El golpe, el guantazo y la diabetes

10/9/18
ESCRITO POR: Mariana Gómez Hoyos

 

 

En España, desde hace algunos años se lleva a cabo un evento donde se dan cita expertos en diabetes: equipos multidisciplinares en diabetes compuestos por nutriólogos, psicólogos y médicos con distintas especialidades. Este evento, transmitido en línea para todos nosotros nos deja boquiabiertos en cada edición. Fue en un evento de esta naturaleza y en la transmisión de él que pude disfrutar de la charla de Iñaki Lorente. Iñaki, es psicólogo, al igual que yo y participa en eventos de distinta índole para hacernos llegar información para el cuidado y mejor manejo de nuestra salud emocional. Hoy quiero platicarte sobre una de sus charlas y aprovechar para invitarte a leer más sobre Iñaki.

El título de su charla es “Preparados mentalmente para la diabetes” él, a su estilo confesó que en realidad no se puede estar preparado para algo como la diabetes por lo que al dedicarse a preparar su conferencia magistral optó por elegir un nombre más apropiado: “cómo hago para seguir cuando me dicen que tengo diabetes” y estarás de acuerdo con que ese nombre es más acorde con la realidad de quienes vivimos con diabetes.

Cuando somos diagnosticados, nos dice Iñaki en su charla,  lo más probable es que la llegada de esta condición nos tome por sorpresa. Desde luego, que el diagnóstico de la diabetes, de cualquiera de sus tipos, es un estado desagradable que no sólo tiene impacto en quien recibe la noticia sino en los familiares quienes junto con nosotros sufren los estragos emocionales del diagnóstico de una condición clínica. Ellos, aunque no tienen fisiológicamente ningún problema sin duda alguna sufren de igual forma la diabetes, nos cuenta Iñaki.  

¿Qué pasa entonces cuando me dicen que tengo diabetes?

Lo que ocurre en ese momento es que nos quedamos perplejos, nos dice Iñaki en su charla,  los primeros momentos son una situación donde el dolor emocional es intenso, te sientes disgustado, angustiado, triste, deprimido.

Este dolor intenso, además repercute e inutiliza nuestra mente, no hacemos otra cosa sino pensar en la palabra diabetes que al mismo tiempo nos impide dedicarnos a nada más. Tenemos que aprender muchísimas cosas, saber qué cosa hace un páncreas y actuar como si fuéramos  un órgano de estos. Nos sentimos, en ocasiones, un poco tontos, no sabemos qué hacer, ni cómo hacerlo, es mucha información que tenemos que digerir y el tiempo que tenemos para hacer todas estas cosas nuevas es relativamente poco.

De acuerdo con Iñaki, el dolor tras el diagnóstico temporal y debemos recordárnoslo a medida que pasan los días. El dolor tras el diagnóstico y el sentimiento de desasosiego pasará. A diferencia de la diabetes, que llegó para quedarse, el sentimiento de angustia, tristeza y desesperanza pasará.

 

La diabetes podría ser como un guante, dice Iñaki Lorente, lo miras y no sabes en realidad qué es, cambia de movimiento pero su estructura permanece, el guante es siempre el mismo, el punto de vista o forma de manejarlo puede cambiar. Con base en esto, en el diagnóstico lo que hay es un guantazo, aparece y nos golpea, sentimos un dolor intenso. Este es un guantazo que cuesta pero que también pasa, queda el recuerdo. En muchos padres, estamos seguros de que es así.

 

Claro que, durante las primeras semanas nuestro mundo gira alrededor de la diabetes, uno podría incluso tropezar con una lámpara,  nos dice Iñaki, nos olvidamos de las cosas no prestamos atención, no es que estemos perdiendo la memoria es que nuestra mente está fijándose exclusivamente en nuestra diabetes.

 

Algunos consejos de Iñaki para estos momentos tras diagnóstico son los siguientes;

 

  1. Asesorar; Hay que dejarnos asesorar por el equipo médico y otras personas con diabetes más veteranas que nos pueden ayudar. Nos calmará ver que a otros les ha pasado lo mismo y encontraremos alivio al recibir consejos y compartir experiencia de vida de alguien que ha pasado ya por donde nos encontramos.
  2. Déjate  ayudar: Permite que te brinde apoyo. Permite que te presten hombro para llorar, deja que quienes se preocupan por ti y los tuyos te ayuden a pasar por estos momentos complicados.
  3. Aprender:  Sí, lo sabemos bien, es mucho lo que tenemos que aprender pero es mejor aprender las cosas poco a poco y afianzarlas bien. No intentemos aprender todo a la vez. Tómate tu tiempo, recuerda que los hábitos no se aprenden de la noche a la mañana.
  4. Querer: Requerirás determinación, querer aprender, necesitarás decidirte a convertirte poco a poco en un gran experto y maestro de la diabetes por ti, o por tu ser querido diagnosticado.

 

La gran pregunta, de acuerdo con Iñaki Lorente,  no es cuándo me curaré, la gran pregunta es ¿cómo hacer para que la diabetes entorpezca menos mi vida? ¿Qué puedo hacer hoy para mejorar mi calidad de vida? ¿Qué puedo hacer hoy para ser más feliz?

 

Recuerda que se puede ser feliz con diabetes, no se puede quitar la diabetes pero podemos decidir dónde colocarla y seguir siendo felices.

 

Sobre Iñaki Lorente

Iñaki es psicólogo y Educador en Diabetes, el colabora en la Asociació Navarra de Diabéticos Tipo 1, y se encarga de la coordinación de varias escuelas para padres y adolescentes. Puedes ver más sobre él y su trabajo aquí

http://www.fundaciondiabetes.org/general/entrevista/3/entrevista-a-inaki-lorente-aspectos-psicologicos-diabetes

 

Sobre Diabetes Experience Day

Diabetes Experience Day (DED), es el encuentro anual más importante en España para personas con diabetes. Es un evento organizado por Canal Diabetes. Este año se llevará a cabo el primer DED en Latinoamérica en noviembre en Argentina. Para leer más información sobre este gran evento visita https://www.diabetesexperienceday.com/

Puedes leer más sobre Diabetes Experience Day en la entrevista que realizamos para ti, haz click aquí

Mariana Gómez Hoyos

Mariana fue diagnosticada con diabetes tipo 1 en el verano de 1985. Ella es psicóloga y educadora en diabetes. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros. Ella es una vocero por la diabetes Tipo 1 en América Latina. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012. Ella es mamá de un jugador de fútbol americano de 11 años. Vive en la Ciudad de México y ama los unicornios.