Conoce a Detalle sobre las Cuentas de Gastos Médicos Flexibles y de Ahorro para Personas con Diabetes


 

Comenzar con una cuenta de gastos flexible o una cuenta de ahorros para gastos médicos puede ser confuso. ¡Pero también son muy beneficiosas cuando se vive con cualquier tipo de diabetes!

En esta guía te explicamos qué son y cómo puedes beneficiarte si tu empleador te las ofrece.

¿QUÉ ES UNA CUENTA DE GASTOS FLEXIBLE?

Una cuenta de gastos flexibles (FSA por sus siglas en inglés) es un beneficio de atención médica patrocinado por el empleador que te ayuda a ahorrar dinero en gastos médicos que califican.

Con una FSA, puedes elegir que una parte de tu salario se deposite en una cuenta que solo se puede usar para pagar ciertos costos relacionados con la atención médica. En 2022, el límite de contribución es $2,850, según lo establecido por el Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés). Las FSA permiten a los empleados reservar cierta cantidad de fondos cada año para cubrir los costos de atención médica. Para el plan del año 2022, el IRS limitó las contribuciones anuales de la FSA a $2,850. Este número puede cambiar anualmente, según lo determine el IRS.

Los fondos de la FSA son dólares antes de impuestos que se deducen de tu salario. A diferencia de las cuentas de ahorros para gastos médicos (HSA, por sus siglas en inglés), a las que contribuyes de manera incremental con cada salario durante el año, las FSA funcionan esencialmente como devolverle el dinero a tu empleador.

Por ejemplo, si decides apartar $2,850 durante el año de tu plan y te pagan dos veces al mes, se deducen $118.75 por salario. Con las FSA, tu empleador asigna la parte de tu salario que elegiste en la cuenta FSA. Luego, esa cantidad se deduce de tus salarios en el transcurso del año.

Con las cuentas de ahorros para gastos médicos, acumulas un saldo con cada salario, ¡pero hablaremos de eso más adelante!

REGLAS COMUNES DE LAS FSA

Si no usas los fondos de tu FSA durante el año del plan, podrías perder el dinero. Sin embargo, algunos empleadores ofrecen un “período de gracia”, que te permite usar los fondos durante 2.5 meses hasta el próximo año, lo que te da más tiempo para aprovechar los dólares restantes de la FSA.

  • Por ejemplo: si no has usado todos los dólares de tu FSA antes del 31 de diciembre de 2022, aún puedes usarlos hasta mediados de marzo de 2023, si tu empleador lo permite.

Algunos empleadores también ofrecen una transferencia de $570, que les permite a los empleados usar su saldo de FSA del año del plan anterior durante el actual. Para 2021 y 2022, el Congreso y el IRS aprobaron nuevos cambios en las reglas de la FSA que permitieron que las personas hasta la contribución máxima de la FSA se transfirieran al siguiente año del plan, pero sin más legislación, esta regla no continuará en 2023.

  • Por ejemplo: si tienes $600 restantes en una cuenta FSA a fines de 2022, es posible que puedas llevarte $570 para usar en 2023.

Las FSA varían según la empresa; no todos los planes de beneficios ofrecen esta opción. Si tu empleador ofrece una FSA, asegúrate de entender claramente sus reglas antes de inscribirte y decidir cuánto dinero te gustaría poner en tu cuenta.

¿QUÉ ES UNA CUENTA DE AHORRO PARA GASTOS MÉDICOS?

Una cuenta de ahorros para gastos médicos es diferente a una FSA en varios aspectos:

  • ¿Qué es? Una HSA es un tipo de cuenta de ahorros en la que depositas dólares antes de impuestos para pagar los gastos médicos que califican. Las cuentas de ahorros para gastos médicos se programan por medio de tu empleador y se adjuntan a una cuenta bancaria que califique. 
  • Habla con tu empleador: si no se programa correctamente, podrías terminar pagando impuestos sobre tu HSA, ¡lo cual echa por tierra el objetivo! (Si no te inscribes en él por medio de tu empleador y contribuyes fondos manualmente entre tus cuentas, esos dólares están sujetos a impuestos). Tu representante de recursos humanos podrá ayudarte a programarla adecuadamente.
  • ¿Cómo funciona? A diferencia de una FSA, comienza en $0 y puedes contribuir hasta cierta cantidad. (Estás acumulando fondos con dólares antes de impuestos en lugar de pagarle a tu empleador con dólares antes de impuestos). Los límites de contribución los establece el IRS y se ajustan cada año.
  • ¿Quién puede contribuir y cuánto? Solo puedes contribuir a una HSA si tienes un plan de salud con deducible alto (HDHP, por sus siglas en inglés). Consulta tu paquete de beneficios si no estás seguro. En 2022, las personas con un HDHP podrían reservar hasta $3,650 al año y las familias podrían reservar hasta $7,300 en una HSA.
  • ¿No lo usaste? ¡No lo perderás! Una gran ventaja de las HSA es que el dinero se transfiere anualmente, al igual que una cuenta de ahorros normal. No tienes que preocuparte por perder tus fondos si no los usas o si cambias de empleador y tu nuevo empleador no ofrece una HSA. Lo que quede en la cuenta de cuando estabas con tu empleador anterior todavía se puede usar en cualquier momento. Simplemente no puedes contribuir si tu nuevo empleador no lo ofrece.
  • ¿Por qué es importante generar ahorros en el cuidado de la salud? Los fondos remanentes son especialmente útiles si tus costos de diabetes más elevados, como las microinfusoras de insulina o recetas de 90 días de medidores continuos de glucosa, no deben surtirse hasta principios de la primera mitad del siguiente año del plan. ¡No tienes que preocuparte por una fecha límite para usar los fondos de tu HSA!

