Cómo Abogar Con tu Médico Por Tus Necesidades de Diabetes


 2022-04-26

Recuerdo muchas ocasiones en mi vida en las que no he podido hablar con mi médico sobre problemas o temas clave de la diabetes con los que realmente necesitaba ayuda. Puede ser un reto expresar nuestras necesidades cuando somos niños, y tendemos a suponer que nuestros padres o médicos llegarán a ellas sin que se los pidamos explícitamente. Por lo general, ese conjunto de habilidades llega más adelante en la vida.

¡La comunicación abierta lo es todo en el cuidado de la salud (y en la vida)! Cuanto más rápido aprendamos a hacerlo y lo aceptemos, mejor estaremos todos. Cuando no nos sentimos cómodos hablando de nuestras preocupaciones sobre la diabetes con nuestros médicos, el desarrollo gradual de las complicaciones de la diabetes podría pasar desapercibido y sin diagnosticar. ¡Aquí hay algunas palabras de aliento para ayudarte a llegar a tus visitas médicas de diabetes sintiéndote más preparado, seguro y listo para defenderte!

¿CÓMO PODEMOS TENER CONVERSACIONES MÁS TRANSPARENTES CON NUESTROS MÉDICOS?

Al igual que hablar con nuestra pareja como adultos, no podemos esperar que nuestros médicos lean nuestras mentes como pacientes (o anticipen todas nuestras necesidades). ¿No sería bueno que nuestra pareja nos llevara café helado a la cama todas las mañanas? ¿O que nos ayudara con los platos con más frecuencia? Al igual que necesitamos articular nuestras necesidades (y, a veces, nuestros lujosos sueños) a nuestra pareja, debemos comunicarles nuestras necesidades de atención a nuestros médicos.

El plan de atención de cada paciente debe adaptarse según las necesidades individuales y los tiempos actuales. A pesar de la experiencia o el tiempo de un médico en su campo, debe hacer un esfuerzo para estar al tanto de las necesidades cambiantes de los pacientes y no adoptar prácticas tradicionales que podrían estar desactualizadas y desatender a los pacientes.

Si aprendemos a defendernos, podemos tener conversaciones más transparentes y progresivas con nuestros médicos, lo que puede ayudarnos a lograr nuestros objetivos de salud de manera más rápida y eficiente. Si podemos ser más transparentes con nosotros mismos, ¡imagina cómo podemos ayudar a establecer las pautas para que nuestros médicos hagan lo mismo con sus otros pacientes!

CUANDO QUIERAS HABLAR SOBRE SALUD MENTAL, PRUEBA ESTO:

La salud mental es un aspecto crucial de nuestra atención y puede pasar desapercibida rápidamente. Aunque hoy en día se están produciendo más conversaciones sobre salud mental en la sociedad gracias al poder de las redes sociales, no todo el mundo se siente cómodo hablando de sus sentimientos. ¡Eso es aceptable y es completamente comprensible! Todos tenemos diferentes líneas de tiempo y límites de crecimiento emocional. Algunos problemas de salud mental relacionados con la diabetes pueden incluir el síndrome de burnout por la diabetes, la depresión, la ansiedad por la glucosa (azúcar) en sangre, el trastorno de ansiedad generalizada, etc.

Sigue tu instinto si quieres hablar sobre un tema de salud mental con tu médico.

Planifica lo que te gustaría abordar para no perder el impulso ni convencerte de que no es importante mientras estás en tu cita médica. Puedes escribirlo en un cuaderno o poner una nota en tu teléfono. Si es posible y te sientes más cómodo, también puedes compartir tus inquietudes en un portal de mensajes de atención médica en línea.

Ten en cuenta que tu médico no tiene que ser la persona con la que te sinceras sobre tu salud mental. Debes sincerarte sobre la salud mental con la persona adecuada en el momento adecuado. (Sabrás en tu interior cuándo y quién es). Si tu médico es la persona adecuada, lo sentirás en tu cita, pero es posible que aún tengas que acudir a ese médico para que te refiera a un profesional de la salud mental si tu seguro lo requiere.

Si no te sientes cómodo siendo abierto con tu médico y prefieres ver a otro especialista o pedir apoyo a un familiar o amigo, trata de identificar esa necesidad con tu médico. Puede alentar cualquier ruta. Aun así, si no estás listo para hablar de eso, está bien. Sincerarte con tu médico acerca de tu salud mental de cualquier modo puede ayudarte a crear un plan de acción para cuando estés listo para dar un paso.

No tienes que divulgar tu alma en un día.

CUANDO NECESITES VOLVER A SURTIR TUS RECETAS, LLEVA UNA “LISTA DE COMPRAS”

Algunos médicos hacen un mejor trabajo que otros cuando es hora de preguntarnos si necesitamos surtir nuestras recetas. A veces, están tan ocupados que pueden asumir que lo hace una enfermera. Pero como pacientes, sabemos que no siempre es así.

