La Escuela, los Retos y las Preguntas sobre Diabetes Tipo 1.

8/9/15
ESCRITO POR: SAMUEL RUBY (CON AYUDA DE MI MAMÁ)

 

 

Mi nombre es Samuel y tengo 10 años de edad. Tengo diabetes Tipo 1, pero eso es una parte pequeña de lo que me hace quien yo soy. También soy inteligente, bueno en matemáticas, un baterista, un niño explorador, divertido, agradable y me encanta estar al aire libre.

Fui diagnosticado con diabetes Tipo 1 el día de Navidad cuando tenía 5 años de edad. Mi escuela estaba de vacaciones de invierno, así que solo me perdí unos cuantos días. Cuando tuve que regresar a la escuela, yo pensé que sería motivo de burlas. Resulta que ¡nadie se burló de mí! De hecho, los maestros unieron sus clases y leyeron un libro acerca de la diabetes. Se llamaba “Llevando la diabetes a la escuela” de Kim Gosselin. Este es un magnífico libro para llevar a la escuela para niños pequeños. Para niños más grandes, lleva alguna información para compartir con la clase, o que tu maestro la comparta. Incluso puedes imprimir información de Beyond Type 1. Da a todos la oportunidad de hacer preguntas (la mayoría de las personas tienen curiosidad al respecto).

Algunos desafíos de tener diabetes Tipo 1 en la escuela son estar con un nivel bajo de azúcar, la clase de gimnasia y tener niveles altos de azúcar. Es bueno para ti y tus padres hablar con tus maestros y enfermera para que todos tengan una buena idea de cómo puedes manejar estas cosas sin ausentarte ni interrumpir la clase demasiado. También asegúrate de que tus maestros sepan que tienes permitido participar en cosas como fiestas de pizza, fiestas de helado, etc. Solamente trabaja con tu enfermera en la dosificación de insulina adecuada para estas actividades.

Aunque hayan unos desafíos en tener diabetes Tipo 1 en la escuela, también hay unos beneficios. Un aspecto positivo son los bocadillos, mis amigos siempre están celosos porque yo puedo comer un bocadillo cuando yo quiera. Otra ventaja es que puedes ver a tu enfermera todos los días. Mi enfermera es realmente agradable y ella incluso me dió un regalo para mi cumpleaños el año pasado. Otro beneficio fuera de la escuela es el campamento de la diabetes. Todos allí tienen diabetes. Puedes disparar pistolas de balines, nadar, hacer tiro con arco y más. Es una buena manera de pasarla bien.

Es normal normal sentirse inseguro acerca de tomar insulina, revisar los niveles de sangre o utilizar una bomba de insulina en la escuela, pero solo recuerda que todos los niños en la escuela probablemente se sienten avergonzados acerca de algo.

Podrían ser sus frenillos, una alergia, qué tan altos son, qué tan bajos son, ¡cualquier cosa!. Todos tienen cosas con las que batallan y todo el mundo tiene días buenos y días malos. Yo pienso que una gran forma de ir más allá de la diabetes tipo 1 en la escuela, es ser la clase de amigo que entiende las luchas de todos, y siempre ser amable y estar disponible para ayudar a otros. Sé un buen ejemplo y ¡podrías volverte popular!

Prepárate para que los niños te hagan preguntas y solamente contéstalas. No lo tomes personal si alguien tiene una pregunta, solo respóndela y sé amable. Pero si hay preguntas que resultan ser groseras, asegúrate de decirles a tus padres, enfermera o maestra. ¡Las preguntas están bien pero ser grosero o malo no lo es!

 

Estas son algunas cosas que podrían preguntarte y algunas respuestas que podrías usar:

P: ¿Por qué tienes diabetes? Escuché que adquieres la diabetes si comes mala comida.

R: Tengo diabetes Tipo 1 y es causada cuando tu páncreas no produce insulina. Nadie sabe por qué pasa pero afortunadamente todavía puedo hacer lo que yo quiera, solamente reviso mi azúcar en la sangre y tomo medicina. ¡Y puedo comer bocadillos en clase!

P: ¿Por qué estás tomando jugo antes de la clase de gimnasia?

R: Algunas veces, cuando corro, mi nivel de azúcar en la sangre baja, así que el jugo me mantiene sintiéndome bien para que pueda hacer un buen trabajo en gimnasia.

P: ¿Eso es un teléfono, puedes jugar con él? (acerca de la bomba de insulina)

R: ¡Eso quisiera! Es una bomba de insulina que me da medicina.

 

Si quieres que otra gente te vea más allá de la diabetes tipo 1, tienes que empezar por verte a ti mismo como más que una personas con diabetes Tipo 1, ¡porque lo eres!. La mejor manera de ir más allá de la diabetes Tipo 1 en la escuela es no permitir que la DT1 te detenga. Mi madre siempre me dice (una y otra vez, como las madres suelen hacerlo) que puedo hacer cualquier cosa que alguien que no tenga diabetes pueda hacer, solamente podría requerir un poco más de planificación.

Puedo comer las mismas comidas, solamente debo saber cómo esas comidas afectan mi azúcar en la sangre y planificar mi insulina de la manera correcta. Puedo practicar los mismos deportes, solamente debo saber cómo esos deportes afectan mi azúcar en la sangre y asegurarme de tener los bocadillos adecuados y bebidas cuando juego. Realiza las cosas que te encantan como el receso, la gimnasia y el fútbol.

¡Está más allá de la diabetes Tipo 1 y sé tu mismo!

CONSEJOS DE SAM

IR A LA ESCUELA CON UN DIAGNÓSTICO RECIENTE PUEDE DAR MIEDO

HAY UNOS DESAFÍOS EN LA ESCUELA PARA QUIENES TIENEN DIABETES TIPO 1, PERO PUEDEN SER SUPERADOS

¡TAMBIÉN HAY UNOS BENEFICIOS EN LA ESCUELA PARA QUIENES TIENEN DIABETES TIPO 1!

PODRÍAS SENTIRTE INSEGURO ACERCA DE TU DIABETES, PERO LA MAYORÍA DE NIÑOS SE SIENTEN INSEGUROS ACERCA DE ALGO

VE MÁS ALLÁ DE LA DIABETES TIPO 1 SIENDO UN BUEN AMIGO

DANDO UN BUEN EJEMPLO

PREPÁRATE PARA LAS PREGUNTAS ACERCA DE LA DIABETES TIPO 1 Y NO TEMAS CONTESTARLAS Y EDUCAR A LA GENTE

LA DIABETES TIPO 1 NO TE DETENDRÁ DE HACER CUALQUIER COSA

SOLAMENTE TOMA UN POCO MÁS DE PLANIFICACIÓN

 

SAMUEL RUBY (CON AYUDA DE MI MAMÁ)

Sam fue diagnosticado con diabetes tipo 1 el día de Navidad cuando tenía 5 años de edad. Un año después empezó a utilizar la bomba de insulina y ¡ha estado pateandole el trasero a la diabetes cada día desde entonces! Sam tiene 10 años de edad y está en 5to grado. Su materia favorita es matemáticas (a menos que se pueda incluir la clase de gimnasia y el receso). En su tiempo libre Sam disfruta el baloncesto, leer, tocar los tambores y los niños exploradores. Sam nunca permite que la diabetes le impida cumplir sus objetivos, incluyendo un viaje de excursión y correr sus primeros 5 kilómetros el año pasado.