Recibir Terapia Como Hombre con Diabetes: “Nuestro Orgullo nos Gana”


 

Cuando Keith Crear III fue diagnosticado con diabetes tipo 2 a los 39 años, había estado ignorando las señales y los síntomas durante décadas.

“Tenía prediabetes en mi adolescencia”, explica Keith, quien es un reportero gráfico deportivo que vive en Houston, Texas. “La diabetes tipo 2 viene de familia, pero nunca pensé en eso. Jugaba al fútbol y me dije a mí mismo que no me pasaría a mí”.

Incluso desde la infancia, Keith dice que ha luchado con su peso y su nutrición durante la mayor parte de su vida.

“Siempre fui el ‘niño gordo’ en la escuela, pero incluso cuando tenía poco más de 20 años, estaba fuera de control”, dice, recordando los primeros años de su carrera fotografiando eventos de música en vivo. “Tenía una vida nocturna en ese entonces, trabajaba desde las 8 a. m. hasta las 3 a. m. Compraba comida rápida a las 3 a. m. de camino a casa”.

Keith se dio cuenta de que su peso había aumentado gradualmente a 425 libras.

“Todavía recuerdo hace 10 años, el momento en que caí en cuenta”, dice Keith. “Había terminado de trabajar, fui a Whataburger a comprar una hamburguesa de triple carne, papas fritas grandes y una gaseosa grande. Me lo comí todo antes de llegar a casa. Fue entonces cuando me di cuenta de lo que me estaba haciendo a mí mismo”.

Si bien comenzó a hacer algunos cambios en su dieta, reduciendo los alimentos grasosos, Keith todavía no tenía idea de que sus niveles de glucosa (azúcar) en sangre estaban peligrosamente altos.

RECIBIENDO UN DIAGNÓSTICO Y TOMANDO MEDIDAS

“En 2017, me desmayé por insolación y deshidratación mientras trabajaba”, recuerda Keith. “Me midieron el nivel de glucosa (azúcar) en sangre en la sala de emergencias y era de 298 mg/dL. Me dijeron que tenía diabetes tipo 2 y dije: ‘No, no, no, solo tengo prediabetes’. Me dijeron: ‘Ya estás mucho más allá de la prediabetes’”.

Motivado por su diagnóstico, Keith comenzó a tomar metformina y se comprometió a hacer más cambios en su dieta, hábitos de ejercicio y estilo de vida en general.

“Me fui a casa y tiré todo lo que tenía en la despensa”, dice Keith. “¡Mi esposa estaba enojada! Le dije: ‘¡Ya no vamos a comer eso!’ Hice un reinicio de 60 días, solo comí alimentos verdaderamente integrales como avena, huevos, espinacas, etc.

La motivación para hacer cambios tan grandes fue como un interruptor que de repente se encendió.

“Solo debes tener esa determinación, realmente es algo mental”, dice Keith. “Empecé a mojar brócoli en salsa barbacoa en lugar de costillas. La salsa es muy importante para mí. Le pongo salsa de tomate a las verduras en lugar de pasta o pizza. Para conseguir ese sabor de la salsa, que sacie el antojo.”

Cuando se le antoja algo dulce, Keith comenzó a recurrir a las nueces cubiertas de chocolate como una golosina ocasional para evitar sentirse demasiado privado.

“A veces puedo pasar dos semanas sin chocolate. A veces como pequeñas cantidades todos los días”.

En general, Keith dice que evitó las dietas de moda y, en cambio, mantuvo su enfoque en hacer cambios más saludables y encontrar alternativas más saludables para la comida que le gusta.

“¡He bajado a 279 libras hoy! Una de las cosas más importantes de las que tengo que darme cuenta es que llevará tiempo. Puedes ver personas que pierden peso rápidamente en las redes sociales, pero eso no significa que la rapidez sea adecuada para ti. Tuviste toda una vida para ganar este peso, no va a desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. Una vez que me puse a trabajar, sucedió. Trabajé en eso durante 10 años”.

