VOLVIENDO AL ESCENARIO CON DIABETES TIPO

1/8/16
ESCRITO POR: KAETLYN PROMINSKI BAUD

Como bailarina de ballet profesional, estaba acostumbrada a lidiar con dolores, achaques y zapatillas de punta ensangrentadas. ¿Fracturas por estrés? No eran gran cosa. ¿Esguinces de tobillo? Pasen la cinta adhesiva. Nada me detenía de asistir a los días de ensayo de ocho horas y actuaciones nocturnas, ni siquiera una misteriosa, aunque alarmante, línea roja subiendo por mi pie desde un callo infectado durante una presentación de El lago de los cisnes .

Pero hace unos años mi mente y mi cuerpo comenzaron a deteriorarse. Durante un lapso de dos años, me redujeron a una fracción de la persona que una vez fui (y había sido) durante los últimos 28 años: estoy hablando de una pérdida de peso de más de 20 libras, hambre insaciable, infecciones, aumento en la orina, confusión y agotamiento mental. A pesar de todas las señales de advertencia imaginables, permanecía completamente en negación. Mi entonces novio y ahora esposo, Max, me animó a visitar a varios médicos. Necesitaba respuestas La gente me decía lo afortunada que era de que podía comer lo que quisiera y no subir de peso. Mientras tanto, yo iba a dormir aterrorizada de no despertarme a la mañana siguiente. Sin embargo, en el fondo, sentía que algo andaba mal, a pesar de que los médicos me decían que estaba bien.

Pero no estaba bien. Bailar se hizo cada vez más doloroso y difícil. Se había vuelto imposible ejecutar los pasos correctamente, y continuamente sentía como si estuviera cerca de la muerte. Mi cuerpo se estaba descomponiendo. No tenía la energía requerida para las presentaciones. Mi callo infectado no sanaba. Y tenía una rasgadura en mi cadera que me causaba problemas y preocupaciones. Incluso recuerdo haber estado tirada en el suelo de un baño durante una actuación, sin saber cómo podría pasar el siguiente ballet, preguntándome si alguien me encontraría si me quedaba acurrucada en las baldosas sucias. Mi amor por la danza se había ido. Me la habían robado. Me obligaron a retirarme prematuramente y pasar a la siguiente fase de mi vida. Entonces, en octubre de 2011, después de mi “retiro”, decidí centrarme en conseguir mi título universitario. Max estaba en una gira nacional actuando con Billy Elliot, y pensé que podía viajar con él, mientras trabajaba hacia mi nuevo objetivo.

Luego, en enero de 2012, la gira de Billy Elliot llegó a mi ciudad natal de Washington DC. Ya que Max y yo ya no teníamos una base de operaciones, pensé que era el mejor lugar para hacer una última visita al médico antes de volver a la carretera. Afortunadamente, ante la insistencia de mi mejor amigo, le pedí al médico, lo forcé en realidad, que revisara mi A1c (¡sea lo que fuera que eso significara!) y que me hiciera un análisis de sangre completo. Unos días más tarde, una enfermera llamó con los resultados: tenía una tiroides lenta. ¡Bingo! Finalmente, me dieron un diagnóstico y esperaba que una pequeña receta de Synthroid sería el final de mis preocupaciones y la clave para finalmente recuperar mi vida.

Sin embargo, cuando regresé a la oficina del endocrinólogo, me preguntaron si estaba allí por mi diabetes. Baste decir que estaba terriblemente confundida. La enfermera tranquilamente me sentó y me pidió que midiera mi nivel de azúcar en la sangre. Fue de 600. Ella luego me preguntó si me iba a desmayar. ¡Dije que no!” Ella me preguntó si iba a vomitar. Yo respondí: “¡Definitivamente no!” Ella me preguntó si me sentía bien. ¡Dije que si! Mi auto está en el garaje. Me voy de la ciudad el lunes, así que realmente debo irme”.

En cambio, fui escoltada a la sala de emergencias.

En este punto, todavía estaba en total incredulidad. Era un viernes 13. ¡Esto tenía que ser un mal chiste! Pasé las siguientes ocho horas en la sala de emergencias, esperando que bajara mi nivel de azúcar en la sangre. Una vez que bajó, me dejaron ir. Pero en algún momento del camino, algo debe haberse perdido en la traducción porque tenían la impresión de que yo sabía que tenía diabetes. La verdad era que ni siquiera sabía qué era la diabetes, y mucho menos que la tuviera. Más tarde esa noche, un médico de la oficina de endocrinología que visité esa tarde me llamó. Me pidió que consiguiera un medidor de glucosa y comenzara a medirme, y me dijo que si tenía dos lecturas consecutivas de más de 250, debía llamar a la línea de emergencia, porque necesitaría comenzar las inyecciones de insulina. Esto terminó sucediendo a la mañana siguiente. Así que ahora tenía una decisión que tomar: podía volver a la sala de emergencias para aprender cómo inyectarme, o podía hacer que mi tío (que es radiólogo) me enseñara.

Para resumir, elegí a mi tío. Y gracias a él y a su perro diabético, aprendí todo lo que necesitaba saber sobre la insulina y las inyecciones, allí mismo, en la privacidad de su cocina. Pasé tres semanas en DC aprendiendo qué era un carbohidrato y cómo contarlos. También estaba aumentando de peso rápidamente, lo cual era un poco aterrador porque había perdido mucho antes de mi diagnóstico y no me di cuenta de que lo recuperaría prácticamente de la noche a la mañana.

Me reuní con Max en la gira e intenté rehacer mi vida. Tomó alrededor de cinco meses para que todo se normalizara. Una vez que empecé a sentirme como yo de nuevo, me di cuenta de que no había terminado de hacer presentaciones. En lugar de volver al ballet tradicional, decidí cambiar de marcha. Con mi salud y mi pasión renovadas, me mudé a Nueva York, comencé clases de canto y estaba decidida a regresar en un musical.

Mirando hacia atrás, no puedo creer cuánto tiempo estuve sintiéndome enferma, sin escuchar mi intuición e ignorando las señales de advertencia. Incluso puedo recordar el momento exacto en que mis síntomas comenzaron a aparecer mientras visitaba al padre de Max en los Alpes franceses. Todas estas pistas pasaron desapercibidas, y estoy segura de que fue mi amor por el baile y mi fuerte ética de trabajo lo que me mantuvo fuera de un coma (ahora sé que bajo al menos 100 puntos después de un espectáculo). Antes de mi diagnóstico, mi vida estaba completamente fuera de control. Pero al descubrir que tenía diabetes y aprender más sobre ella, pude recuperar el control. Elegí poseer mi enfermedad y no dejar que me poseyera. Y gracias a la insulina, pude volver al escenario y al mundo que amaba y que me había perdido durante dos años y medio.

 

KAETLYN PROMINSKI BAUD

Katelyn Prominski Baud, originalmente de Washington, DC, es una bailarina profesional y tiene diabetes tipo 1. Ella fue sorprendentemente diagnosticada en enero de 2012 después de una batalla de dos años de enfermedad. Katelyn bailó con Boston Ballet, Pennsylvania Ballet, Suzanne Farrell Ballet, y se entrenó en Washington School of Ballet y San Francisco Ballet. Ella hizo la transición al teatro musical y desde entonces ha estado en las giras nacionales de Flashdance the Musical and Dirty Dancing, la historia clásica en el escenario.