Si la cadena de comunicación se rompe en algún punto del camino, se puede pasar por alto este sencillo estándar de atención. (O tal vez simplemente te sientas culpable por pedir otra receta más).

Antes de ir a tu cita médica de diabetes, haz un inventario de tus recetas. Verifica las fechas de vencimiento y cargas de suministros. Si te parece que se te está acabando el medicamento o notas que la fecha de surtido está a punto de vencer, mantén una “lista de compras” de todos los medicamentos recetados que debes surtir.

¡El simple hecho de entregar esta lista a una enfermera o médico cuando llegues los ayudará enormemente y garantizará que nadie se olvide de llamar a la farmacia!

CUANDO LA ACCESIBILIDAD ECONÓMICA ES UN PROBLEMA, SOLICITA RECURSOS

Admitir que tenemos problemas para pagar nuestros medicamentos puede resultar vergonzoso. La verdad es que muchas personas en la comunidad de diabetes tienen dificultades para pagar sus medicamentos, ¡y esto no es motivo de vergüenza! No es tu culpa que los costos de los medicamentos y suministros para la diabetes sean tan altos.

Si tienes dificultades, tu médico podrá indicarte los recursos que pueden ayudarte. Ni siquiera tienes que decir: “No puedo pagar esto”. Simplemente decir algo como: “¿Sabe de algún cupón o programa de atención que pueda investigar que me ayude a que mis pagos en la farmacia sean más manejables?” puede ayudar a empujarlo en la dirección correcta.

Los médicos podrán ayudarte a equiparte con las herramientas y los recursos que necesitas para que tus medicamentos y suministros sean más económicos (si existen y se aplican a tu situación). Por ejemplo, podrías calificar para programas de asistencia al paciente (PAP), crédito de atención, tarjetas de copago o programas de seguro médico patrocinados por el gobierno. (Si necesitas ayuda para tener acceso a la insulina, recuerda que puedes ir directamente a GetInsulin.org para encontrar recursos personalizados según tus circunstancias).

Tu equipo de atención médica también puede ayudarte a conectarte con recursos que ayudan con la inseguridad alimentaria, como Hunger Free America, SNAP, etc. Pero tienes que hacerles saber que tienes dificultades si quieres recibir esa ayuda.

La salud financiera (de todo tipo) puede ser un tema poco abordado en el ámbito, pero es vital para nuestra salud holística.

Si tienes problemas para pagar tus servicios de rutina o pagar las estadías en el hospital, tu médico también podrá recomendarte recursos para establecer planes de pago (que generalmente acumulan poco o ningún interés).

También podrán remitirte a los verificadores de seguros dentro de sus instalaciones que pueden ayudarte a determinar (sin costo para ti) qué suministros, medicamentos y servicios para la diabetes tienen cobertura de tu plan de seguro. ¡Incluso puedes encontrar literatura sobre estos temas en la sala de espera de tu médico y ni siquiera tener que mencionarlos! Sin embargo, si no lo haces, recuerda que muchas personas luchan con esto y no debes sentir vergüenza por pedir ayuda financiera.

Esta guía toca la superficie de los temas con los que podrías tener dificultades para hablar con tu médico. ¡Muchas personas con diabetes han pasado por esto!

A veces, depende de cómo nos sintamos ese día de la visita médica en cuanto a qué tan abiertos seamos con nuestros médicos acerca de nuestras necesidades, pero todos somos capaces de esforzarnos para sincerarnos cuando sea necesario. También hay muchos recursos valiosos en Internet para apoyar el automanejo de la diabetes entre las visitas al médico si las conversaciones individuales con los profesionales simplemente no son suficientes.

Tal vez algún día, la aplicación Alexa de Amazon tenga una función que nos lea la mente y nos permita compartir nuestros pensamientos y necesidades por medio de la telepatía para que nunca tengamos que volver a pedir de manera audible otra receta (o café helado), pero hasta entonces, todos debemos tomar medidas para defendernos durante nuestras visitas médicas de diabetes. ¡Las relaciones con nuestros médicos deben ser recíprocas para que el manejo de la diabetes tenga éxito!

Una comunicación sana con tu médico puede llevarte a una mejor vida saludable con diabetes.

 

ESCRITO POR Julia Flaherty, PUBLICADO 04/26/22, UPDATED 04/26/22

Julia Flaherty es autora, escritora y editora de libros infantiles publicados, comercializadora digital galardonada, creadora de contenido y activista de la diabetes tipo 1. Busca el primer libro de Julia, “Rosie Becomes a Warrior” (“Rosie se convierte en guerrera”). A Julia le parece terapéutica la construcción de conexiones dentro de la comunidad de diabetes tipo 1. Poder contribuir a su progreso le da alegría. Le encanta conectarse con las comunidades de diabetes, ser creativa y contar historias. A Julia le gusta hacer senderismo, viajar, trabajar en su próximo libro o sumergirse en un nuevo proyecto de arte en su tiempo libre. Conéctate con Julia en LinkedIn o Twitter.