Manejo de mi Tristeza Pandémica

7/7/20
ESCRITO POR: Mariana Gómez

 

Mi nombre es Mariana y estoy acostumbrada a trabajar desde casa. Claro, al principio pensé “esto para mi va a ser muy fácil” puesto que la primera instrucción era básicamente “permanecer a casa”.

Conforme iban pasando las semanas repetí no una sino quizá decenas de veces “ya pronto termina, estaremos bien” e incluso marqué en mi agenda las semanas que pasábamos guardados como para recordarme que mi familia estaba haciendo un trabajo fantástico permaneciendo juntos, en calma y a salvo.

Esta semana dejé de anotar en mi agenda.

Preguntando en las redes sociales a grupos de amigos cómo se sentían leí muchas emociones algunas quizá un poco más negativas que otras muchas de ellas generadas por noticias y publicaciones de nosotros mismos: soledad, enojo, frustración, aburrimiento. Pero la que quizá observé con más frecuencia fue tristeza.

¿Qué es tristeza?

La tristeza es una emoción humana que todos experimentamos tarde que temprano. Las causas pueden ser tan diferentes como la persona y sus matices mismos pero muchos eventos en nuestra vida pueden generar tristeza. Los divorcios, la pérdida del empleo, las dificultades financieras, los problemas en el hogar y la pérdida de un ser querido pueden sin duda generar tristeza. El duelo por la pérdida de lo que considerábamos nuestra “vida normal” también puede generarla.

¿Cuándo termina?

Me encantaría tener una respuesta corta y definida pero, lo cierto es que no lo sabemos. Generalmente podemos sentirnos mejor y trabajar nuestra tristeza y esta pasa con el tiempo. Llorar, platicar con alguien, desahogarnos generalmente es la primera parte de nuestra recuperación pero, en tiempos pandémicos esta dinámica quizá sea un poco distinta.

Nuestra costumbre, errónea quizá, es evitar la tristeza. Lo hacemos casi de forma instintiva. Desde que somos pequenos se nos ensena también quizá equivocadamente a no llorar a menos que sea tremendamente necesario y las redes sociales y medios a nuestro alrededor ahora están dedicando sus esfuerzos a hacernos llegar mensajes de pensamiento positivo, actitud positiva y comportamientos positivos etiquetando a este sentimiento de tristeza como algo tremendamente malo.

No, sentirnos tristes no está mal. Menos durante una pandemia.

Algunos consejos

1. No compares tu tristeza: Si te sientes triste no servirá mucho comparar tu tristeza con la de otras personas.  En el mundo de la diabetes con frecuencia caemos en este juego donde comparamos nuestros logros del manejo de nuestros niveles de glucosa en sangre. Aprender de otras personas de la comunidad tiene mucho más valor que comparar nuestra vida y nuestro manejo.

2. No es obligatorio estar feliz: Quizá estamos dedicándole mucho tiempo a intentar sentirnos menos tristes tanto que lo único en lo que podemos pensar es en justamente esta tristeza. Date permiso para sentirte triste. No habías atravesado antes una pandemia ¿o sí?. Acéptate y quiérete estando triste también. Platica con tu familia, seguro encontrarás que no solo tú estás triste y quizá puedan ayudarse entre ustedes.

3. Es temporal.  Piensa en la tristeza como algo temporal. Sí, sabemos que no tenemos aún claridad sobre cuándo terminará esta pandemia pero sí sabemos que no queremos estar tristes siempre y sabemos que debemos trabajar para encontrar formas de hacer las cosas de diferentes maneras. Trabajar en ello nos dará, sin duda mucha dirección.

4. ¡Asómate! Claro, sin olvidar tu cubre bocas.  Si en donde vives es posible salir elige horarios y zonas donde no haya gente. Salir a que te dé el aire fresco es siempre reconfortante. Si no puedes hacerlo encuentra una actividad que te permita no solo distraerte sino disfrutar de un poco de aire.

5. Acercarse en vez de distanciarse (virtualmente y emocionalmente):  El aislamiento significa cuidar a los que queremos ya sea estemos bajo el mismo techo o no. Este es un esfuerzo grande de todos, para protegernos a todos. Acércate a tus seres queridos por teléfono, o incluso por video llamada, acércate a alguien con quien puedas desahogarte. Te darás cuenta de que no eres la única persona que la está pasando mal en tiempos pandémicos y juntos somos siempre más fuertes.

¿Se te ocurre algún otro consejito?


Para más información sobre lo que puedes hacer para protegerte y proteger a los demás, visita coronavirusdiabetes.org y comparte los #BigLittleChanges (#PequeñosGrandesCambios) que estés haciendo.

Para leer más sobre Covid19 consulta nuestra biblioteca de recursos sobre el tema haciendo click aquí

 

Mariana Gómez

Mariana es Licenciada en Psicología y Educadora en Diabetes. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en el verano de 1985. En 2008, Mariana comenzó un blog donde comparte su experiencia de vida con otros y temas relacionados con la vida con diabetes y salud emocional. Mariana trabajó con la Federación Mexicana de Diabetes hasta 2012 y hoy en día es Gerente de Proyectos en Beyond Type 1 en Español. Es mamá de un adolescente.