KENDALL SIMMONS Y SU DIAGNÓSTICO DE DIABETES TIPO 1 EN LA NFL

1/3/16
ESCRITO POR: MICHELLE BOISE

 

El liniero defensivo Kendall Simmons comenzó jugando para Pittsburg Steelers en sus primeros dos años de su carrera futbolística. Antes de ser reclutado en la NFL, había sido incluido como un jugador de los “top 100 del Centro Sur de EE. UU.” y el liniero ofensivo No. 2 de Mississippi en 2000. Luego, en 2003, a los 23 años, le diagnosticaron diabetes tipo 1 LADA , una forma de diabetes tipo 1. Poco después, sufrió una lesión y pasó en rehabilitación durante toda la temporada 2004.

En 2005, ganó el Super Bowl XL, comenzando los 20 juegos. Más tarde sería contratado por los Patriotas de Nueva Inglaterra  y luego por los Buffalo Bills, pero finalmente se retiraría en 2011 debido a lesiones. Ahora en Aubren, Alabama, con su esposa y sus cinco hijos, le cuenta a Beyond Type 1 sobre el impacto de su diagnóstico en la NFL, su visión de la vida y su afición a los caramelos de menta para aumentar su nivel de azúcar en la sangre.

“Siempre me gustaron los caramelos de menta”, dice Simmons, “pero no sabía que serían una parte central de mi vida”. Él se ríe. “Mi hija mayor es a la que acudo. Ella sabe dónde están mis suministros y mi escondite secreto de menta. Es eso o jugo de arándanos”.

Cuando hablamos de cómo sus hijos entienden su diagnóstico de diabetes tipo 1, él explica que quiere que sea lo más simple posible para ellos. “A veces les dejo que revisen mi nivel de azúcar en la sangre y que me ayuden a tratarlo”, dice. “Dicen que la insulina huele dulce”.

“Mi abuela tenía diabetes tipo 2”, dice. “La llamábamos ‘azúcar’ cuando era niño y no hablamos mucho sobre eso. Cuando éramos niños jugábamos con su botella de insulina y ella nos regañaba, diciendo que la romperíamos. En ese momento, no lo entendía. Ella tenía caramelos de menta del tamaño de un bate de béisbol en miniatura y ella los partía en una bolsa de papel marrón y nos daba un poco. Mirando hacia atrás, ahora sé que se lo comía para subirse el azúcar en la sangre”.

Hay una naturalidad optimista sobre Simmons: no actúa como una víctima. Puedes ver que es duro, pero hay calidez en su buen humor. Me dice que quizás no sobreviva el fin de semana cuidando a sus cinco hijos mientras su esposa está ausente. Y cuando hablamos sobre el manejo de la enfermedad crónica en la NFL, dice: “Fue difícil pero no cambiaría nada”.

Hubo algunos en la industria que dijeron que era una “selección de primera ronda desperdiciada” después del diagnóstico, pero esto solo lo motivó más. Habla sobre la dificultad de ese año, tener que aprender cómo manejarlo y recuperar su fortaleza. Perdió 45 libras en dos semanas, se quedó ciego durante una semana y le diagnosticaron un nivel de azúcar en la sangre cercano a los 1100. Tuvo suerte de haber sobrevivido.

Después de recibir terapia de insulina, su médico dijo que sería más fácil controlar su diabetes tipo 1 si perdiera peso, pero como liniero defensivo en la NFL, esa no era realmente una opción.

“Tenía apenas 300 libras”, dice, “y no tenía la fuerza que necesitaba. Mi médico me aconsejó que me tomara la temporada libre, pero estaba decidido a jugar y ser lo más fuerte posible”.

Dos semanas en el campo de entrenamiento, y se lastimó la rodilla. Sin embargo, eso no terminó su carrera. El propietario de los Steelers, Art Rooney II, que tiene dos niños en su familia con diabetes tipo 1, le dijo mientras estaba sentado y lesionado en la mesa, “Es importante que te sientas mejor”. Controla tu diabetes y el fútbol estará aquí”.

Simmons describe el año siguiente de 2005 y cómo trabajó en su manejo de la diabetes. “Al principio no me di cuenta de cómo la adrenalina estaba afectando mi nivel de azúcar en la sangre. Comenzaba el juego en 100 y luego saltaba a 250 y trataba de ajustarlo con insulina. Pero mi cuerpo estaba absorbiendo la insulina demasiado rápido, estaba administrándome de 8 a 10 inyecciones por juego”.

“El doctor Rob me dijo: ‘Tienes que mantener tus niveles de azúcar en la sangre por debajo de 180; si está más alto, es como si anduvieras por ahí con un brazo detrás de la espalda'”, dice Simmons. “Me sentía como si anduviera en cámara lenta, como si tuviera bloques de hormigón en los pies. En la NFL, no puedes darte el lujo de llegar un segundo tarde. Tener ese número como objetivo me ayudó”.

“Tener diabetes tipo 1 me enseñó a tener fortaleza mental”, explica Simmons. “No puedes dejar que se convierta en una distracción, de lo contrario, pierdes el enfoque de lo que es tu trabajo”.

Simmons también habla sobre no esconder su diabetes tipo 1. Todos sus compañeros de equipo sabían sobre su diagnóstico. “Son como mis hermanos y me ayudaban si podían”, dice. “Si necesitaba ayuda, iban a traer a un entrenador o iban a traer mis tabletas de glucosa y geles o mis plumas de insulina”.

Hoy, Simmons habla con jóvenes con diabetes tipo 1 a través de Novo Nordisk y continúa aprendiendo sobre su diabetes tipo 1 por medio de esa oportunidad. “Este trabajo ha sido una bendición. Los niños están prestando atención y eso continúa motivándome para mantenerme encaminado”.

“He estado usando una bomba ahora durante seis años, la cual no habría sobrevivido mientras jugaba. Me encanta la Medtronic 630 G y no puedo esperar a que salga la 670”.

“Me estoy comportando bien”, dice, “pedaleando un promedio de 75 millas por semana”.

Cuando le pregunto qué le diría a un atleta recién diagnosticado, él dice: “Hagas lo que hagas, hay formas en que la diabetes se puede adaptar a tu estilo de vida: haz que funcione para ti. Los primeros 12 a18 meses van a ser difíciles y serás retado de una forma que nunca creíste posible. Las lesiones ocurren pero no puedes predecirlas. Simplemente te probará cuántas ganas tienes de hacerlo”.

 

MICHELLE BOISE

Michelle tiene un título de Grado en literatura inglesa y en español, y un Máster en Bellas Artes en escritura de la Universidad de San Francisco. Como escritora, editora y gurú de contenido, ha trabajado tanto en revistas literarias como en plataformas de comercio electrónico. Antes de unirse al equipo de Beyond Type 1, desarrolló artículos de concientización sobre la salud para Fitbit Cuando no está escribiendo, puedes encontrarla cocinando o pintando con acrílicos (se secan más rápido). Ella es una descifradora experta en la muy seria disciplina de encontrar significado oculto en lo aparentemente sin sentido.