad mostró que las personas con diabetes tipo 1 y ningún otro factor de riesgo subyacente como la edad avanzada u otro historial de salud en realidad lo hicieron bastante bien: no fueron hospitalizados con frecuencia por COVID-19 y aquellos que lo fueron tuvieron bajas frecuencias de resultados graves.
  • En diciembre de 2020, se publicó un estudio similar en Diabetes Care, con un titular que decía que la gravedad de COVID-19 se triplica en la comunidad diabética. Pero de nuevo, lo que no aclaró de inmediato fue cuánto dependía la gravedad de factores adicionales, como la raza (debido al racismo sistémico de larga data), HbA1c elevada, hipertensión, falta de tecnología para la diabetes, falta de seguro médico, menos tecnología para la diabetes. uso, etc.

En julio de 2020 se publicó otro estudio donde se muestra bien estos factores de riesgo y donde se destacó el hecho de que la edad avanzada y otros factores de riesgo relacionados con la salud tenían más impacto en los resultados graves que la diabetes en sí, en particular la diabetes Tipo 1.

En general, sí, cualquier persona que viva con diabetes de cualquier tipo debe prestar especial atención a su salud en medio de esta pandemia. Lo más útil que cualquiera puede hacer es tomar medidas de seguridad para evitar contraer COVID-19. Para aquellos que no pueden (trabajadores esenciales o personas que de otra manera tienen que estar expuestas al virus) o aquellos con otros factores de salud subyacentes, esos son los factores más importantes que deben tenerse en cuenta para la vacunación prioritaria.

Pero el solo hecho de tener diabetes Tipo 1, si por lo demás te encuentras sano y no estás expuesto de manera significativa al virus, no debería darte motivos para entrar en pánico. Quizás lo más importante es asegurarse de que la población general se vacune lo más rápido posible para que se pueda acceder a la atención de la diabetes de manera segura, y para que los hospitales y las UCI no se vean abrumados por pacientes con COVID-19 en caso de necesidades de atención de emergencia para la diabetes.

Cómo obtener tu vacuna

Busca las pautas del departamento de salud de tu estado. Si la información no es clara o no estás satisfecho con lo que encontraste, continúa y comunícate con tu proveedor de atención médica. En particular, si tienes un proveedor de atención médica, como un endocrinólogo, que te ayuda a cuidar de tu diabetes, es posible que tengan información privilegiada sobre cómo ese hospital o práctica planea distribuir la vacuna.

Recuerda ser amable y paciente: los proveedores de atención médica se están encargando de muchas cosas y es posible que no tengan una respuesta para usted de inmediato.

Cada vacuna que se aplica disminuye el riesgo y previene la propagación del COVID-19. Si bien es frustrante observar el desorden logístico, cuantas más personas se vacunen rápidamente, mejor. Mientras tanto, continúa aplicando medidas seguras que te protejan a ti y a tus seres queridos de COVID-19, incluyendo hacer todo lo posible para mantener un estricto control de tus niveles de glucosa en sangre, usar una mascarilla (o cubrebocas) y distanciarse físicamente de cualquier persona fuera de tu hogar, y evitar las reuniones en interiores.

Para leer la cobertura actual y continua de las vacunas COVID-19, visita Diabetes + Vacunas COVID-19: lo que necesitas saber.

ESCRITO POR Lala Jackson, PUBLICADO 01/08/21, UPDATED 01/13/21

Lala es una estratega de comunicaciones que vive con diabetes Tipo 1 desde 1997. Ha trabajado en tecnología médica, incubación de negocios, tecnología de biblioteca y bienestar, antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro de la diabetes Tipo 1 en 2016. Es un poco nómada, creció rebotando principalmente entre Hawái y el estado de Washington, y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, puedes encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa.