Atención a la Salud Mental para Todos


 

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, la importancia de la salud mental iba en aumento. Aproximadamente el 20 % de los adultos estadounidenses viven con una enfermedad mental y más del 10 % de nuestros jóvenes están lidiando con la depresión.

Desde 2011, el porcentaje de adultos que afirman tener necesidades de salud mental insatisfechas ha seguido aumentando anualmente. Muchas personas no solo enfrentan barreras financieras, sino que también tienen problemas de accesibilidad debido a la falta de proveedores de atención de salud mental en áreas rurales y desatendidas.

Las barreras incluyen:

  • Falta de acceso a seguros económicos
  • Instalaciones y proveedores de atención médica locales limitados
  • Atención inaccesible económicamente incluso con seguro
  • Proveedores y servicios que no aceptan todos los seguros
  • Falta de conocimiento de la atención y los recursos disponibles
  • Poco o ningún financiamiento para recursos en las áreas desatendidas
  • Estigmas que rodean la salud mental
  • Falta de conocimiento de lo que constituye la salud mental

Cuando los recursos no son muy accesibles fácilmente para todos, no es de extrañar que cada vez más personas enfrenten retos con su salud mental.

Un informe reciente de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias muestra que 1.2 millones de adultos en los EE. UU. intentaron suicidarse en 2020. Para muchas personas, 2020 puede haber sido la primera vez que se dieron cuenta o les diagnosticaron una enfermedad mental. Sin los recursos y el apoyo que necesitan, estos números seguirán aumentando.

LA DIABETES Y LA SALUD MENTAL

Las personas que viven con diabetes tienen más probabilidades de sufrir depresión, pero menos de la mitad recibe un diagnóstico o tratamiento. La rutina diaria de manejar los niveles de glucosa (azúcar) en sangre, registrar medicamentos y lidiar con la hipoglucemia o la hiperglucemia puede provocar síndrome de burnout por la diabetes. Cuando a las personas se les diagnostica diabetes, generalmente se les envía a ver a un educador en diabetes, pero ver a un proveedor de atención médica mental normalmente no está incluido en los planes de manejo.

Muchas personas con diabetes no reciben orientación ni educación sobre el vínculo entre la diabetes y la salud mental y es posible que tengan que buscar apoyo de salud mental por su cuenta.

Descubrir cómo cuidar tu salud mental por tu cuenta puede parecer una tarea imposible, pero todos, sin importar su origen socioeconómico o ubicación, merecen recibir ayuda. A continuación se encuentran los recursos disponibles para ayudar a brindar atención a la salud mental para todos.

Atención a la salud mental accesible económicamente

La atención a la salud mental debe ser accesible para todos, pero desafortunadamente, el costo de la atención es una barrera que impide que muchas personas reciban los servicios que necesitan. Sin embargo, hay opciones disponibles para ayudarte a recibir la atención que te mereces.

Es posible que se ofrezcan precios de escala variable para que la atención sea más accesible económicamente para algunas personas. Un terapeuta que ofrece terapia de escala móvil ajusta el precio de los servicios según los ingresos de la persona. Entonces, una persona con un ingreso más bajo tendrá un costo ajustado más bajo por sesiones.

Un ejemplo de precio de terapia de escala móvil:

Sesión de admisión gratuita

$15 por hora para ingresos anuales inferiores a $30,000

$25 por hora para $30,000 a $60,000

Cuando busques un proveedor de atención de salud mental, asegúrate de preguntar si ofrecen precios de escala móvil.

Si los precios de la escala móvil aún no son económicamente accesibles para ti, aquí hay algunos recursos alternativos gratuitos:

Atención a la salud mental accesible

Si vives en áreas rurales, el centro o proveedor de atención de la salud mental más cercano puede estar a millas de distancia. El costo de la gasolina y las horas de viaje significan que no todos tienen acceso a la ayuda que necesitan. Hacer que la atención de salud mental sea más accesible para todos significa brindar opciones como telemedicina y recursos locales.

Los días en que la atención de la salud mental solo estaba disponible en el consultorio de un proveedor quedaron atrás. Hay varias opciones de terapia en línea disponibles para cualquier persona con un teléfono móvil o una computadora. Aunque esto ayuda a aumentar la accesibilidad, aún requiere acceso a Internet o celular.

Aunque no reemplaza la ayuda profesional, encontrar apoyo en las comunidades puede ser muy beneficioso para el cuidado de la salud mental. Podría haber grupos locales de apoyo de salud mental a los que puedas asistir o, si no hay ninguno, también hay grupos virtuales disponibles.

Estos son algunos recursos de terapia en línea y grupos de apoyo que puedes consultar:

Atención a la salud mental equitativa

Aunque las enfermedades mentales pueden afectar a cualquiera, ciertos grupos (personas que viven en áreas rurales, veteranos, poblaciones tribales, LGBTQ, etc.) se ven afectados de manera desproporcionada y podrían enfrentar mayores riesgos de suicidio. La atención de salud mental equitativa para los proveedores y los tratamientos de todos los medios son imparciales, inclusivos y consideran las necesidades únicas y específicas del paciente individual.

Consulta estos recursos especializados de salud mental:

La atención de la salud mental es un derecho humano. Mereces recibir la ayuda que necesitas para vivir una vida feliz y saludable.

Si tú o un ser querido está en peligro inmediato, llama a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio: 1-800-273-8255. No estás solo y vale la pena llamar.


El contenido educativo relacionado con la salud mental es posible gracias al apoyo de BetterHelp. ​El control editorial se basa únicamente en Beyond Type 1.

 

ESCRITO POR Liz Cambron-Kopco, PUBLICADO 05/02/22, UPDATED 05/03/22

Liz ha vivido con diabetes tipo 2 desde 2014, pero creció rodeada de ella como mexicoamericana de primera generación. A Liz le gusta la investigación y recibió un doctorado en biología molecular y dedicó los primeros años de su carrera a estudiar la señalización de la insulina en los invertebrados para comprender cómo funcionan los diminutos cuerpos de los insectos. Además de hacer activismo por las mujeres y las niñas en STEM, Liz comparte su experiencia personal con la diabetes en sus plataformas de redes sociales para ayudar a enseñarles a las personas a convertirse en sus propias activistas. Su pasión por el activismo la llevó a unirse al equipo de Beyond Type 1. Cuando no está haciendo activismo, a Liz le gusta ir de excursión con su esposo y Burberry, un cachorro mixto de terrier y schnauzer.