Salvando Mi Propia Vida: Una Historia de Diabetes + Depresión

7/15/19
ESCRITO POR: Jiggy Yoon

 

 

 

ADVERTENCIA: Este artículo contiene temas sensibles sobre depresión y pensamientos suicidas.


Momento inoportuno

Cuando era estudiante de último año en la escuela secundaria a los 17 años, hubo un período en el que tuve que vivir sola en un apartamento de Queens, Nueva York. En ese entonces, mi madre había sobrevivido a un ataque cardíaco y se había sometido a una cirugía. Poco después, mi edificio de apartamentos sufrió un incendio de categoría 5 y perdimos todo ese día. Desde entonces, había vivido en un par de refugios diferentes de la Cruz Roja, un Days Inn y un apartamento tipo estudio en Brooklyn. Al decir “Brooklyn”, no me refiero al Brooklyn que ves en Instagram. Al decir “Brooklyn”, quiero decir que sería más seguro para mí permanecer encerrada. “Piensa más positivamente”, fue algo que me dijeron mucho. Bueno,entonces bromeaba y decía que el incendio me ayudó a empacar mucho más ligero para que me mudara fuera del estado para la universidad, pero honestamente, perder un lugar al que llamaba hogar y perder todo lo que tenía tan cerca de mi corazón era una de las cosas más aplastantes que había experimentado. Otra cosa poco después fue cuando descubrimos que mi madre tenía cáncer. Otra más sería cuando ella falleció unos años más tarde.

Durante el segundo semestre de mi primer año en la universidad, comencé a notar algunos cambios. Mi piel estaba muy seca, no importaba la cantidad de humectante que me pusiera, siempre tenía tanta sed que bebía el agua que caía mientras estaba en la ducha y me despertaba constantemente en la noche para ir al baño. Hice una cita para ver al médico y hacerme una prueba de diabetes y, efectivamente me dijeron, “Sí, tienes un problema de azúcar”. Llamé a mi madre desde el consultorio del médico llorando y ella comenzó a gritarme: “¿Cómo vamos a pagar las facturas médicas? ¿Qué estás haciendo en la universidad? ¿Qué estás comiendo? ¿Por qué eres tan irresponsable? No hubo mucha diferencia con mi hermano: “¿Por qué no escuchaste a mamá? ¿Por qué no tomaste los medicamentos que te dijo que tomaras? No importa cuánto intenté explicar la diferencia entre la diabetes Tipo 1 y la diabetes Tipo 2, simplemente parecía que no importaba. ¿Mencioné que vengo de una familia coreana súper tradicional y que la inteligencia emocional es algo casi inexistente? No se permite el llanto. Solo debía recibir las mejores notas. En este punto, mi A1c bien podría haber estado en 4.0.

Simplemente sola

Genial, así que tenía que hacerlo por mi cuenta. El medico me dijo que necesitaba ir a la sala de emergencias. Sería la primera vez que pasaría la noche en un hospital. Mis amigos vinieron a visitarme, y uno se quedó toda la noche conmigo. Al día siguiente, la enfermera no me dejó irme hasta que vio que sabía inyectarme con una jeringa. “¿Por qué yo?” Por supuesto, hice esa pregunta al igual que cualquier otra persona con diabetes Tipo 1 recién diagnosticada. Recuerdo que sostenía esa jeringa cerca de mi brazo y la miraba fijamente. Mi mente se inundó con pensamientos como: “Esta es mi vida ahora”, “No puedo creer que tenga que hacer esto todos los días por el resto de mi vida” y “Mi vida nunca será la misma”. Ahí va mi primera inyección.

Más adelante, tuve que gestionar mi propio seguro médico y despertarme a las 6 a. m. para hacer llamadas telefónicas y “ser la próxima llamada en la línea” antes de tener que irme a clase. Tomaba el autobús cada vez que tenía que ver al médico. Todas las elecciones que tomé por mi salud tenían que ser mías, sin el consejo ni las palabras reconfortantes de nadie, lo que a veces daba miedo. Cuando mi seguro médico me dio dificultades para obtener ciertos suministros, tenia que pasar unos días sin ellos y estresarme o usar la misma jeringa más de una vez. Las redes sociales estaban empezando en ese entonces, así que no es como si conociera a ninguna otra persona con diabetes Tipo 1, y mucho menos a ninguna que pudiera donarme sus suministros.

El estrés y la tristeza de la vida y la diabetes se acumulaban muy rápidamente. Con mi depresión y la sensibilidad de mis factores desencadenantes, los pensamientos suicidas son mi reacción inicial a las situaciones, casi siempre, incluso hasta el día de hoy. No podía entender estos números 200 o 300, y lo qué estaba haciendo mal que los estaba afectando. La punción de los lancetas y las inyecciones, la frustración de ver un número que no quería ver, los niveles bajos mientras me ejercitaba o a medianoche, todo me molestaba mucho. También me apasionaba mucho el fisiculturismo en ese momento, y el repentino aumento de peso arruinaba mi mentalidad. Además, después de perder mi apartamento, mi dormitorio de la universidad se convirtió en mi nuevo hogar y, para las vacaciones o descansos de verano, tenía que vivir en sótanos de extraños. Tenía que caminar cuadras y cuadras para lavar la ropa, compraba mis víveres en la tienda de un dólar, no tenía cocina y todas las comidas provenían del microondas. La comida estaba bien, pero en realidad estaba perdiendo el apetito por la vida.

