COVID-19 + Diabetes: La Guía de Seguridad para el Trabajo y la Escuela


 

 

¿Vives con diabetes y te preparas para regresar al trabajo o la escuela en medio de la pandemia de COVID-19? Las siguientes recomendaciones tienen el objetivo de  proporcionar las herramientas y los recursos que necesitas para que tanto tú como y cualquier otra persona que pueda ser vulnerable a síntomas o complicaciones más severos de COVID-19 estén lo más seguros posible.

En los últimos meses hemos aprendido mucho sobre COVID-19 y la diabetes y estamos seguros de que continuaremos aprendiendo más a medida que pase el tiempo. ¿Qué sabemos ahora? La diabetes en sí misma no aumenta el riesgo de contraer COVID-19. Sin embargo, otros factores aumentan el riesgo de contraer el virus, como la edad avanzada, la presión arterial elevada, las afecciones cardíacas o pulmonares subyacentes, el sobrepeso y niveles elevados de glucosa en sangre de manera constante. Además, hemos visto que si una persona con diabetes contrae coronavirus, es más probable que experimente síntomas más intensos de COVID-19 y complicaciones, entre ellas la cetoacidosis diabética (CAD).

Si bien algunos informes apuntan hacia una tasa más alta de muerte por COVID-19 en personas que viven con diabetes, es importante tener en cuenta que estos estudios se basan en personas que fueron hospitalizadas por COVID-19 y, a menudo, tienen muchas otras afecciones subyacentes, siendo la más importante la edad avanzada.

En general, lo mejor que puede hacer una persona que vive con diabetes es evitar contraer el nuevo coronavirus. Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente cuando tu trabajo o estudios requieren que te desplaces lejos de tu hogar y estés en contacto con personas fuera del mismo.  Las precauciones clave pueden mantenernos lo más sguros posibles a medida que se reabren más sitios y cada uno de nosotros debe tomar decisiones sobre el nivel personal de riesgo que estamos dispuestos a tomar para el trabajo o la escuela y mientras nos movemos por el mundo.

Si has estado trabajando o asistiendo a la escuela durante la pandemia, conoce los comportamientos personales que todos deben seguir para minimizar la propagación del coronavirus:

  • ¡Usar una mascarilla (o cubrebocas)! (No podemos enfatizar esto lo suficiente; se ha demostrado que utilizarla reduce la tasa de propagación).
  • Evita la interacción física con cualquier persona fuera de tu hogar; evita los apretones de manos, los abrazos y los choques de manos por ahora.
  • En la medida de lo posible, mantén una distancia de 6 pies (2 metros) entre tú y los demás.
  • Evita los espacios interiores tanto como te sea posible.

Si acabsa de regresar al trabajo o la escuela, o eres el administrador del entorno laboral o escolar, hay medidas adicionales que puedes tomar para mantener seguros a los más vulnerables hasta que todos estemos seguros. Es importante que todos los lugares de trabajo y la escuela tomen estas precauciones tanto como sea posible, ya que no hay forma de conocer el nivel de riesgo de cada persona.

Valora los riesgos:

  • Considera el riesgo general según tu ubicación. Para las áreas que han trabajado para contener el virus, menos personas son portadoras del coronavirus, lo que significa una menor tasa de propagación. Consulta regularmente con tu departamento de salud local, distrito escolar o servicio de noticias para analizar el riesgo de infección según donde te encuentres. En áreas donde la tasa de transmisión aún es alta, se sugiere tomar las mayores precauciones especialmente si vives con diabetes. Si eres gerente en tu oficina o escuela, asegúrate de que haya opciones para que tus estudiantes o empleados trabajen o aprendan de forma remota. Si no es posible, asegúrate de que se hayan implementado las                      precauciones y protecciones de salud adecuadas en sus instalaciones para mantener a las personas a salvo.
  • Asegúrate de que puedas manejar adecuadamente tu diabetes en estas  circunstancias. Un buen manejo de la glucosa en sangre, es decir, asegurarte de que los niveles de glucosa (azúcar) en sangre se mantengan en un rango saludable tanto como sea posible, es una de las claves para garantizar los mejores resultados de salud posibles, tanto en general como en medio de COVID-19. Los estudiantes o trabajadores con diabetes pueden requerir descansos a intervalos regulares, espacios limpios y seguros para consumir refrigerios o comidas, o tiempo para moverse durante el día. Para los estudiantes, la sugerencia es apegarse y seguir el plan 504 para asegurarse de que se delinee un plan claro para garantizar la seguridad del alumno. Si vives con diabetes, expresa claramente qué apoyo necesitas para cuidarte mejor. Conoce tus derechos. Si eres padre de un alumno con diabetes, este recurso de JDRF Canadá es una excelente guía de lo que puedes considerar. Si eres es administrador de una escuela o trabajo, toma en cuenta cuánto están tratando de manejar al mismo tiempo las personas con diabetes en este momento y pregunta sobre lo que necesitan. Si lo haces, puedes salvar vidas.

