Propósitos de Año Nuevo. ¿Mejorados y Aumentados?


 

¡Caramba! Se nos acabó el año. Algunos a los que la vida nos dio bastantes limones con los que hicimos muy poca limonada agradecemos al menos el cambio de número. Y no, en realidad no es porque seamos negativos pero estarás de acuerdo en que hay algunos años bastante más difíciles que otros. Y 2021 volvió a sorprendernos.

Lista de propósitos de Año Nuevo

En mi familia, es siempre una tradición escribir una lista de 10 propósitos de Año Nuevo. Claro, el que más se divierte viéndonos fracasar es mi hijo pero, una parte de nosotros intenta ser un mejor ejemplo todos los días y vaya, algunos aunque difíciles los hemos logrado. Así fue como el 1 de enero de 2017 comencé a correr. Bueno, en realidad comencé a caminar y a sentir que me asfixiaba. Claro que yo sé y siempre he sabido que la actividad física es uno de los pilares de mi automanejo. Así fue como en la infancia practiqué: jazz, aerobics, zumba y en la edad adulta pasé por el TaeKwonDo, los pilates y el spinning. No, ninguno me encantó pero 2017 fue el año del correr.

¿Y cuál es tu propósito más importante de este año?

“¿Y cuál es tu propósito más importante de este año?” preguntó mi hijo seriamente ese 2016.  A lo que yo respondí sin poner demasiada atención “Ah, um, om, quizá este año haga más ejercicio.” Él, atleta de alto rendimiento muy emocionado arremetió pronto “¿Y si intentaras correr?” y por supuesto de inmediato intenté defenderme “¡Ja!

“No mi vida, lo he intentado antes. Es aburrido, me duelen los pies, siento que me ahogo, no, no gracias.” y claro, con toda inocencia me aventó una pregunta que sentí retumbar en mi cabeza: “Qué, ¿apoco es lo más difícil que has hecho en la vida?” acto seguido, un 2017 lleno de carreras de 5km un entrenamiento diario exhaustivo, un pie hinchado, una glucosa mal portada pero una gran satisfacción por ser ejemplo.

La verdad es que, ser fiel a esta lista de propósitos no es siempre muy sencillo. En las fiestas familiares escuchamos cosas como “hacer dieta, manejar mejor mis finanzas, ser menos gritona” y son propósitos tan pero tan generales que por ahí de marzo los gimnasios se encuentran vacíos.

Mis propósitos para 2022

Si me preguntaran cuáles serían mis propósitos para 2022 primero tal vez diría que no llorar. Este 2021 he intentado ser positiva pero no siempre lo he logrado y debo confesar, el manejo de mi diabetes combinado con el manejo de mis emociones ha traído consigo retos importantes. Además, la vida siguió importándole poco que atravesáramos una pandemia y así algunos fuimos diagnosticados con otras sorpresas como mi hombro congelado, algunos se casaron, otros se divorciaron y mi diabetes siguió ahí. Solo que lidiando con un estrés sobre humano.

Concentrar mis esfuerzos en uno solo

Pensé entonces en hacer una lista pero francamente pensé en que se me antoja de cualquier forma comer las 10 uvas y recitar: bajar de peso, manejar bien mis finanzas, etc. Pero este 2022 creo que eligiré uno de mis propósitos para ser firme. Definitivamente, cuando vivimos con diabetes NO será de ninguna de las formas lo más difícil que hayamos hecho en la vida. Entonces pensé en compartir contigo cómo llegué a mis propósitos: 

  1. Elige algo para ti: piensa en ti, en tu cuerpo, en tu felicidad. No busques callar a los otros cumpliendo tu propósito. Piensa en hacerlo por ti.
  2. Elige algo que puedas hacer poco a poco: los cambios súbitos son más estresantes, inicia poco a poco, aumenta la frecuencia, la intensidad o las ganas, poco a poco. La meta es diciembre del próximo año así que si algo nos sobra: es tiempo.
  3. Elige algo que no te cueste dinero: eliminemos pretextos y causas para abandonar nuestra misión. Muchos de los propósitos más comunes pueden hacerse de forma gratuita.
  4. ¡Pide ayuda!: seguramente, alguien a quien aprecias se ha fijado la misma meta. Es verdad eso que dicen: juntos más fuertes. Intenta perseguir la meta en equipo. Motívense mutuamente y avanzarán más rápido.
  5. Se vale quejarse: Rendirse no es una opción pero, se vale quejarse y se vale llorar. Si supieran cuántas veces lloré al alcanzar el km 4 en cada corrida inicial.

Creo que si concentrara todo lo que necesito en un sólo propósito sería ser más feliz. Si algo he aprendido de la vida con diabetes y luego de la vida en medio de una pandemia es que tengo que apreciar los momentos, incluso aquellos bajo estrés. Voy a ser feliz y para lograrlo tengo que poner más atención en algunas cosas (dije mientras decidía no comprar más galletas, por ejemplo)

¿Estás listo para iniciar el año de mejor forma y con nuevos bríos? ¿o es lo más difícil que has hecho en la vida?

ESCRITO POR MARIANA GÓMEZ, PUBLICADO 01/02/18, UPDATED 04/13/22

Mariana es psicóloga y educadora en diabetes. Es la creadora de Dulcesitosparami, uno de los primeros espacios en línea para personas con diabetes tipo 1 en México. Ella fue diagnosticada con diabetes tipo 1 hace más de 30 años. Es mamá de un adolescente.