Las 10 Principales Ventajas del Distanciamiento Social para Adolescentes con Diabetes Tipo 1

4/20/20
ESCRITO POR: Maddie Aibel

Tener una enfermedad autoinmune significa que las personas con diabetes tienen un riesgo aún mayor de experimentar complicaciones si contraen el coronavirus, por lo que es especialmente importante que nos quedemos en casa y practiquemos el distanciamiento social. Aunque apesta no poder ir a la escuela, ver a mis amigos, ir a mi primer baile de graduación, ir a clases de baile y la lista continúa, estoy tratando de ver el lado positivo. Así que aquí están mis diez principales beneficios del distanciamiento social:

10. Puedo usar mi bomba en cualquier lugar que quiera

Usualmente uso mi Omnipod donde nadie pueda verlo, pero ahora que estudio en línea, hay muchos más lugares que nadie puede ver. En este momento está en la parte posterior de mi brazo, pensé que lo odiaría, pero es sorprendentemente cómodo. ¿Quién lo hubiera pensado?

8. No tengo temor a tener un nivel bajo en la clase de baile

En mi estudio de baile, solía preocuparme por mi nivel de azúcar en la sangre porque bailaba constantemente, tenía pocos descansos y mi MCG a veces perdía señal. Ahora, las clases de baile son en Zoom, apenas nos movemos, y puedo caminar hacia mi teléfono para revisar mi MCG cuando quiera sin distraer a la clase

7. Ya no hay tiras reactivas usadas por todas partes 

Me he acostumbrado a encontrarlas en el piso del automóvil, en la entrada de la casa, al fondo de mi mochila. Ahora que estoy en casa, solo las encuentro en mi cama, en mi piso y en mi escritorio, aunque encontré una en el refrigerador (¡todavía es un misterio!). 

6. Como no voy a ningún lado, es menos probable que pierda o rompa mi RileyLink

Un RileyLink es una pequeña caja que ayuda a que tu teléfono y tu bomba se comuniquen entre sí si estás en circuito cerrado. (¿No sabes qué es circuito cerrado? Visita loopdocs.com). Lo más lógico sería pensar que hago un buen trabajo manteniendo conmigo en todo momento algo que me mantiene con vida, pero no. Lo dejo en la escuela, lo dejo en casa, lo dejo en el auto. Lo he botado del bolsillo de mi sudadera y lo he aplastado en mi mochila; afortunadamente todavía está vivo. Ahora que no voy a ningún lado, siempre sé dónde está, aunque desapareció brevemente en los cojines del sofá la semana pasada.

5. Escuela en línea = menos estrés = mejores niveles de azúcar en la sangre

El segundo semestre del tercer año es el estrés máximo en el bachillerato: están los SAT o ACT, elevar las calificaciones y pensar en la universidad. Estudiar en línea disminuye significativamente el estrés. Tener más tiempo libre me da tiempo para hacer lo que me gusta: leer, pintar, hacer más ejercicio y dormir. Como personas que vivimos con diabetes, todos sabemos que el estrés hace que nuestra azúcar en la sangre se dispare. Estas últimas semanas, mis niveles de azúcar en la sangre han sido más estables que nunca.

4. Mis suministros finalmente están organizados

Quedarme en casa todo el día realmente tiene sus beneficios. Pasé una hora organizando todos mis suministros. Entonces, se me ocurrió un sistema mejor y los reorganicé. Quizás mañana los organice por colores.

3. Saber que ya compraba cajas de toallitas con alcohol antes de que estuviera de moda

¿Acaso ser capaz de comprar toallitas desinfectantes ahora se ha convertido una de las ventajas de la diabetes, como saltarse la línea en Disneyland o preabordar en el aeropuerto?

2. No tengo FOMO que significa miedo a perderse de algo en inglés

Aunque extraño a mis amigos e ir a la escuela, ya no tengo miedo de perderme de nada porque todos nos estamos perdiendo de todo. No tener adónde ir significa menos estrés, menos comidas inciertas y mejores niveles de azúcar en la sangre.

1. Más tiempo para involucrarme

En este momento incierto e impredecible, estoy tratando de involucrarme más en organizaciones que me importan, como Beyond Type 1. La cuarentena no tiene que ser mala si la aprovechamos al máximo.


Lee otro artículo con algunos beneficios potenciales de la situación actual: Viendo el lado positivo del COVID-19.

Maddie Aibel

Maddie Aibel es una estudiante de bachillerato de Santa Mónica, California. Le diagnosticaron diabetes Tipo 1 en noviembre de 2015. Es bailarina, miembro del Comité Asesor Juvenil y voluntaria en Juventud Americana Comprendiendo la Diabetes en el Extranjero (AYUDA por sus siglas en inglés) y Cedars Sinai.