SÍNDROME DE BURNOUT POR LA DIABETES: “PERDÍ MI AMBICIÓN”.

A fines de 2021, la combinación de COVID-19, las fiestas y las exigencias diarias de manejar la diabetes se habían convertido en una fuente abrumadora de estrés, depresión y burnout para Keith.

“Perdí amigos por el covid-19, perdí el trabajo, el efecto en mis finanzas fue estresante y luego las fiestas cuando intentas bloquear todos los refrigerios dulces en todas partes. Después de 10 años de pincharme el dedo, de ser tan disciplinado con la comida y de pensar qué comer todos los días, simplemente me desconecté”, explica.

Para principios de 2022, Keith dice que casi se había dado por vencido.

“Mi mente simplemente se apagó y se puso en piloto automático”, recuerda. “Despertaba, llevaba a mi bebé a la guardería, iba al trabajo, recogía a mi bebé de la guardería, iba a casa, me sentaba en el sofá y miraba televisión. No estaba haciendo ejercicio y estaba comiendo todo tipo de comida chatarra”.

Durante los siguientes cuatro meses, Keith también dejó de medir su nivel de glucosa (azúcar) en sangre.

“No quería ver el número en ese medidor porque sabía que no iba a ser bueno”, dice. Si bien su esposa había notado que su manejo de la diabetes había cambiado, él le aseguró que todo estaba bien y desestimó sus preocupaciones.

“El orgullo nos gana”, dice Keith recordando su renuencia a reconocer que estaba teniendo dificultades. No fue hasta que su hijo levantó la voz que Keith se dio cuenta de cuánto necesitaba ayuda.

“Estaba con mi hijo durante las vacaciones de primavera”, dice Keith, “y me dice: ‘Papá, ¿qué pasa? Estás triste.’ Fue entonces cuando supe que era el momento, necesitaba hablar con alguien”.

BUSCANDO AYUDA: PROGRAMANDO UNA CITA CON UN TERAPEUTA

Keith se puso en contacto con un terapeuta con el que había trabajado anteriormente.

“Le conté todo lo que estaba pasando, cómo me sentía, y me dijo: ‘Suenas como si estuvieras deprimido, tienes que descifrar qué es lo que te detiene y volver a ponerte en marcha para cuidar de ti mismo’”.

Keith comenzó a ver a su terapeuta semanalmente hasta cambiar a sesiones de una vez al mes.

“Estaba en una nube de depresión y él me ayudó a salir de eso lentamente”, explica Keith. “Hablamos sobre los cambios que iba a hacer en mi dieta, medir mi nivel de glucosa (azúcar) en sangre, observar mi progreso”.

Keith ha recorrido un largo camino en un corto período de tiempo, sintiéndose gradualmente mejor sobre su propio cuidado personal y la vida en general.

“En mi caso, aprecio tener esa persona que me orienta, sabiendo que él está allí para hablar conmigo cuando lo necesito. No estoy 100 % bien y todavía tengo días difíciles, pero me aseguro de no quedarme estancado”, dice Keith. “Me siento más esperanzado, más encaminado y tengo más ambición de cuidar de mí mismo”.

La salud mental tiende a ser un término generalizado. Hay muchos tipos de problemas y preocupaciones relacionados con la salud mental. Las necesidades varían en severidad. Si trabajar con un profesional te ayudará a abordar tus necesidades de salud mental, busca apoyo.

Consulta estos recursos sobre cómo encontrar apoyo para la salud mental:

Este contenido fue posible en parte con el apoyo de BetterHelp. Beyond Type 1 mantiene un control editorial completo de todo el contenido publicado en nuestras plataformas.

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO 05/03/22, UPDATED 05/03/22

Ginger Vieira es la gerente principal de contenido en Beyond Type 1. Es una autora y escritora que vive con diabetes tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluyendo “When I Go Low” (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), “Pregnancy with type 1 Diabetes” (El embarazo con diabetes tipo 1) y “Dealing with Diabetes Burnout” (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Antes de unirse a Beyond Type 1, Ginger pasó 15 años redactando para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.