Establece precauciones y protecciones para tu entorno.

  • Crea espacios que orienten el comportamiento personal seguro y eficaz. Los lugares de trabajo y la escuela tienen la obligación de mantener a los trabajadores y estudiantes lo más seguros posible en medio de la pandemia de COVID-19. En la medida de lo posible, conserva una distancia de 6 pies (2 metros) entre las personas que no forman parte tu mismo hogar. Crea distancia entre escritorios y estaciones o lugares de trabajo. En situaciones en las que no se pueda mantener la distancia, crea barreras utilizando plexiglás u otros materiales no porosos para minimizar la propagación de partículas en aerosol (el virus se mueve a través del aire por gotitas creadas cuando hablas, toses, etc.).
  • Se creativo sobre los lugares y el momento para el trabajo y el aprendizaje. Evita espacios interiores tanto como sea posible. Considera tener clases afuera siempre que sea posible. En situaciones en las sea necesario permanecer al interior, asegúrate de que haya ventilación y un flujo de aire adecuados para que no circulen partículas virales. Esto puede requerir puertas y ventanas abiertas, o puede requerir creatividad sobre dónde se está realizando el trabajo. ¿Hay algún espacio más abierto o hay más puertas o más grandes que se puedan abrir?
  • Considera todas las áreas a tu disposición. Pase lo que pase, el escenario ideal es tener menos personas en el mismo espacio. En algunos países, las empresas y las escuelas han creado un enfoque escalonado para el regreso a clases. Por ejemplo, algunas empresas han creado un sistema de “ una semana en persona, dos semanas desde casa ”, con el objetivo de garantizar que los empleados obtengan la interacción en persona necesaria para su trabajo y satisfacer su deseo de interacción personal, al mismo tiempo que proporcionan un período aislado para ver si los síntomas del coronavirus se hacen evidentes. En algunas escuelas, a los estudiantes se les ha ofrecido un sistema de una clase o un día de clases presenciales y varias clases en modalidad virtual. Esto les brinda a los estudiantes que son mejores aprendices en persona la oportunidad de interactuar con sus maestros y un número limitado de compañeros de clase, al tiempo que reduce el número de interacciones potenciales en espacios de alto riesgo.
  • Crea un plan de escenario. Piensa en tus límites personales con anticipación.  Para ti personalmente o para tu escuela u organización en general, ¿cuál es el límite que hará que las cosas sientan o no seguras? ¿Planearás cambiar tu horario de trabajo si el manejo de tu nivel de glucosa en sangre no está dentro del rango necesario tanto como te gustaría para sentirte seguro? ¿Sacarás a tu hijo de la escuela en persona si el distrito escolar alcanza una cierta tasa de infección? ¿Sabes cómo tu institución o empresa planea comunicarse sobre emergencias o brotes? Saber qué pasos tomarás cuando se alcancen ciertos límites puede ayudar a minimizar el pánico en los momentos de presión. Tener un plan claro y comunicarlo a los administradores de la escuela, jefes, compañeros de trabajo, etc. ayudará una vez que surjan otras cosas que no podrían haberse tenido en cuenta.

Estamos aprendiendo cosas nuevas sobre COVID-19 todos los días. No existe una respuesta definitiva y absoluta sobre cómo proteger a cada uno de nosotros de contraer este virus y, a medida que aprendamos más, las precauciones y protecciones que establezcamos irán seguramente cambiando.

Mantente preparado para adaptarte a cambios veloces y frecuentes. Permanece abierto a escuchar lo que los demás necesitan en función de su riesgo personal percibido y real. Ten en cuenta que las personas se ven obligadas a sopesar su salud física con su salud mental, financiera y familiar. Sé amable. Sé paciente.


Para mayor info sobre diabetes y COVID-19 visita coronavirusdiabetes.org/es.

 

 

ESCRITO POR Lala Jackson, PUBLICADO 09/14/20, UPDATED 09/14/20

Lala es una estratega de comunicaciones que vive con diabetes Tipo 1 desde 1997. Ha trabajado en tecnología médica, incubación de negocios, tecnología de biblioteca y bienestar, antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro de la diabetes Tipo 1 en 2016. Es un poco nómada, creció rebotando principalmente entre Hawái y el estado de Washington, y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, puedes encontrarla leyendo, preferiblemente en la playa.