Faltar al trabajo ¿por diabetes?


 

¿Cuántas veces has faltado al trabajo por algo relacionado con el manejo de tu diabetes?. Es decir, una pausa relacionada directamente con tu diabetes. Aquí te compartiremos algunos consejos y consideraciones para que tu diabetes conviva en armonía con tus responsabilidades laborales y tu diabetes también sea considerada en el ámbito laboral.

Una pausa por tu salud emocional. 

Si necesitas tomarte unos días por no sentirte del todo bien lo ideal es acercarte con tu jefe o al departamento de recursos humanos. La recomendación de la literatura es compartir la información que consideres pertinente y si así lo prefieres manteniendo tu diagnóstico en privado. 

No te resultará sorprendente saber que hay mucho estigma con respecto a la salud mental por lo que jamás estará de más tomar las precauciones debidas para mantenerte tranquilo (a). Acércate a tu jefe o al departamento de recursos humanos y expresa la necesidad de tomarte unos días. En el caso de que requieras tomar más tiempo es probable que tu médico tenga que ayudarte a reunir la documentación requerida para tu seguro médico o incluso para justificar tu ausencia en tu trabajo. 

Como sabemos, en muchos países existe legislación específica que expresamente prohíbe la discriminación en el empleo por vivir con diabetes mellitus. No obstante, el cumplimiento de estas leyes no es siempre estricto y, como empleados, podemos temer la realización de actos de rutina de cuidado cotidiano como son una medición de azúcar en sangre o darnos una inyección de insulina, por “cuidar el trabajo” o “no llamar la atención”

Unos consejos:

  • Trabaja en tu comunicación: De ser posible, ser abierto con respecto a vivir con diabetes nos va a ayudar. De esta manera nos liberaremos de inmediato de la presión de tener que “escondernos”, y podremos realizar nuestros cuidados de manera más rápida y efectiva. Una actitud abierta y responsable respecto al autocuidado puede provocar una buena impresión en superiores jerárquicos como compañeros de trabajo que, de este modo, se convertirán en aliados.
  • Busca comunidad y asesoría: Pertenecer a alguna asociación de diabetes en tu lugar de residencia puede ayudarte en este aspecto, al igual que estar afiliado a algún sindicato o consultar con un abogado que podrá asesorarte sobre tus derechos.
  • Planifica para evitar sorpresas: Llevar contigo, y tener a mano, todo lo que podamos necesitar para nuestra gestión: glucómetro, tiras reactivas, insulina, agujas, carbohidratos de acción rápida y pilas. En caso de usar microinfusora de insulina, insumos para el cambio en caso de presentarse algún inconveniente como puede ser una cánula doblada o un accidente con el set de infusión. Podremos tratar cualquier inconveniente que se presente de forma veloz y terminar primero, a la vez que cuidamos activamente de nuestra salud en el trabajo.
  • Lleva contigo una identificación: Llevar una identificación que te identifique como persona que vive con diabetes nunca está de más, y podría protegerte en caso de sufrir algún malestar repentinamente en un lugar donde nadie sabe que vives con diabetes.

Recuerda que el tratamiento de una condición crónica de salud como es la diabetes, supone el cuidado de nuestra salud. Y el derecho a la salud, como el derecho a la vida, son Derechos Humanos, cuya protección y salvaguarda podemos y debemos exigir.

 

ESCRITO POR Lucía Feito Allonca de Amato / Mariana Gómez, PUBLICADO 06/14/22, UPDATED 06/23/22

Mariana es psicóloga y educadora en diabetes. Es la creadora de Dulcesitosparami, uno de los primeros espacios en línea para personas con diabetes tipo 1 en México. Ella fue diagnosticada con diabetes tipo 1 hace más de 30 años. Es mamá de un adolescente.

Lucy vive con diabetes tipo 1 desde hace 30 años, tiene doble nacionalidad española y argentina y es licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo. Es miembro activo de la comunidad en línea de diabetes, tema en el que se actualiza constantemente, y actualmente está cursando un Máster y una Licenciatura en Psicología. También es paciente experta en enfermedades crónicas cardio-metabólicas por la Universidad Rey Juan Carlos y activista por los derechos del colectivo LGBTQ+.