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LAS FSA PARA LAS PERSONAS CON DIABETES?

Primero, recuerda: la mayoría de los empleadores solo ofrecen una FSA o una HSA, pero si tu empleador ofrece ambas, solo puedes inscribirte en un plan. Si calificas para una HSA, no puedes inscribirte en una FSA (a menos que sea una FSA de propósito limitado). Si no estás seguro si esto te afecta y cuál sería la mayor ventaja para tu situación, lo mejor que puedes hacer es consultar a tu coordinador de beneficios.

¡Ahora, hablemos de beneficios! Si tu empleador ofrece una FSA y vives con diabetes, estos son algunos de los beneficios clave que debes tener en cuenta:

  • Puedes usar los fondos de tu FSA inmediatamente después de inscribirte. ¡Este tipo de cuenta ofrece mucha comodidad porque sabes que tus fondos ya están allí y pueden usarse! Por ejemplo, si tienes que surtir una receta costosa al comienzo del año o un deducible que debes cumplir, tienes acceso a tus dólares de atención médica de inmediato.
  • ¿Qué se puede pagar con una FSA? Las FSA comunes, que son las que ofrecen la mayoría de los empleadores, cubren los siguientes gastos: médicos, dentales, oftalmológicos y de farmacia. Los gastos de la FSA que califican no son necesariamente los mismos que cubre tu seguro médico. Por ejemplo, si consultas a un médico fuera de la red con tu seguro para un examen de bienestar, es posible que aún puedas usar los fondos de tu FSA si se trata de un servicio médico calificado. Del mismo modo, puedes usar el dinero de la FSA para pagar copagos en las visitas a tu médico y para medicamentos de venta libre y cosas como protector solar.
  • Nota: Las FSA de propósito limitado solo cubren los gastos dentales y de la vista. Estas FSA se conocen como planes “compatibles con las HSA” porque son el único tipo de cuenta FSA que puedes usar con una HSA. En algunos casos (si te las ofrecen y calificas), tener una HSA y una FSA de propósito limitado puede ser la mejor opción.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LAS HSA PARA LAS PERSONAS CON DIABETES?

Las HSA vienen con beneficios considerables. Esto es lo que debes saber:

  • ¿Qué puedo pagar con una HSA? Las HSA también cubren los gastos médicos, dentales, de la vista y de farmacia que califiquen.
  • Las HSA son útiles para la planificación médica y el presupuesto a largo plazo. Si tienes diabetes, un plan de atención médica con deducible alto y una HSA, es posible que no tengas fondos excedentes para transferir de un año a otro, pero cuando sucede, ¡es extremadamente útil para la planificación de la salud a largo plazo! Esos años de reinversión se acumulan con el tiempo y pueden brindar comodidad cuando planifiques tener una familia, cuando anticipes costos o procedimientos médicos o incluso cuando consideres la jubilación.
  • Gastos que califican: Al igual que las FSA, es posible que los gastos que califican de la HSA no sean los mismos que cubre tu seguro.
  • Las cuentas FSA y HSA son útiles con el presupuesto de atención médica. Si nunca has tenido una, usar cualquiera de estas cuentas puede ayudarte a asegurarte de tener fondos reservados para servicios médicos continuos o recetas.

¡CUANDO ESTÁN DISPONIBLES, LAS HSA Y LAS FSA SON ÚTILES PARA LAS PERSONAS CON DIABETES!

La conclusión es: las cuentas HSA y FSA son útiles para el manejo de la salud y la planificación financiera a largo plazo.

Esta guía toca la superficie de las cuentas HSA y FSA. Pueden ser herramientas beneficiosas ofrecidas por tu empleador. Si acabas de comenzar con ellas y te parecen confusas, consulta a tu representante de recursos humanos o coordinador de beneficios. Podrán ayudar a responder cualquier pregunta que surja con tu plan.

Si vives con diabetes, es importante que consideres inscribirte en una de estas cuentas cuando estén disponibles. Pueden ahorrarte dinero por medio de dólares antes de impuestos y ayudarte a administrar tus gastos de manera más eficiente durante todo el año, suavizando un obstáculo del manejo de la diabetes.

ESCRITO POR Julia Flaherty, PUBLICADO 06/17/22, UPDATED 06/17/22

Julia Flaherty es autora, escritora y editora de libros infantiles publicados, comercializadora digital galardonada, creadora de contenido y activista de la diabetes tipo 1. Busca el primer libro de Julia, “Rosie Becomes a Warrior” (“Rosie se convierte en guerrera”). A Julia le parece terapéutica la construcción de conexiones dentro de la comunidad de diabetes tipo 1. Poder contribuir a su progreso le da alegría. Le encanta conectarse con las comunidades de diabetes, ser creativa y contar historias. A Julia le gusta hacer senderismo, viajar, trabajar en su próximo libro o sumergirse en un nuevo proyecto de arte en su tiempo libre. Conéctate con Julia en LinkedIn o Twitter.