Con la vida que llevaba y los retos que había enfrentado, mis pensamientos en ese momento se convirtieron en “Claramente, alguien no quiere que viva y me dio esta enfermedad. Claramente, alguien quiere que me dé por vencida. Claramente, alguien creó mi vida para tener algo de qué reírse. Claramente, estos suministros que están frente a mí pueden ayudarme a terminar con todo”. Lo que pasó después, no lo sé. Realmente no estaba pensando. Todo se volvió negro y estaba en piloto automático. Estaba sola en mi dormitorio, me inyecté mucha insulina y me fui a la cama, o lo intenté. El temblor, la sudoración y la respiración pesada, no podía seguir con eso. Tuve que despertarme. Odiaba mi diabetes. Era un recordatorio constante de que odiaba mi vida. Pero si ni siquiera podía llevar a cabo el intento de terminarlo todo, parecía que tenía que quedarme.

 

Aceptándolo

Un amigo mío con diabetes Tipo 1 me dijo una vez que somos nuestros propios superhéroes. Elegimos tratar nuestros niveles de azúcar en la sangre, lo que significa que elegimos salvar nuestras propias vidas todos los días. Elegimos educarnos a nosotros mismos y elegimos no rendirnos, sin importar lo difícil que sea. Todos experimentamos el síndrome de burnout por la diabetes una vez, dos veces o muchas veces. Sin embargo, aún así, hacemos la elección. Elegimos la vida.

Tomé la decisión de aceptar mi diabetes, de amar mi diabetes. Tuve que decirme a mi misma, “Esto no es mi culpa. No hice nada para merecerlo. Esto no es un castigo o una consecuencia. Es solo otra parte de mi historia. Hay un motivo para esto. Hay un motivo para todo”.

Entonces, ¿cómo es para mí aceptar mi diabetes? Significa prestar atención a lo que como. Medirme en lugar de adivinar, no importa el número que tema que salga. Mantenerme tranquila durante mis niveles bajos. Comenzar a preocuparme por mi A1c y ajustar mi estilo de vida conscientemente para lograr un mejor número cada vez. Utilicé mi diabetes como una motivación para esforzarme y desafiar las probabilidades en lugar de como una excusa para detenerme y limitar mis capacidades. Comencé a hablar y compartir más sobre eso. También dejé de decir “lo siento” a los demás por tener que sacar mis jeringas o por dejar de hacer lo que estoy haciendo para tratar un nivel bajo. Gracias a las redes sociales, también he podido involucrarme con algunas grandes organizaciones, asistir a reuniones, participar en paneles y hacer nuevos amigos en todo el mundo.

La vida con diabetes Tipo 1 no es fácil. Es absolutamente agotador, mental y emocionalmente. No solo estamos viviendo con la diabetes; es todo lo que viene con eso que tiene tanto peso. Pero también nos amo a todos por poder tomar esta situación difícil y hacer algo hermoso con ella. El nivel de empatía y generosidad en nuestra comunidad es indescriptible. ¿Cómo es posible que pueda encontrarme con un completo desconocido en su casa para que pueda darme algunos de los suministros de Dexcom de su hijo o recibir un paquete de jeringas y un frasco de insulina de alguien que nunca conocí? De nuevo, esta vida no es fácil, pero todos ustedes la hacen muy hermosa.

Efecto en cadena

El otro día, leí una publicación en un grupo de apoyo para la diabetes Tipo 1 en Facebook de una mujer cuyo esposo había intentado suicidarse la noche anterior con una sobredosis de su insulina. Afortunadamente, ella lo encontró en el momento adecuado, ya que todavía estaba vivo. Ella dijo que no tenía idea de que él estaba deprimido y que no tenía idea de que quería terminar con su vida. Debajo de la publicación, hubo numerosos comentarios de compasión y empatía, y algunas personas compartiendo sus propios intentos de suicidio. Lo que pasa con la depresión y las tendencias suicidas es que, bueno, no hablamos de ello, y todos tenemos razones individuales de por qué. No olvidemos que se realizó un estudio real para observar la relación entre la diabetes Tipo 1 y la depresión, y los resultados mostraron que las personas con diabetes Tipo 1 tienen, de hecho, un mayor riesgo de suicidio que la población general. ¿Entonces, qué podemos hacer?

Mis respuestas son “No sé” seguidas de “Todo lo que sea necesario”. Los recursos como las líneas directas y la terapia son excelentes, pero también creo profundamente en el poder de la empatía dentro de las conexiones humanas auténticas. Creo que las redes sociales se pueden utilizar para el bien, para crear conciencia y para ofrecer compañía. La recuperación para la salud mental, al igual que la diabetes, no tiene una solución única para todos. Las historias de todos son únicas y deben ser honradas como tales. Somos nuestros propios superhéroes, sí, y también nos inspiramos mutuamente. La comunidad de diabetes Tipo 1 es verdaderamente una familia y, así como hemos unido nuestros esfuerzos para combatir el costo de la insulina, espero que también podamos unirnos con compasión y escucharnos unos a otros. Te debo mi vida, persona que lee esto. Gracias por tu tiempo, gracias por tu corazón, gracias por estar aquí.


Si deseas leer un poco más sobre los riesgos de suicidio y diabetes Tipo 1 y cómo encontrar ayuda haz click aquí

Jiggy Yoon

Jiggy Yoon es una hija, una hermana, una gran novia, una mejor amiga sobreprotectora, una persona con diabetes Tipo 1, una atleta, una conferencista motivacional, una entrenadora de inteligencia emocional y estrategia mental, la fundadora de la iniciativa Vulnerability Is Dope™, y una madre que mima a su cachorro (Joey) y su gatito (Phoebe).